Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/171351

“Solo queremos agradecer a toda la gente que nos asistió”

Luego del accidente ocurrido durante el fin de semana en que el vehículo que lo trasladaba volcó, los integrantes del grupo Viento Norte hicieron una publicación en sus redes sociales donde agradecen estar vivos y destacan la labor de los médicos y enfermeros que los asistieron, como también la presencia incondicional de sus familias y fans.

A continuación lo que escribían en las cuentas oficiales de la banda: “Todavía conmovidos por lo sucedido queremos comunicarles que a pesar de las heridas y los golpes sufridos estamos afortunadamente vivos. Solo queda agradecer con el corazón a toda la gente que nos asistió en el lugar del hecho, en el hospital de Sáenz Peña, en el sanatorio Loma Linda y en Resistencia Son incontables la cantidad de mensajes y demostraciones de apoyo y afecto que recibimos y seguimos recibiendo de todos lados. En este momento nuestra prioridad es la pronta recuperación física y emocional de todos. En consecuencia, todos los conciertos están suspendidos hasta nuevo aviso. En nombre de todo el staff de Viento Norte queremos decirles gracias por todo el cariño recibido. Estemos juntos. Los queremos mucho”.

En emotivos posteos en redes sociales el grupo agradeció a sus familias, médicos y seguidores por el aguante y acompañamiento en este difícil momento.

En primera persona

Luego de que apareciera en las redes el comunicado oficial, alguno de los integrantes de la banda también se hicieron eco de las repercusiones del caso y escribieron en su cuentas personas tal es el caso de Mauro Siri, uno de los más lastimados en el accidente, Guido Romero Scherf, que está próximo a ser padre, y el manager de la banda, Adrián Seif. Mauro escribió: “Me costará mucho ser breve para describir lo sucedido el sábado pasado, pero aquí estoy (felizmente) para contarlo: Se me ha diagnosticado una fractura en la escápula izquierda. Está afectado el nervio radial de la mano izquierda y eso me impide mover parte de ella, la muñeca, el dedo pulgar y con dificultad los dedos restantes. Tengo heridas en la espalda, brazo, un corte en la axila izquierda y golpes en cabeza. Lamentablemente esta situación impedirá que vuelva a tocar mis instrumentos durante largos meses. No obstante quiero agradecer a mis hermanos de Viento Norte que me salvaron la vida y que construyeron una cadena increíble, irrompible, de colaboración entre todos. Gracias a los médicos del Hospital 4 de Junio de Sáenz Peña; al personal de terapia intensiva del Sanatorio Loma Linda, al doctor Ramos, doctor Varela, al doctor Barsia y a “solo queremos agradecer a toda la gente que nos asistió” todos los enfermeros que me atendieron increíblemente. Gracias a toda mi familia, a mis padres y a mi novia por estar conmigo desde el primer instante, sosteniéndome emocional y físicamente. Es increíble la cantidad de mensajes y llamados recibidos. No me alcanza el corazón y el tiempo para agradecérselo a cada uno. Claramente estamos muy sensibles y angustiados. Necesitamos tiempo para recomponernos física y emocionalmente de aquella pesadilla. Los quiero mucho, gracias por tanto cariño”.

Por su parte Guido, o más conocido como "Fideo" expresó en su Facebook: “Amigxs! Desde lo personal quiero agradecerles por todo el cariño y afecto recibido estos días. Estos incidentes arrastran secuelas que solo el tiempo sabrá acomodar. Tengo la certeza de que lo bueno es que todos la podemos contar y en eso me apoyo para poder superar cualquier angustia que me genere lo sucedido. Solo estoy abocado en ser un instrumento para facilitar la pronta recuperación de los que se llevaron la peor parte. Otra vez gracias a todos los que me hicieron saber que estaban. Los quiero mucho”.

Mientras que por su parte Adrián Seif, el manager, lamentó no contestar los mensajes y busca refugio en sus amigos y familia. Su posteo decía: “Muchísimas gracias por los mensajes, por la gente que se preocupó de verdad, fueron muchos, perdón si no pudimos contestar a todos. A mis compañeros de los que estoy orgulloso, son un grupo maravilloso de personas. Gracias a Dios por cuidarnos en todo momento. Sin él, esto hubiese sido con otros resultados. A mi familia y amigos, son el sostén de mi vida. Solo el tiempo podrá acomodar las cosas en su lugar”.