Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/192796

“Menos presupuesto para la policía, más para salud y educación”

En Nueva York, al menos media docena de grupos de manifestantes marcharon por el centro de Manhattan a pleno sol este domingo con carteles hechos a mano con lemas como: “Desfinancien a la Policía, financien las escuelas”.

   Nueva York, 7 (Reuters) - El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció que el toque de queda se levantaría un día antes de lo previsto. También anunció reformas que, según dijo, se pensaron “para generar confianza entre los residentes de la ciudad y el Departamento de Policía”.

newyork.jpg

   En respuesta a las crecientes llamadas para reducir el presupuesto policial que se hacen en muchas ciudades, de Blasio dijo que movería “un monto del presupuesto de la policía y se reasignaría a servicios sociales y para jóvenes en comunidades de color”, aunque no especificó la cantidad.

   El alcalde indicó además que retiraría el control del comercio ambulante de manos de la policía, permanentemente acusada de usar las regulaciones para hostigar a las comunidades minoritarias.

Cerca de la Casa Blanca

   En Washington, este domingo por la tarde, miles de manifestantes se arrodillaron en la calle frente a la Casa Blanca clamando “No puedo respirar”. La verja recién erigida alrededor de la sede presidencial fue decorada por manifestantes con carteles, incluidos algunos que decían “Black Lives Matter” y “Sin justicia no habrá paz”.

   Las protestas estallaron por primera vez hace 13 días tras la difusión de imágenes que mostraban a Floyd, un hombre negro, esposado y tendido boca abajo en una calle de Minneapolis el 25 de mayo, mientras un oficial de policía blanco presionaba con su rodilla el cuello del detenido por casi nueve minutos.

   El funeral de Floyd está programado para este martes en Houston. Un tema común de las marchas del fin de semana fue la determinación de transformar la rabia por la muerte de Floyd en un movimiento amplio, que busca reformas radicales a los sistemas de justicia penal y seguridad pública de EEUU y una profunda revisión de su tratamiento de las minorías.

   Los renovados llamados a la igualdad racial están surgiendo en todo el país a medida que EEUU reabre sus puertas tras semanas de cierres por causa del coronavirus y sólo cinco meses antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.