Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/164365

Pastoreo rotativo intensivo, una alternativa que empieza a tener adherentes en el Chaco

SAENZ PEÑA (Agencia) - “Somos pocos, pero en el Chaco este sistema va creciendo”, dice el ingeniero agrónomo Martín Gonzalo Canteros, al explicar las experiencias que viene realizando en pastoreo rotativo intensivo. La técnica de pastoreo es conocida como PRV (Pastoreo Racional Voisin), diseñada por el francés André Voisin en la primera mitad del siglo XX.

Lo vienen desarrollando varios productores en zonas de La Tigra, Hermoso Campo, Las Breñas y otros puntos de la provincia del Chaco. “Es considerado clave en la cadena de producción de carne, porque es sabido que el pasto participa en el mayor porcentaje de la cadena de producción cárnica y cuanto más eficiente sea su uso, mejor resultado se obtendrá”, agrega Canteros.

Los productores Cristian Molnar, Ariel Conradi, Daniel Simoncini y Rodrigo Ríos son algunos de los ganaderos que llevan adelante esta práctica. “El pastoreo Voisin no es simplemente un pastoreo intensivo: es una tecnología agroecológica completa que se caracteriza porque no es necesario roturar los suelos, maximiza la fotosíntesis y minimiza las pérdidas de carbohidratos por respiración de las plantas, entre otras cosas”, contó a NORTE Rural el técnico que pertenece al Grupo Agroperfiles y que invita a los productores a llevar adelante esta práctica de pastoreo intensivo.

Las explicaciones

Una cabaña en La Tigra, en el predio del productor Cristian Molnar, donde el ganado pasó por un lote de pastoreo intensivo. “Da buenos resultados”, dice el técnico Martín Canteros.

Martín Canteros explico a NORTE Rural que “es un sistema de pastoreo inventado por un francés que se extendió a todo el mundo que consiste en trabajar con altísimas cargas, 200 terneros por hectáreas; con 150 a 200 madres por hectáreas, de uno a tres días de pastoreo hasta que el pasto queda al ras”.

Dice que el sistema resulta beneficioso “porque el mismo nunca escasea y se maneja una alta carga, aunque se debe contar con agua cerca de los animales”. Explica que se eliminan “los antiparasitarios y usamos otras alternativas, los insectos que degradan la materia fecal que reciclan todos los nutrientes aparecen y eso es el mejor indicador de la actividad biológica positiva que sucede en el suelo”.

En Chaco “somos pocos los que implementamos esto, en INTA esto se llama pastoreo rotativo intensivo, cambian algunas cosas pero básicamente es lo mismo, nosotros trabajamos con un solo hilo de alambre y eso maneja a todos los animales”, contó. Esto permite -aclara- que en invierno la grama se hele, podemos tener trébol que va a estar verde y los animales van a seguir comiendo sobre la misma parcela y cuando comience la primavera la grama rebrota, le gana al trébol y este desaparece. Entre los meses de marzo a abril comienza a largar las semillas de manera espontánea.

Experiencia en Hermoso Campo

En un predio de la zona de Hermoso Campo, se llevó a cabo una experiencia que puede ser interesante para los productores ganaderos. Al respecto, cuenta Canteros que “cosechamos la soja e inmediatamente sembramos avena y vicia villosa(cultivo de cobertura). Después, esa avena y esa vicia la cosechamos con los animales, pero usamos todas las madres, 240 en total, de 400 kilos cada una aproximadamente. Las parcelas eran de una hectárea y media casi dos. Comieron toda la cobertura, sacamos los animales, creció nuevamente la cobertura y aplicamos un herbicida”.

Ahora, en este lote, hay sorgo y maíz. “No usamos herbicida, sembramos la pastura de invierno, la comieron los animales, eso después creció, hizo una cobertura de suelo y sembramos sobre eso”, explica. Ahora “están espectaculares el sorgo y maíz, aunque solo le falta agua, pero tiene un crecimiento muy bueno, aplicando una modalidad que integra la ganadería y la agricultura en forma intensificada”, dice el técnico.

Ventajas del sistema

El PRV (Pastoreo Racional Voisin), tiene por objetivo el funcionamiento de los múltiples procesos biológicos del conjunto suelo, hierba y animal, maximizando todas las entradas de energía y minimizando todas las salidas, para canalizar esta energía hacia la producción. Algunas de sus claves más importantes son: No roturar los suelos, maximización total de la fotosíntesis, minimizar las pérdidas de carbohidratos por respiración de las plantas (con el pastoreo rasante y el corte de las reservas por la tarde); aumento de la materia seca por hectárea, favoreciendo la dominación de la/s especie/s forrajera/s deseada/s, acorde con el clima y el suelo del lugar; pastoreo con altas cargas y tiempos de reposo siempre variables; entre otros factores.

El resultado es un aumento de la vida del suelo y de su materia orgánica, de su estructura y porosidad y de la retención de agua. Además, favorece la transmutación de los elementos, el ciclo del etileno y la trofobiosis, procesos biológicos que resultan en un aumento de la fertilidad global del suelo.