Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/192389

Scaglia: “El sector político tiene cero empatía con las pymes”

El secretario de Fechaco refleja una situación insostenible para las pequeñas y medianas empresas del interior del país. En Resistencia advierte inequidades en los controles de circulación, con una liberación de zonas periféricas.

“Hay mucho enojo en nuestro sector, porque el sector político habla mucho, pero tiene cero empatía con las pymes, que son las mayores generadoras de actividad económica y de empleo en el país”, describió Ernesto Scaglia, secretario general de la Federación Económica del Chaco (Fechaco). En ese sentido, graficó: “La pyme es el engranaje chiquito que mueve todo el mecanismo del reloj”; y destacó el dinamismo del sector que afronta una crisis destructiva para su entramado.

scaglia.jpg
“Si hay mucha gente que puede cobrar un subsidio del Estado presentando sólo el DNI, es necesario facilitarle también a un empresario pyme ese acceso rápido”, subrayó Scaglia.

En diálogo con NORTE, el empresario puso en perspectiva la nueva etapa de cuarentena en la provincia y las posibilidades de los pequeños comercios de resistir más tiempo sin actividad. Al respecto, fue contundente: “Si recorrés el centro de Resistencia, se ven cada vez más locales cerrados. No se suporta más”. Así, recordó que el Chaco inició el aislamiento dos días antes que el país (el 18 de marzo) y lleva ya 70 días.

“Evidentemente hay medidas que tomaron algunas localidades de la provincia, donde no hay casos o hubo pocos, que demuestran el buen trabajo de los intendentes”, destacó Scaglia, y señaló que “en el interior no hay grandes concentraciones en el sistema bancario para cobros, y los controles de personas que ingresaban y salían fueron más estrictos”.

En tanto, valoró la “sintonía” con el gobierno provincial, a través de un diálogo permanente con el ministro de Producción, Industria y Empleo, Sebastián Lifton, y la posibilidad de que, a través del gobernador Jorge Capitanich lleguen inquietudes y propuestas del sector productivo y pyme del Chaco al gobierno nacional. “Nuestra realidad es muy distinta a la de Ciudad de Buenos Aires y el Área Metropolitana, y desde Fechaco siempre intentamos reflejar lo que ocurre acá”, marcó.

La asistencia

Con respecto a la llegada del Estado con la asistencia al sector privado, el secretario de Fechaco marcó que “se sigue quedando corto”. “No es fácil llegar a todas las pymes, pero tampoco las medidas son suficientes. Hay trabas burocráticas y las medidas tomadas en Buenos Aires tardan en llegar al interior del interior. Por ejemplo, si el Banco Nación toma una medida, hasta que llegue a cualquier localidad del interior del Chaco, pasa un mes”, trazó.

Acerca de la inclusión de 2400 empresas chaqueñas en el programa de Asistencia en la Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), consideró que son pocas en relación a la cantidad de pymes en la provincia. “Hay realidades muy distintas y hay muchas empresas chiquitas del interior que no tienen empleados bancarizados, y no los bancarizan porque no hay sucursales ni cajeros que funcionen”, comentó, y dijo que se trata de pymes de hasta 5 empleados a las que “les cuesta completar toda la documentación”.

“Si hay mucha gente que puede cobrar un subsidio del Estado presentando sólo el DNI en el correo o en el banco, es necesario facilitarle también a un empresario pyme ese acceso rápido, sin correrlo con la documentación”, subrayó.

Asimismo, reconoció que existe gran preocupación en las pymes que continúan en pie por el pago del medio aguinaldo en junio, una erogación que muchas no podrán afrontar.

 

 

En un momento donde las pymes están tratando de sobrevivir, me asombra que al sector político se le ocurran ideas radicalizadas, lo que genera mayor incertidumbre.

 

Ernesto Scaglia-Fechaco

 

 

Los que vivimos y trabajamos en el macrocentro llegamos a creer que es más fácil cruzar la frontera México-EEUU que entrar al microcentro.

