Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/193493

Crisis económica pone en peligro libertad de prensa

Representantes de organizaciones periodísticas de América Latina destacaron la necesidad de adoptar medidas para garantizar la libertad de prensa frente a la grave crisis económica que, agravada por la pandemia, enfrentan los países de la región. En un encuentro realizado en Estados Unidos se alertó también que los ataques al ejercicio del periodismo dificultan el desarrollo de una sociedad “más libre y justa”.

En el encuentro, que fue organizado en forma virtual por el Instituto Interamericano para la Democracia, se advirtió que en algunos países de la región se ponen obstáculos para impedir que la información independiente y veraz llegue a la población, y también se remarcó la importancia de garantizar tanto a los medios como a los periodistas el derecho a investigar “sin limitaciones, sin acoso y sin censura”. Uno de los participantes fue el abogado boliviano Carlos Sánchez Berzaín, quien advirtió que “cuando la libertad está en peligro o es restringida es cuando se está al final de la democracia” y puso como ejemplo los casos de Venezuela y Cuba en que, según dijo, “se violentó la libertad de prensa cuando ya tenían controlados los demás poderes”. También observó que hay “tres clases de prensa”: “una prensa oficial u oficialista que responde a los intereses del gobierno y que es del gobierno; una prensa comercial que vende servicios y que por motivos ideológicos u económicos puede estar alineada a grupos políticos; y la prensa libre, que se está refugiando en las redes sociales con la amenaza de las fake news (noticias falsas)”. Berzaín sostuvo que “la oficial y la comercial están muy lejos de la prensa libre” y por eso planteó la necesidad de destinar recursos para preservar la democracia o restablecerla en algunos países de la región.

Por su parte, Sonia Osorio, presidente y fundadora de la Asociación de Periodistas Venezolanos en el Extranjero, aprovechó su intervención para denunciar “la persecución y el encarcelamiento constante” de periodistas en países como Venezuela, Nicaragua o Cuba. Ricardo Trotti, director ejecutivo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), dijo que la situación sanitaria generada por el coronavirus ha puesto de manifiesto “la revalorización de los medios y del trabajo profesional”, algo que había sido puesto en duda ante la irrupción de las nuevas plataformas tecnológicas.

“Había duda de que internet o las redes sociales habían ocupado el lugar que necesitaban los medios, pero los medios siguen siendo la plataforma donde la gente busca sobre lo que está pasando porque, desde siempre, han gozado de mayor credibilidad”, sostuvo.

Por otro lado, el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa y Opinión de la Sociedad Interamericana de Prensa, Roberto Rock, observó que la crisis sanitaria por el coronavirus afectó a todos los sectores de la sociedad, entre ellos a los medios de comunicación. Advirtió que en países como Nicaragua, Venezuela o Cuba se produjo una especie de apagón informativo, mucho antes de que se iniciara la crisis, a la vez que remarcó que se debe evitar que se intente debilitar la función que tiene el periodismo como herramienta de la sociedad para tareas fundamentales de la democracia, como es la tarea de contribuir a mantener a la ciudadanía informada de los asuntos que son de interés público. Recordó, además, que la libertad de prensa debe basarse en “información rigurosa, jerarquizada, clarificada para participar en la definición de un debate público, que busque un consenso”, y consideró que los países de la región enfrentan “el riesgo de ver un deterioro en ese tipo de atmósfera democrática”. En ese sentido, citó como ejemplo el caso del presidente de Andrés Manuel López Obrador, de México, “que está criticando a los medios que hacen señalamientos, que está tratando de crear un escenario donde hay periodistas buenos y malos, periodistas que los defienden, otros que lo atacan”.

Es necesario garantizar que la tarea periodística se ejerza sin restricciones, ya que una prensa libre, plural e independiente es un pilar fundamental en la construcción de las sociedades democráticas.