Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/188135

Reino Unido: el Parlamento sancionó la definitiva Ley del Brexit

Los Comunes rechazaron las enmiendas aprobadas por los Lores, entre ellas, la que reclamaba un “carnet” para comunitarios residentes. La ley no contempla ampliaciones al periodo de transición, que debe culminar en diciembre. La cuestión de quién paga.

Si, como se prevé, el Parlamento europeo aprueba la próxima semana la ley de salida británica, comenzará la parte más difícil de la negociación: cuánto costará y quién pagará el Brexit.

   Londres, 22 (AFP y Reuters) - El proyecto de Brexit de Boris Johnson se ha convertido en ley tras completar su aprobación por el Parlamento. El “Acuerdo de Retirada”, que allana el camino para que el Reino Unido abandone el bloque con un acuerdo el 31 de enero, ahora espera la firma de la Reina.

Rechazo a las modificaciones opositoras

   Los parlamentarios rechazaron abrumadoramente los cinco cambios propuestos por los Lores, incluidos los derechos de los ciudadanos de la UE, el poder de los tribunales del Reino Unido para divergir de la ley de la UE y la independencia del poder judicial después del Brexit. Otra, la llamada enmienda Dubs, que restablecía la garantía de que los niños refugiados no acompañados podrían continuar uniéndose a sus familiares en el Reino Unido después del Brexit, también fue rechazada. Una quinta enmienda solicitaba que se cambiara el proyecto de ley para establecer que el Parlamento no debe legislar sobre cuestiones delegadas sin el consentimiento del Parlamento escocés, la Asamblea de Gales y la Asamblea de Stormont en Irlanda del Norte. El gobierno usó su gran mayoría en los Comunes para rechazar sin mayor debate las cinco solicitudes.

 

La ley de salida del Reino Unido de la UE debe ser aprobada por el Parlamento Europeo la próxima semana.

 

La factura del retiro

   El tema central de la dura negociación que se desarrollará entre el 31 de enero y el 31 de diciembre de este año será la factura que la UE reclama al Reino Unido por pagos que quedarán pendientes al momento de abandonar el bloque europeo. Inicialmente, Bruselas la establece en 60.000 millones de euros (u$s 67.000 millones).

   No obstante, la Comisión Europea sostiene que es “imposible” acordar un número fijo porque las cantidades pueden evolucionar en el tiempo. El negociador europeo, Michel Barnier, aclaró que “Falta incluir los gastos derivados de la mudanza de las dos agencias comunitarias, a saber la Agencia Europea de Medicamentos y la Autoridad Bancaria Europea”, ahora ubicadas en Londres.

   El Reino Unido debería continuar aportando al presupuesto comunitario hasta diciembre, cuando vence el actual marco financiero de la UE, lo que representa entre 17.000 y 18.000 millones de euros (entre u$s 18 y 20 mil millones). La parte más voluminosa la constituyen los compromisos adquiridos en anteriores presupuestos, aún pendientes de pago, monto de entre 21.000 y 23.000 millones, aunque podría abonarlos a medida que vayan venciendo.

   Finalmente está el capítulo de pasivos, principalmente el aporte a las pensiones de funcionarios británicos en dependencias de la UE en Bruselas y Estrasburgo que se retirarán en el futuro. Son de 9.000 a 10.000 millones de euros (u$s 10.000 a 11.000 millones).

   Finalmente, la obligación que tiene Reino Unido de asumir los llamados “pasivos contingentes”, de futuro incierto, como por ejemplo los préstamos millonarios concedidos a Ucrania en 2014 para evitar la quiebra. Si Kiev no pagara esos créditos, el presupuesto comunitario tendría que hacerles frente. Dado que el compromiso de financiar a Ucrania se adquirió antes de la salida británica, Londres tendría que asumir su parte.

   El acuerdo financiero que debería negociarse en estos 11 meses, por tanto, puede ser una caja de sorpresas que arrastre pagos británicos hasta un horizonte temporal muy lejano y por sumas no del todo calculables. El asunto lleva a la definición de cuánto costará y quién pagará el Brexit, dentro y fuera del Reino Unido.

Temas en esta nota

Brexit Reino Unido Unión Europea