Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/187205

Seguridad en las rutas para disfrutar de las vacaciones

En estos días, en los que muchas familias salen a las rutas y emprenden largos viajes por las vacaciones, se impone la necesidad de recordar la importancia de respetar las reglas de tránsito. 

“Para disfrutar de tus vacaciones, primero tenés que llegar”, remarca la campaña de la organización no gubernamental Luchemos por la Vida que brinda consejos claves para quienes se preparan para recorrer muchos kilómetros en auto. Una de las recomendaciones más frecuentes destaca la necesidad de que el conductor descanse bien antes de salir a la ruta y que, en lo posible, evite conducir de noche o fatigado.

También es importante que todos los pasajeros tengan colocado el cinturón de seguridad, un elemento que debe ser utilizado en forma correcta, esto es, debe pasar por delante del hombro, sobre la clavícula, el pecho, y por la cadera, a la altura de la pelvis, evitando que presione la parte alta del abdomen. Suele pasar que, en estas fechas, las personas están apuradas y ese apuro puede jugar una mala pasada. El conductor debe ser consciente de que es él quien está al frente del volante y, por lo tanto, del vehículo, por lo que es él quien debe decidir a qué velocidad se desplaza el vehículo.

En ese sentido, vale recordar que se recomienda no sobrepasar los 90 o 100 kilómetros por hora, aún en aquellas zonas en donde esté permitida esa velocidad. Está comprobado que reducir en unos 10 kilómetros por hora la velocidad habitual de circulación aumenta de manera notable la seguridad dentro del vehículo. Y al revés, conducir por encima de los 100 kilómetros por hora aumenta las probabilidades de perder el control del vehículo en algunas circunstancias.

Las estadísticas de siniestros viales en el país revelan que la alta velocidad en las rutas o el cansancio de los conductores son factores que tienen incidencia directa en los accidentes. Según los expertos, algunos conductores de vehículos particulares caen en la tentación de conducir a velocidades por encima de los 120 kilómetros por hora para no perder el tiempo que se dedicará al descanso.

No hay que olvidar que para poder llegar seguros al lugar elegido para pasar las vacaciones lo mejor es comenzar el viaje con tranquilidad y dedicar, si es posible, más tiempo para viajar. Para ello es aconsejable conducir preferentemente de día y a una velocidad que no supere los 100 kilómetros por hora. Esta recomendación también es válida para el recorrido en autopistas donde esté permitido desarrollar velocidades superiores, ya que debe tenerse en cuenta que a mayor velocidad es menor el margen que se tiene para reaccionar en forma adecuada ante una situación imprevista en la ruta.

En este punto, no está de más ser reiterativos: estudios realizados por compañías de seguros revelaron que si durante el viaje la aguja del velocímetro se mantiene entre los 90 y los 100 kilómetros por hora, en zonas habilitadas para desarrollar esa velocidad, se reducen los riesgos de sufrir algún siniestro. También ayuda a la seguridad agregar otras prácticas de conducción preventiva, como mantener la distancia adecuada de frenado respecto al vehículo que va adelante, evitar viajar de noche o con cansancio, tener colocados los cinturones de seguridad y haber iniciado el trayecto con el vehículo en condiciones. La tentación de ganar tiempo, como se dijo, es muy frecuente en esta época del año. Otro error común es contestar una llamada del teléfono móvil cuando se maneja.

En estos casos, lo mejor es postergar la atención a esa llamada o, si las circunstancias lo ameritan, detener el vehículo en un lugar seguro para poder hablar con la persona que está llamando. De todos modos, antes de iniciar el viaje, el conductor debe tener en claro que los mensajes y llamadas solo se atenderán cuando el vehículo esté detenido ya que hacerlo cuando se desplaza a alta velocidad puede generar una distracción con consecuencias muy serias.

Se recomienda, además, alternar la conducción con otra persona con la que se comparte el viaje, pero si eso no es posible lo más aconsejable es que el conductor tome descansos de diez minutos cada dos horas, y que en esa pausa realice algunos breves ejercicios para relajarse y despejar la mente. Es necesario que el conductor y la familia respeten estas recomendaciones para que el viaje se realice con prudencia, porque lo importante es poder llegar seguros a destino y así poder disfrutar del descanso.