Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/183311

“Queremos la final del mundo”

Sergio Hernández aseguró en la previa a la semifinal del Mundial que la Selección “quiere un poco más” y que va a “honrar al básquet”, pero aclaró que “Francia tiene un equipazo”.

Sergio Hernández (REUTERS).

La Selección Argentina llegó al Mundial de Básquet con el objetivo de lograr la clasificación a los Juegos Olímpicos. Alcanzar los cuartos de final hubiese sido un buen certamen, pero la victoria ante Serbia llenó de confianza al plantel y ahora van por todo. Los dirigidos por Sergio Hernández jugarán este viernes a las 9 las semifinales ante Francia, que viene de eliminar a Estados Unidos. El DT habló de este gran partido.

"Francia es un equipazo, tiene poder en todas su líneas, son inteligentes, el entrenador hace jugar bien al equipo, planifica los partidos para cada rival con una rotación sana y sólida, con energía. Es un placer poder jugar contra Francia, uno de los mejores equipos del mundo", declaró el Oveja que sabe que tendrá un duro encuentro ante un rival que viene de aplastarlo hace menos de un mes en un amistoso disputado en Lyon.

El festejo del cuerpo técnico luego del triunfo ante Serbia (REUTERS).

Esta es la segunda etapa de Hernández en el banco de la Selección Argentina (2004-2010 y 2014-actualidad) y en este tiempo lleva muchas experiencias, entre ellas, el bronce en los Juegos Olímpicos del 2008. "Se juntan un montón de recuerdos en Beijing, me toca estar en tres mundiales y dos semifinales, ojalá ésta la ganemos. Tengo muchas alegrías en los mundiales. Queremos la final del mundo y la cabeza está bloqueada".

"Estamos contentos, pero no conformes, este equipo siempre quiere un poco más. Usaremos la alegría y la ilusión como motor para dar el cien por cien y llevarnos el partido, y si no nos toca, sentir que dejamos todo, honrar el básquet. Si podemos asegurar una medalla mañana, mejor", afirmó el entrenador que busca que Argentina vuelva a subirse al podio de un Mundial (en Indianápolis 2002 fue la última vez que lo lograron).