Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/183615

Choferes de la Línea 60 contra la judicialización de conflictos gremiales

Rechazan imputaciones de "amenazas y lesiones" contra trabajadores que dirigieron una huelga de 42 días en 2015 en defensa del salario y de las condiciones de trabajo.

"Transformar los conflictos gremiales en asuntos judiciales es otra forma de represión, porque transforma al trabajador que reclama en un delincuente", dijo María del Carmen Verdú, abogada de los choferes de la línea 60.

   Buenos Aires, 20 (Télam) - Trabajadores de la que une Constitución con Tigre, una de las mayores del Gran Buenos Aires, acompañados por movimientos políticos y sociales, marcharon desde el Obelisco al Palacio de Tribunales para pronunciarse contra el juicio promovido por la empresa “Dota” contra cinco choferes por los 42 días de huelga que mantuvieron en 2015.

"Por reclamar lo que nos corresponde, no sólo nos condenan a perder el trabajo y a vivir pendientes de un proceso judicial; además nos pueden mandar efectivamente a prisión, por años", manifestó uno de los trabajadores imputados.

   “Son causas inventadas contra estos cinco compañeros, pero hay otros catorce judicializados por el no cobro de boleto y nueve delegados con causas penales que promovió la patronal”, denunció Néstor Marcolín, delegado de los colectiveros. Los choferes están acusados de “amenazas y lesiones”, delitos que pueden representar penas de entre 5 y 10 años de prisión, a decisión del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 8, integrado por los jueces Alfredo Sañudo, Ricardo Basílico y Javier Anzoategui.

   Por la absolución de los choferes, sus compañeros marcharon a tribunales acompañados por partidos políticos y organizaciones sociales bajo la consigna “¡Basta de perseguir a los que luchan!”. Los trabajadores recordaron a David Ramallo, operario de 35 años del área técnica de la línea 60 que murió en septiembre de 2016, aplastado por un colectivo luego de que fallara el elevador neumático en el que estaba apoyado. Siguen insistiendo en que la muerte de Ramallo fue “una negligencia empresarial” y no un accidente, y señalaron que continuarán firmes en su reclamo contra los “despidos arbitrarios” que efectúa la empresa en el marco de los conflictos sindicales. 

Notas Relacionadas