Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/179425

El valor de los meteoritos: en el mercado negro se pagan hasta 200 dólares el gramo

Los intentos de robo de los meteoritos de Campo del Cielo han tenido varias páginas en la historia de este fenómeno que se transformó en una de las atracciones turísticas de nuestra provincia a nivel mundial.

CHARATA (Agencia) Desde pequeñas piezas, hasta el intento de venta del meteorito “Chaco” de casi cuatro toneladas en los 90, a los diferentes robos e intentos (en 2015, intentaron llevarse más de 200 piezas), se suma un nuevo capítulo con el robo de tres piezas de entre 18 y 24 kilos, a mano armada en el propio museo, el domingo a la medianoche.

El museo de Campo del Cielo, de donde sustrajeron dos de las piezas, no tenía signos de violencia en la puerta de ingreso, según el informe policial

Pasada las 1 de la madrugada del lunes, la policía fue alertada sobre un robo en Campo del Cielo (distante a unos 15 kilómetros del casco urbano), por parte de una mujer vecina del Parque provincial, quien había recibido a la guardiaparques del lugar, asustada, quien había sido abordada por tres sujetos encapuchados, en la vivienda del parque.

El hecho ocurrió entre las 23 y las 00 del día domingo, mientras ella estaba en la vivienda del parque. Los tres sujetos ingresaron, portando armas tipo revolver, la hicieron tirar al piso, y ataron con precintos sus manos hacia la espalda, y los pies con una cuerda, y amenazándola, la encerraron en una habitación. La mujer contó que logró cortar los precintos, y liberarse, para salir por una ventana de la habitación, y corrió hasta una casa, ubicada a unos 1.500 metros desde donde alertaron a las autoridades.

La policía constató la faltante de una pieza meteorito de unos 18 kilos, una motocicleta Honda Biz 105 cc, un teléfono celular y dos llaves de la vivienda. Luego, mediante la presencia de una empleada del municipio, que trabaja en el área de turismo del Parque, que en el subsuelo, donde funciona el museo, se conoció que faltaban dos piezas de 25 kilos cada uno, y solo se halló rotura de puntas del vallado que hace de perímetro, donde se encontró una silla de madera y un hacha.

Según el informe policial, no se constató signos de violencia en la puerta de acceso al Museo. Tras recorrer el lugar, se halló motocicleta sustraída abandonada cerca portón acceso al predio en medio de la maleza, al costado camino, y otros elementos de interés. Las primeras pericias suponen que los ladrones se movilizaban en motocicletas. La causa está en manos del fiscal Hugo Baigorrí.

Un “codiciado” patrimonio de la humanidad

William Cassidy el investigador norteamericano, que comenzó a trabajar en el lugar hace casi 50 años, descubriendo diferentes piezas y situaciones que se dieron en este lugar, tan atractivo para los coleccionistas del mercado negro.

Campo del Cielo estaba postulado a convertirse patrimonio de la humidad, debido a la particularidad del hecho (la lluvia de meteoritos) algo que sugirió el científico norteamericano William Cassidy quién encontró el meteorito, y rastreó varios, siendo uno de los que más se ha comprometido, junto a profesionales locales, en el estudio del fenómeno, ya que es el único campo de cráteres multi impactos, altamente oblicuo en el planeta, y por ser el resultado del ingreso a la atmosfera terrestre de un gran meteorito de hierro, que se desintegró en fragmento, mientras caía.

Pero, el fenómeno ha tenido más adeptos al mercado ilegal de compra y venta. De hecho, la Asociación Chaqueña de Astronomía, que colaboró y continúo la labor de Cassidy, había advertido sobre el sistema de seguridad de la región (en el año 1997). 

Los intentos de robo de meteoritos de Campo del Cielo, han sido moneda corriente, en todos en sus tamaños y en diferentes lugares (ya que no es un solo sitio donde se encuentran); pero el más llamativo fue el intento de “venta”, de la pieza más grande – el meteorito Chaco- que pesa cerca de cuatro tonelada- en el  año 1990.

En aquel entonces, un ciudadano santiagueño fue el “vendedor”, por un precio de 200 mil dólares, a unos ciudadanos norteamericanos que vinieron desde Arizona a llevarse la pieza, que estuvo cerca de perderse.

Un lugar único en el mundo, por la cantidad de fragmentos (de todos los tamaños), es Campo del Cielo, que aún espera convertirse en patrimonio de la humanidad.

En 2015, Gendarmería frustró el intento de robo de 215 piezas, en un control a la altura de General Pinedo, que permanecen en la División Investigaciones de Charata, incautadas, en un arenero.

El por qué de los robos de este material, lo marca su valor en el mercado negro. Según las propiedades, y procedencia, el precio que pagan los coleccionistas ronda, desde los 200 dólares, el gramo, lo cual los sigue convirtiendo en una pieza atractiva para los delincuentes.

Mientras, este fenómeno único en el planeta, continúa esperando convertirse en patrimonio de la humanidad, deberá tener una mirada más especial que la de las leyes provinciales que lo protegen, en materia de seguridad, ante la codicia de los coleccionistas.

Notas Relacionadas