Temas de hoy: Dengue Federal A Sarampión Pago de sueldos Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/188825

El uso del celular a edades cada vez más tempranas

Una encuesta realizada por Unicef y Google reveló que Argentina es el país de América Latina donde a más temprana edad los padres permiten que sus hijos tengan un celular propio. Según este sondeo, en promedio, los niños argentinos acceden a la telefonía móvil antes de los nueve años. El dato, muy preocupante por cierto, reabre el debate sobre los riesgos que implica facilitar esta tecnología y el acceso a internet a los más pequeños.

El relevamiento se llevó a cabo en el marco del Día de Internet Segura que se celebra en más de 70 países del mundo, el segundo martes de febrero de cada año, con el objetivo de generar conciencia en la población sobre la necesidad de adoptar una serie de prevenciones a la hora de navegar por internet y, especialmente, para llamar la atención sobre la importancia que tiene promover un uso seguro de la red entre niños y adolescentes. El advenimiento de estas nuevas tecnologías y el empleo de las mismas por parte de un número cada vez mayor de niños plantean una serie de interrogantes a muchos docentes y padres. ¿A partir de qué edad se puede permitir el uso de un celular propio a los chicos? No existe una respuesta única a este interrogante, pero los especialistas en seguridad en la red advierten que es mejor demorar el acceso de los chicos al uso de dispositivos móviles con posibilidad de conexión a internet.

La encuesta de Unicef y Google reveló, además, otros aspectos que merecen ser analizados: la mayoría de las madres y los padres consultados señalan como principales motivos para dar un celular a sus hijos menores tienen que ver con razones de entretenimiento (26%) y de seguridad (23%). Según el estudio comienzan a usarlo, como se dijo, antes de los nueve años y en el 46% de los casos, los niños empiezan a pedir a sus padres el dispositivo a los siete años o menos. Ocurre con frecuencia que los adultos deben escuchar con insistencia el reclamo de sus hijos que están en edad escolar para que se les compre un teléfono móvil, y el argumento más repetido es que la mayoría de los compañeros del aula tienen un dispositivo de ese tipo en sus mochilas. Pero este pedido, por lo general, choca con el temor de los padres en relación a la posibilidad de que el dispositivo móvil les abra las puertas a situaciones que pongan en riesgo al niño. En ese sentido, el sondeo al que aquí se hace referencia arrojó que el 40 por ciento de los padres reconoce que la mayor preocupación que se les presenta es la posibilidad de que los chicos estén expuestos a situaciones de acoso o contenidos inapropiados en línea.

De la encuesta se desprende, además, que los usuarios están poco capacitados en temas de seguridad al momento de navegar en Internet y que el 62% directamente no se capacita. Por otra parte, los encuestados admitieron que las reglas impuestas por los adultos a los chicos suelen ser bastante difusas. Sobre ese tema, el informe observa que del grupo de padres que afirman imponer reglas más estrictas sobre el uso diario de los dispositivos, más del 30% permite navegar a sus hijos más de tres horas por día. En rigor, a estos resultados se llegó a partir de dos relevamientos, cuyos resultados fueron cruzados para tratar de comprender mejor el nuevo escenario que se presenta con el uso de las nuevas tecnologías: uno realizado por Google, a partir de entrevistas a 600 adultos (padres, madres y docentes), y otro elaborado por Unicef a partir de una encuesta que entrevistó a 560 chicos y chicas de todo el país de entre 13 y 19 años. Otro dato que llama la atención y que no debe ser pasado por alto, es que la mitad de los chicos consultados admitió haber sido testigo o haber sufrido alguna experiencia negativa en Internet, especialmente ligada a contenido inapropiado relativo a pornografía o incitación a la violencia, por ejemplo.

Es necesario que los adultos tomen conciencia de los riesgos a los que se exponen los chicos, y por eso es mejor seguir las recomendaciones que sugieren demorar el uso del celular en los más pequeños. De todos modos, sería bueno que ya desde los primeros años de la educación formal se enseñen medidas de prevención para navegar en la web y para usar dispositivos móviles en forma segura.