Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/192937

La seguridad privada en estado de inseguridad

Trabajadores de la seguridad privada reclaman por trabajo en blanco, sueldos acordes a la actividad, uniforme adecuado y habilitación correspondiente, entre otros.

El reclamo proviene del Sindicato Unido de Trabajadores Custodios Argentinos (Sutca), cuyos afiliados se encuentran “en estado de emergencia”, señalan, particularmente “debido a la situación actual”, en referencia a la pandemia y el aislamiento. 

seguridad-privada.jpg
Desde el Sindicato de Custodios Argentinos reclaman mejoras en las condiciones de trabajo.

El secretario general del Sutca Delegación Chaco, Daniel Toledo aseguró que el 50 por ciento de los trabajadores de la seguridad privada “trabajan en negro” en la provincia del Chaco y en el NEA.

“Son alrededor de 30 años de abandono, desidia, explotación y precarización”, aseveró Toledo, y a la vez sostuvo que son trabajadores “con bajo nivel de capacitación y, en algunos casos, sin la habilitación correspondiente”, añadió.

También se refirió al uniforme “en muchos casos inadecuado”, dado que algunos custodios asisten vestidos con sus propias ropas, “lo cual hace parecer que se trata de un ciudadano cualquiera, que hasta se puede confundir con una delincuente, poniendo en peligro su integridad”, sentenció.

Explicó que tampoco cuentan con las prendas adecuadas para los diferentes climas, “permaneciendo en tantas ocasiones a la intemperie y sin poder refugiarse de la lluvia y el frío”, señaló.

En cuanto a la remuneración, Toledo lamentó que, en muchos casos, “se pasan toda la noche para recibir pagos de 8000 a 12000 pesos por 8 a 12 horas de trabajo corrido, cuando el sueldo mínimo por convenio de trabajo es de 25500 pesos”, remarcó.

Por último, el secretario general de los trabajadores de seguridad privada recordó que la actividad “fue recientemente incluida entre las esenciales por el Gobierno nacional”, dado el actual contexto de aislamiento por la pandemia, concluyó.