 

Ernesto Scaglia-Fechaco

 

Dispersión de medidas y confusión

El integrante de Fechaco marcó con especial énfasis la “confusión” que generan las medidas en esta nueva fase de aislamiento obligatorio entre lo que decide el gobierno de la provincia, la Nación y los municipios. “La gente se marea entre la información que llega por todas esas vías”, aseguró Ernesto Scaglia.

“El 70% de los comercios en Resistencia estuvieron cerrados, por lo menos en el macrocentro. Así y todo, la cantidad de contagios de coronavirus siguió aumentando, por lo que se demuestra que el comercio no fue el problema”, resaltó.

En ese punto, el dirigente cuestionó la administración de los controles de circulación en la ciudad. “Se concentran en el macrocentro. Acá hay que pedir permiso para todo, mientras hay sectores del Gran Resistencia que trabajan como si fuera un día normal o un 24 de diciembre en vísperas de Navidad”, graficó y sumó: “Si uno transita por las avenidas Soberanía Nacional, Edison, Marconi o Castelli podrá ver que hay una fiesta de cuarentena y no existe el coronavirus. Todos transitan sin restricciones. Mientras tanto, en el centro los comercios se siguen muriendo”.

Fue más allá y advirtió que “todas las restricciones en el macrocentro alientan el comercio informal”. “Es otro gran problema que estamos teniendo. En esas avenidas hace un mes y medio que esos comercios informales trabajan como si fuera vísperas en Navidad”, sostuvo.

Luego, mencionó los mapas de circulación expuestos por el gobernador Jorge Capitanich en su última rueda de prensa: “Dijo que el macrocentro no es el problema sino por fuera de la restricción del vallado actual con la Policía. He visto en la avenida Sabín gente en la vereda, jugando a las cartas y tomando cerveza. Evidentemente, las restricciones funcionan sólo para algunas zonas. No es parejo ni igual”.  

 

Chaco, mala palabra

Ernesto Scaglia alertó sobre “un gran problema” que enfrentan varias actividades con barreras de varias provincias que rechazan el ingreso de chaqueños. “Para el resto del país, los chaqueños somos mala palabra”, lamentó y contó el caso de un viajante chaqueño que buscaba ingresar a una localidad del interior de Corrientes, donde de inmediato lo pusieron en cuarentena con custodia policial. En la misma modalidad de cierre de fronteras están Misiones y Formosa, además de Santiago del Estero, provincia con la cual se lograron algunas flexibilizaciones tras haber anunciado un cierre completo de sus fronteras.

“Lamentablemente, por la cantidad de contagios, somos la tercera provincia en el país. Es un problema que el Chaco no tomara medidas tan efectivas desde el principio”, señaló y resaltó: “Los que vivimos en el macrocentro, los que trabajamos en esta zona y circulamos llegamos a creer que es más fácil cruzar la frontera México-EEUU que entrar al microcentro; mientras que en el Gran Resistencia la circulación es normal”.

Pese a las discrepancias, dejó claro que “en general Fechaco está de acuerdo con los controles, pero deben ser más efectivos y más extensos, agrandando la zona e incluyendo avenidas más allá de la altura del 800”.  

 

Ideas radicalizadas

Por otra parte, Scaglia expuso inquietud por el surgimiento de algunas ideas radicalizadas dentro del frente gobernante en el país, a partir de la propuesta de la diputada Fernanda Vallejos para “estatizar” parte de las empresas que reciben asistencia del gobierno.

Si bien consideró que son difícilmente aplicables ese tipo de ideas, advirtió que “es grave que hacia afuera Argentina muestre esa imagen”, lo que desalienta inversiones en actividades productivas y lo hace un país poco previsible. “Vamos de un extremo a otro con expresiones radicalizadas”, indicó. “Lo mismo pasa con la idea del impuesto a los ricos. Así nació el Impuesto a las Ganancias, que hoy pagan hasta los jubilados. Por eso, me asombro con la inventiva del sector político todo, sin distinguir partidos, para crear nuevos impuestos. Y que en un momento donde las pymes están tratando de sobrevivir, se les ocurran ciertas ideas genera mayor incertidumbre”, alertó.