Temas de hoy: Dengue Federal A Sarampión Pago de sueldos Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/188617

Fiesta judía por el Año Nuevo de los Árboles

La Comunidad Judía de Resistencia realizará la importante festividad en Hebraica. 

17.jpeg
Fiesta judía por el Año Nuevo de los Árboles, Tu Bishvat.

La actividad comenzó este viernes con la Kabalat Shabat, desde las 20.30. Mientras que el sábado será el turno de Torá, a las 10.30, y el domingo  a las 15.30 Seder

Tu Bishvat es una fiesta judía poco conocida, que es el año nuevo de los árboles. Tu Bishvat cae siempre entre enero y febrero, coincide en el hemisferio sur con las vacaciones de verano.

“Aunque nosotros nos tomemos un descanso, el mundo sigue girando como siempre: todos los días sale el sol, corre el viento y cantan los pájaros, y para que tengamos frutas de la temporada, los árboles trabajan continuamente”, aseguraron los organizadores.

“Quienes viven en contacto con el campo podrán entender y valorar, quizás más que alguien de la ciudad, el maravilloso milagro de ver un fruto nacer.  Nuestra tradición judía nos invita a agradecer y celebrar la naturaleza, con el merecido cumpleaños de los árboles”, explicaron desde la Comunidad Judía de Resistencia.

Acompañarán la actividad el titular de la Dirección de Cultos, Pedro García. “Es una celebración muy importante para esta comunidad de fe y desde el Gobierno queremos ser parte, para seguir conociendo a esta cultura y sus creencias”, aseguró el funcionario de la entidad dependiente del Ministerio de Gobierno y Trabajo. 

¿Qué dice la tradición sobre Tu Bishvat ?

Para comenzar, ¿por qué los árboles celebran su Año Nuevo tanto más tarde que nosotros celebramos el nuestro? Eso tiene que ver con la época de las lluvias en Israel, que comienza con la festividad de Sucot. Las lluvias tardan cuatro meses en saturar el suelo, nutrir a los árboles y lograr que den frutos. 

Nosotros los humanos también podemos celebrar junto con los árboles. Al fin y al cabo, la Torá dice: “El hombre es un árbol del campo”.

Nos nutrimos de raíces profundas, que se remontan a Abraham y a Sara, miramos bien alto al cielo mientras nos quedamos parados firmemente en el suelo, y cuando hacemos todo esto de la manera debida, damos frutos que benefician al mundo entero. Esos frutos son nuestras buenas acciones.