Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/188648

La integración regional necesita pasar a la acción y no convenios de letra muerta

Hemos insistido siempre en que el talón de Aquiles de nuestra región se basa en las  deserciones al empuje integrador de otros tiempos, cuando por ejemplo chaqueños y correntinos, unidos, plasmaron la Universidad Nacional del Nordeste y del mismo modo bregaron por el imprescindible enlace sobre el río Paraná, sobre el cual, en un yate en el medio del río, el gobernador Anselmo Duca definía ante su colega Piragine Niveyro, de Corrientes, en pleno gobierno del presidente Frondizi, que en vez de un túnel (estaba arrancando la gran obra de conectar Santa Fe con Paraná) él prefería un puente, “porque soy político y la obra tiene que verse”.

40.jpg

Se registraron señales de un cambio de criterio, estableciendo una nueva hoja de ruta con el encuentro de Capitanich y Valdés, mandatarios que asumieron un desafío conjunto por el segundo puente que fue otro fracaso macrista con su Plan Belgrano y que hoy, si realmente es cierto que el proyecto ha sido terminado por un equipo de consultoría, bregar por una garantía soberana de la Nación sería el soporte de alternativas de inversión de una obra tan cara como imprescindible, cuya gestión tal vez pudo acortarse mucho si aquel ente interprovincial de los gobernadores Rozas y Romero Feris, de los 90, no hubiese sido boicoteado por los resentimientos del parlamento correntino.
En el camino de los fracasos quedaron aquella Crece NEA-Litoral de tantas reuniones y expectativas, como fracasó el intento siderúrgico de Ferrochaco y se diluyeron obras de infraestructura y de servicios cuyo mejor ejemplo es el Gasoducto del NEA, cuya invertida red troncal hoy solo llega al norte de Santa Fe y al Chaco, pero no cruza el Bermejo para abastecer a Formosa, como también posterga conexiones con Corrientes y Misiones.

LOS BAJOS SUBMERIDIONALES

A pesar de que el Consejo Federal de Inversiones financió durante años un equipo que estudió la cuenca de los Bajos Submeridionales compartida por el Chaco, Santa Fe y Santiago del Estero, los proyectos abundaron pero ejecuciones fundamentales como los canales de las líneas Paraná y Tapenagá quedaron inconclusas, aunque con el acicate de un recordado conflicto fronterizo por el manejo de inundaciones entre el sudoeste chaqueño y los vecinos santafesinos. Las abundantes páginas de este diario así lo documentan.
Pero la cita de los gobernadores Capitanich, Perotti y Zamora, junto con los ministros nacionales del Interior y de Obras Públicas -más allá de la concurrencia invitada al centro de convenciones y que será testigo de que los convenios no terminan en letra muerta-, tiene un contenido federalista (como también lo ha sido la presencia en Barranqueras de la mayor empresa de dragados del mundo y que hace 25 años ejecuta el contrato de la hidrovía, junto con el grupo Romero) que también implica pasar a la acción en un nuevo escenario político donde las provincias deben convertir las visitas del gabinete y del propio presidente en la capitalización de oportunidades.

LOS OBJETIVOS COMPARTIDOS

El convenio marco del Comité de Cuenca Interjurisdiccional de los Bajos Submeridionales identificó en un plan director objetivos precisos: 1) Canal interprovincial Santiago del Estero-Santa Fe (proyecto ejecutivo y obra); 2) Proyectos ejecutivos para defensas en todas las localidades del área que fueron afectadas por los excesos hídricos, tal como padeció como un diluvio universal gran parte del oeste chaqueño; 3) Nueva obra de vinculación de la ruta provincial 30 santafesina con el camino del límite Chaco-Santa Fe; 4) Reconstrucción de calzadas naturales y pavimentadas, hasta desobstrucción de alcantarillas de caminos vecinales, rutas provinciales, nacionales y enlaces ferroviarios de los Bajos Submeridionales; 5) Reacondicionamiento y/o reconstrucción de rutas provinciales de calzada natural adaptadas hidráulicamente al funcionamiento del sistema; 6) Recuperación de la capacidad de conducción de canales y alcantarillado.
Pero el convenio rescata a la línea Paraná en sus tramos I, II, III completo y IV completo. Del mismo modo incorpora el sistema del río Salado con un canal interprovincial que llegue a Mojón de Fierro, Cuatro Bocas y el canal I (o del oeste de Tostado). No se omite la transferencia del sistema fluvial del río Paraná con posibles alternativas de limpieza en tramos de desagües como Los Ingleses, La Loca, La Loquita y Zulema.
Y, por supuesto, el comité de cuenca incluyó al sistema Tapenagá en sus tramos I, II, canal conexión Bajo Hondo III, canal conexión Bajo Hondo I y II, también III y el canal SADE, con la advertencia de que la localidad de Florencia y otra pudiera resultar damnificada. No falta la previsión de acueductos que garanticen agua potable en toda la jurisdicción de la cuenca y el capítulo final hace al montaje de una red de mediciones y estudios técnicos, con un programa de monitoreo a tiempo real de variables hidrometeorológicas relevantes.

