Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/196990

Hay cadáveres que no se incineran

La imagen de miles de hectáreas quemadas que recorren hoy los paisajes chaqueños son postales desgarradoras. Pero ver lo que yace sobre ellas luego de que el fuego cesa, es aún más grave, más doloroso, más preocupante y más indignante.

En una recorrida por diferentes zonas que sufrieron incendios casi totales y que hoy se encuentran apagadas, NORTE se encontró con cientos de botellas de vidrio desparramadas por el predio incinerado. Es sabido que el vidrio –al recibir los rayos del sol- puede actuar como lupa y provocar incendios.

Botellas de vidrio, arrojadas en predios de abundante vegetación (aún más en épocas de sequía y viento norte), puede representar la pérdida de cientos de hectáreas de monte, porque al recibir los rayos del sol, actúa como una lupa, concentrándolos y provocando incendios.

botellas01.jpg

Por eso es tan importante no dejar basura tirada en estos lugares, actuar con conciencia social y con conocimiento de las consecuencias que pueden tener nuestros actos.

El detalle con la basura, es que el vidrio actúa como “efecto Lupa”, es decir, concentra los rayos del sol en ciertos puntos, y con lo seco de las hojas (por la misma sequía que padece la provincia en estos últimos meses), es fácil que se prendan fuego.

 

Es primordial evitar arrojar basura en descampados en medio de los montes, ya que las consecuencias como ya lo hemos visto, vivido y sufrido, pueden ser incontrolables. Hagamos nuestra parte, y evitemos desastres naturales.