Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/192306
CON BASE EN EL INFORME OFICIAL DEL VIERNES

Agrupamientos que colaboraron con la circulación viral en Resistencia

Los clústeres de contagio son una parte clave en la comprensión de la compleja dinámica del fenómeno local.

En el análisis provincial que retrotrajo una fase del aislamiento social preventivo obligatorio hay información que permite observar comportamientos clave.

resist.jpg
La preocupación por las poblaciones de riesgo obligó a frenar la transición hacia una normalidad en el Gran Resistencia.

La actualización de clústeres o grupos de contagio en el Gran Resistencia ubica a cada uno en un tiempo de mayor y menor dinamismo, lo que permite también trazar ‘corredores’ Covid-19 en distintos momentos.

Una de las ‘fotos’ que se pudo observar el viernes, durante la exposición del gobernador Jorge Capitanich, mostraba el área del Gran Toba como la de mayor cantidad de casos confirmados (138), aunque en un tiempo relativamente más recientemente: abril y mayo.

Mientras que otros agrupamientos le siguen en número de hisopados positivos: el hospital Perrando (con 63), el instituto Fresenius (52) y el sanatorio Modelo (28). Los tres con circulación sostenida desde marzo y a lo largo de los tres meses de cuarentena.

Los primeros fueron identificados como ‘importados’ (18) y en un retiro espiritual (11), y solamente se notificaron en marzo.

A mitad del aislamiento, en abril, se visibilizan casos vinculados con clínicas del sector privado: sanatorios Chaco (9) y Güemes (5).

La información es complementaria a la evidencia que varios especialistas vienen compartiendo con NORTE, pero fundamentalmente contribuye a entender que existe una diversidad de escenarios, personas afectadas y condiciones. Las formas de vinculación entre un primer momento con los primeros focos de contagio y el actual, con los grupos más grandes en proporción de infectados, permitirán prevenir nuevos ciclos epidémicos en el futuro.

EN LOS BARRIOS

Por otra parte vale agregar una parte del diálogo que NORTE sostuvo ayer con Liliana Ramírez, especialista en geografía y salud. Al consultársele sobre qué medidas podrían contribuir a mitigar la transmisión de Covid-19 en el Gran Resistencia, consideró que de la misma manera que hay controles de movilidad en el tránsito habría que pensar en un apoyo sanitario en los barrios, como se vino realizando en las últimas semanas durante operativos de toma de muestras.

“No solamente es importante el testeo sino la cuestión de la prevención. Sabemos que los recursos sanitarios son finitos, pero una mayor presencia en los barrios podría hacer un trabajo de prevención con grupos vulnerables”.

La investigadora del Conicet indicó también que los centros de salud del Área Metropolitana pueden ser un factor determinante porque cuentan con información sobre la población que está en riesgo por distintas comorbilidades en su área de influencia. “Y la intervención de su personal puede intentar mitigar o minimizar contagios”, señaló.