COOPERACIÓN DE PROVINCIAS

No se habría llegado a ese convenio marco con participación del gobierno nacional si los tres gobernadores no firmaran previamente un compromiso conjunto de cooperación como soporte de la ejecución del plan director para toda la cuenca creado en 2018, pero ahora con fuerte respaldo político para devolver a los Bajos Submeridionales sus condiciones de sustentabilidad y asumir la obtención del financiamiento y la certeza de que las obras se ejecuten.


POLÍTICAS PÚBLICAS DE SALUD

Se ha dicho poco sobre un tercer convenio sobre un marco de ayuda y cooperación interministerial para coordinar políticas públicas en materia de salud.
Más allá de las coincidencias de Capitanich, Perotti y Zamora en cuatro puntos importantes, esto se firmaba cuando arreciaba la tormenta de una crisis de necesidades casi sin precedentes en el mayor hospital de la provincia, y tal vez de la región, como es el Perrando.


Aunque también está en ciernes otra etapa de conciencia y trabajo para la contención del dengue, el episodio puso el acento en el rol político del gabinete chaqueño donde no todos responden a esa responsabilidad básica, para no irse por las ramas de lo técnico y seguir manteniendo un criterio de absolución de pecados capitales de la gestión anterior.


Se sabe que el viernes Capitanich tomó el toro por las astas e intimó a que se reconozca una realidad lacerante que no se resuelve con llamados a concurso sino con ponerle el pecho a la emergencia como lo hace Nancy Trejo, nueva directora del nosocomio, designada por el gobernador porque se terminaron las excusas y solo cabe pasar a la acción con hechos, quebrando la burocracia sanitaria y resolviendo necesidades impostergables como la habilitación de todos los quirófanos.

 

Otra alternativa de empleos en la industria de contactos

El gobierno chaqueño también sigue de cerca y alienta el avance de la industria de centros de contactos que en el primer semestre del año en curso podría generar 1.200 nuevos empleos.
Existe un volumen de 36 proyectos de inversión por 300 millones de dólares, según ha trascendido, en este caso con 2.500 nuevos empleos. Se estima que de ese caudal de proyectos, diez arrancarán en este semestre.

 

Arranca el desmote y Santana confirma una importante inversión

En todas las plantas habilitadas y que han venido convocando a su personal, está despegando el desmote de una nueva cosecha algodonera con perspectivas de avanzar en la recuperación del cultivo tradicional del Chaco, cuya cadena de valores multiplica alternativas de trabajo como no lo hace ninguna otra producción, a la postre extractiva y que soslaya aportar valor agregado con el efecto cascada que puede tener la crisis del grupo Vicentín, convertida en un escándalo para el Banco Nación.
Por ahora, la mejor noticia es que Santana Textiles -con planta en el parque industrial de Puerto Tirol- ingresa en una ambiciosa etapa de expansión: invertirá 10 millones de dólares para producir 5.000 toneladas de hilado adicionales y pasará de 14 a 25 metros, para exportar por un volumen de 18 millones de dólares. Esto significa que Santana creará 200 empleos nuevos llegando a casi 700 en sus modernas instalaciones de Tirol, donde se necesitará expandir el predio. Ahora se trata de sumar 15.000 metros de superficie cubierta y el proyecto contempla llegar a 50.000 metros cuadrados para el 2021. Se activan los trámites para autorizaciones aduaneras en ambos países de la inversión originada en capitales brasileños y que, en suma, podría arrancar en el mes de abril de este año.