Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/179383

La prevención, el buen cuidado del corazón

Realizar actividad física, mantener una dieta nutritiva y hacerse exámenes médicos en forma regular, forman parte de ayudar a mantener nuestro corazón saludable y de evitar problemas de salud a largo plazo.

El cardiólogo Juan Carlos Suárez responde a las preguntas más frecuentes y, sobre todo, da conceptos básicos de prevención como mejor estrategia. 

El cardiólogo Juan Carlos Suárez dio conceptos básicos sobre cuidados del corazón y sobre medidas preventivas.

“Es muy importante conocer las enfermedades cardiovasculares y más que nada conocer los factores de riesgo o las condiciones que llevan a que se pueda producir esa enfermedad”, sostiene Suárez.

Las dolencias se pueden resumir en dos grandes grupos: el infarto agudo de miocardio y el accidente cerebrovascular (ACV). Las dos son enfermedades cardiovasculares que arrojan una mortalidad muy importante en la población.

El cardiólogo señala que conociendo los factores de riesgo se podrá prevenir o retardar la aparición de enfermedades cardiovasculares. “Es importante conocer y dar importancia a la prevención, porque siempre hay que evitar llegar tarde, o cuando las cosas ocurrieron y los síntomas aparecieron, sino hacer el diagnóstico preclínico”, indicó el médico que trabaja en el sanatorio Frangioli.

Hipertensión y otros factores

La hipertensión arterial es un factor de riesgo modificable en el que Suárez hace hincapié. “Existen otros no modificables, como edad, herencia y sexo; pero podemos modificar la hipertensión arterial, la diabetes, la obesidad, el sedentarismo, el colesterol elevado y el estrés”.

Que cualquier persona adulta mayor de 18 años conozca su hipertensión arterial y la controle por lo menos una vez al año es muy importante. También los niveles de colesterol en sangre y de azúcar, algo fundamental. Así como realizar una consulta a un médico para que lo pueda orientar que cosas uno puede hacer para mejorar estas condiciones.

Suárez señala que a la hipertensión arterial se la llama el asesino silencioso porque una persona suele pensar que si no controla, ‘algún síntoma va a tener’ y cuando ese síntoma aparezca concurrirá al médico a preguntar o ver que lo que le pasa. Sobre este punto sostiene que se puede dividir en dos grupos: la primaria o esencial, que se da en el 95% de los casos y la secundaria, que corresponde a un 5% de los casos que sí pueden curarse.

“La hipertensión arterial esencial se controla, no se cura. Lo más recomendable es el control, medirse por ejemplo en una farmacia, en una salita, en un consultorio o concurrir al médico”, aconseja.

Proceso silencioso

La hipertensión arterial, la diabetes, las dislipidemias, el estrés, el tabaquismo son factores que empiezan un proceso muy silencioso pero prolongado que se llama la arteriosclerosis.

“En nuestras arterias radica todo, en nuestro sistema arterial empieza a formarse una placa de colesterol que primero es invisible, después se va formando una más importante que si está en las arterias coronarias produce un infarto. Si esa placa la tenemos en las arterias carótidas se puede romper y generar un accidente cerebrovascular”, explica. 

Primera causa de mortalidad

Las enfermedades cardiovasculares son una de las primeras causas de mortalidad en el mundo, tanto en países desarrollados como subdesarrollados. La última encuesta nacional de factores de riesgo registró que más del 60% de la población en la Argentina presenta sobrepeso.

“La obesidad abdominal o la obesidad central son factores que nos traen aparejados muchas cosas, en estos casos la aparición de arteriosclerosis, de diabetes y todos estos factores se van sumando. Entonces para quien tiene varios factores o uno que desencadena otros el riesgo de tener una enfermedad cardiovascular es muy alto”, argumenta Suárez.

Más estrategias

La prevención es la mejor estrategia y está ligada a una alimentación saludable y sobre todo la importancia de realizar actividad física diaria. Por lo que también son importantes las campañas que alientan y recuerdan recomendaciones. “Primero está ligado a nosotros como profesionales y a las campañas de prevención. Una campaña de prevención es fundamental, así como fue el tema del cigarrillo o de los espacios libres de humo que en el último registro se evidenció una disminución en el índice de tabaquismo en la Argentina, pero no así de la hipertensión”, compara.

En forma complementaria, la actividad física tiene beneficios muy marcados sobre todos los factores de riesgo cardiovascular. El ejercicio físico que sería la actividad más ordenada, es muy buena para disminuir el colesterol malo, aumentar el colesterol bueno, disminuir triglicéridos y generar buen ambiente para las arterias y disminuir placas ateromatosas.