Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/188934

Imputaron al médico que atendió al joven que falleció tras accidente en Villa Ocampo

En el hecho  perdió la vida Javier Pittau, y su familia desde el primer momento apuntó contra el profesional que lo atendió en el centro médico.

La decisión fue tomada por el fiscal Juan Carlos Koguc que tiene bajo su órbita la investigación de los hechos ocurridos en la mañana del 18 de agosto del año pasado, cuando el joven Javier Pittau ingresó al hospital de Villa Ocampo tras protagonizar un accidente, y falleció poco tiempo después. La familia de la víctima cuestionó desde un primer momento los procedimientos del profesional y lo denunció.

El médico imputado es Jorge Luis Bolaño, sobre quien pesa la acusación de “homicidio culposo”.

El profesional había sido denunciado por la familia Pittau a raíz de la muerte de Javier, ya que desde un primer momento sostuvieron que actuó con negligencia al atenderlo, tal como ya lo reflejara NORTE en una edición de septiembre del 2019 en que se detallaban los pormenores del hecho.

A partir de entonces la causa no parecía mostrar mayores novedades, hasta el pasado 13 de febrero en que la Unidad Fiscal de Las Toscas, del Ministerio Publico de la Acusación, resolvió la imputación por “homicidio culposo” contra el médico que se encontraba de guardia esa madrugada.

Según informaron medios santafesinos, conforme a las evidencias de la investigación, Pittau fue trasladado al hospital por el Servicio de Emergencias SIES 107, ingresando con “parámetros normales”. Sin embargo, fallecería dos horas después.

Javier Pittau

El 20 de agosto la hermana de la víctima, Alejandra Pittau, denunció el hecho ante la justicia, pidiendo que se investigue el accionar del médico ya que entendía que su hermano no recibió la atención adecuada a la gravedad de su estado. Según la denunciante, si el facultativo hubiera actuado acorde a las circunstancias, su hermano debería haber sido derivado a un centro asistencial de mayor complejidad, como el de Reconquista.

A raíz de la denuncia, el fiscal Koguc solicitó la exhumación del cadáver y ordenó la realización de una autopsia que concluyó que el cuerpo presentaba graves lesiones (traumatismo cerrado de cadera con lesión de órganos internos hemorragia y shock, fractura isquio-púvica que ocasionaron hemorragia en dicha región) que no fueron diagnosticada cuando el joven fue atendido en el hospital.

El hecho se encuentra calificado legalmente como “homicidio culposo por impericia en el ejercicio de su arte o profesión”.