Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/196350

Los productores, ante el escenario climático, quieren apostar al algodón

SÁENZ PEÑA (Agencia). Cuando el girasol es parte de una campaña que no pudo ser a causa del clima, que solo permitió sembrar menos de 80.000 de las 277.000 hectáreas previstas, las diferentes alternativas se ponen en consideración del productor que, según la zona de producción, se inclinarían por la siembra de algodón. Es que a pesar de que se trata de un cultivo que tiene un alto costo y que la pandemia del coronavirus hizo caer la demanda mundial de fibra habiendo inclusive excedentes, el factor climático es el que manda.

algodon.jpg

‘Donde no se pudo sembrar girasol, en nuestro caso va a sorgo, por precio y cobertura, y como último recurso ganadería‘, dice un productor de la zona sur de Sáenz Peña.

‘Nosotros pensamos en algodón, sorgo y maíz‘, dice Gustavo Szkamarda, productor de Hermoso Campo. Tanto productores del oeste de Las Breñas, como de Pinedo, Gancedo, La Tigra, San Bernardo y de Los Frentones sostienen ante la consulta de NORTE RURAL que ‘vamos a apostar por este noble cultivo que se la banca muy bien al clima y en este año tuvimos, aunque sin mercado atractivo, muy buena calidad de fibra’, señalaron. ‘El consumo de algodón en el mundo está ligado con el ingreso per capita de un país‘, dijo el ingeniero Jorge García al hablar sobre la lectura que se hace a nivel de mercado de la fibra.

CAÍDA DEL INGRESO

Sostuvo que en épocas de recesión o caída del ingreso, o en el caso de una pandemia como la de ahora que paralizó muchas actividades, lo primero que se resiente es el consumo de fibra, porque al no ser un producto alimenticio es más sensible a los cambios económicos‘, dijo.‘Es cierto que el algodón enfrenta mejor las adversidades climáticas. Llama la atención el valor del algodón con respecto a otros granos, teniendo un costo de producción y un manejo muy superior‘, observó el agricultor de La Tigra, Ernesto Ivan.

productor.jpg
“Somos algodoneros desde la cuna. Y ya que el clima no nos dejó sembrar girasol, vamos a aumentar las hectáreas de algodón”, dijo el joven productor Denis Konsimal.

NO DESPERDICIAR LA CHANCE

La conformación del Consejo Agroindustrial, la predisposición de la provincia a disponer de unas 40.000 bolsas de semillas de algodón, que podrían destinarse al pequeño productor, la imposibilidad por las condiciones climáticas de falta de humedad que permita una siembra de girasol con chances de buenos rindes, que puede llevar a inclinarse por la de algodón como alternativa, es ‘una oportunidad que no debemos desperdiciar‘, según la opinión del empresario textil Luis ‘Pinky‘ Alal.

TRES VARIABLES

El algodón tiene el hándicap de poder arrancar este año ‘con las tres variedades del INTA, con buena y abundante cantidad de semilla -ya sean las que provea el semillero que va a comercializarlas o el Estado-, abre una ventana importante, más si tenemos en cuenta lo que se observa de la otra punta de la cadena textil y que es una excelente posibilidad de que 2021 sea un gran año‘, remarcó.

Consideró que se lo observa de esa manera ya que ‘llegaremos con muy baja existencia de telas, hilados o todo lo que es insumo de la fibra de algodón, a causa de la pandemia, por la cual la industria estuvo parada casi 90 días‘, dijo.

Y si a eso le agregamos ‘la baja disponibilidad de divisas para realizar importaciones, inevitablemente esto va a impactar en tener un muy buen año en la industria nacional porque históricamente se cubrió la demanda de ese mercado con producción nacional pero un 40% y a veces más con importaciones‘. Y en ese sentido sentenció: ‘Yo creo que el año que viene las importaciones no van a existir, y ese porcentaje lo vamos a tener que cubrir con producción nacional‘.

Entonces ‘no podemos desaprovechar esa oportunidad, que se le va a presentar a todo el sector‘, reiteró.

 

Pensando en el sorgo

SÁENZ PEÑA (Agencia). ‘No hay girasol... hay que analizar costos de cada uno de los cultivos y comparar con su potencial por lote, porque todos conocen el potencial de cada lote de campo‘, dijo a NORTE RURAL el ingeniero agrónomo Martín Canteros.

Hay lotes para sorgo, lotes para soja y lotes para maíz, hoy con el precio del sorgo es un competidor directo del maíz sobre todo para las chacras viejas donde no hay potencial de más de 6.000 a 6.500 kilos por hectárea‘, consideró.

En tanto, el ingeniero agrónomo Wilson Kramer, sobre los pequeños y medianos productores, aconsejó hacer una parte sorgo por dos cosas: se defiende mejor con poca agua (al parecer ese será el panorama) y por fecha de siembra que puede generar una entrada de dinero apenas iniciado el año (primeros meses) y otra parte soja (con un barbecho adecuado) como un comodities de fácil posicionamiento‘.

Además -añadió-, el sorgo te va a dejar rastrojo para hacer rollos y que coman los animales si aún sigue sin llover‘.

‘Nosotros vamos a optar al no haber podido sembrar girasol, por el sorgo para picar y maíz para grano‘, dijo Carlos Kuzmak de la zona de Villa Ángela, mientras que Carlos Aznar del Paraje Loro Blanco, al sur de Concepción del Bermejo, dijo que hará ‘sorgo y maíz para picar‘, tomando como base que desarrolla un feedlot en su predio.