Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/173054
EL LEGADO DE RAÚL ROLANDO ROMERO FERIS

Desde el camionetazo a las conquistas gremiales

Si alguien conoce la entidad y sabe de gremialismo rural, sin dudas es Raúl Rolando Romero Feris. El exgobernador correntino fue presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) desde 1981 y hasta 1987.

Asumió por primera vez reemplazando a Jorge Rubén Aguado, quien había sido convocado al Ministerio de Agricultura de la Nación entre el 29 de marzo y el 12 de diciembre de 1981, durante la presidencia de Roberto Eduardo Viola. 

31 de marzo de 1987. El entonces titular de CRA, Raúl Rolando Romero Feris dialoga con el secretario de Agricultura, Ernesto Figueras durante la entrevista de ese día con el presidente Raúl Alfonsín.

Con Aguado, la entonces Secretaría adquiere rango ministerial, por lo que Romero Feris quedó cubriendo el cargo de presidente de la entidad ruralista hasta la nueva elección. ‘En ese momento empezó la lucha más dura, porque más allá de Aguado en el Ministerio salimos a decir cosas que había que decir‘, rememora el presidente fundador de Editorial Chaco SA. Así, comenta a NORTE Rural que los reclamos de entonces son los de ahora: la situación del campo, la presión tributaria y tasa de interés, entre otros.

Con el advenimiento de la democracia y con Raúl Alfonsín en el gobierno nacional, Romero Feris fue reelecto por tres períodos. ‘El segundo y tercero gané por unanimidad. Y en el 87 ya no quise seguir y me volví para Corrientes‘, dice.

EL CAMIONETAZO

‘Con Alfonsín hicimos el camionetazo‘, agrega vía telefónica desde Corrientes. Es que durante su presidencia miles de camionetas de chacareros convergieron sobre la Plaza de Mayo en un intento que ni el entonces ministro del Interior, Antonio Troccoli, pudo impedir. Las camionetas de los hacendados invadieron la Capital Federal para protestar por la política económica del Gobierno.

‘Hoy a las entidades les falta el respaldo de la gente. Yo recorrí el país entero. Conseguimos el 1 por 1000 que era un descuento no obligatorio para la acción gremial. En mi presidencia, CRA pasó de 60.000 a 105.000 asociados, ya que incorporamos todo el Noa y la Patagonia completa. Hicimos asambleas preparatorias con una multitud de asociados‘, recuerda Romero Feris.

Así finaliza: ‘Recorrimos el país conociendo la opinión de los productores de las economías regionales, desde el que produce aceitunas hasta el lanero o el tabacalero. Caminamos todo el país más allá de recorrer el centro de la Pampa Húmeda, el Litoral y el Nea‘, concluye.

El recuerdo imborrable para Juan “Lazo” Corea

Corría mayo del 2000 y en el ambiente ganadero nadie salía de su asombro. A los 51 años, de manera repentina, encontraba la muerte víctima de un aneurisma el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Juan Bautista Corea. 

Otro de los históricos presidentes de CRA en el final de la década del ´90 e inicio de este Siglo: Juan “Lazo” Corea.

La muerte de “Lazo” Corea enlutó a la familia ruralista del Chaco y del país. Lo sucedía en ese entonces el vicepresidente, Manuel Cabanellas, quien ya había ocupado el máximo cargo por dos períodos, entre 1993 y 1997.

“IMAGEN IMBORRABLE”

"Lazo, como todos los conocíamos –dijeron en el sepelio-, deja la imagen imborrable de un estilo muy particular de dirigir CRA. Nunca olvidó su origen, sus tradiciones, su tierra chaqueña. Fue duro y conciliador, según las circunstancias, en defensa de la familia agropecuaria".

La sorpresiva muerte de Corea ocurrió en las primeras horas de la tarde de un domingo, cuando culminaba el tradicional almuerzo de camaradería, después de la asamblea donde se había elegido a su sucesor como presidente de la Rural del Chaco, Miguel Arano. El dirigente había alcanzado la presidencia de CRA el 24 de junio de 1999, en reemplazo de Marcelo Muniagurria, que abandonó el cargo para acompañar en la fórmula al gobernador Carlos Reutemann, y fue reelegido el 14 de octubre.

ALGUNAS DE SUS GESTIONES

Corea, preocupado por la rentabilidad del campo, había hecho gestiones desde su entidad por la refinanciación de pasivos y la necesidad de bajar la presión impositiva, y siempre intentó agotar todas las posibilidades de diálogo. Juan Bautista Corea estaba casado con Estela Insaurralde y no tenía hijos. Durante toda su vida se dedicó a la actividad agropecuaria, administrando el campo de sus padres.