Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/161077

Una señal para el oficialismo camino a los 12 años de gobierno

La conoció Ángel Rozas que hasta la tarde del 16 de septiembre de 2007 daba por hecho que iba a ser electo gobernador por tercera vez pero Jorge Capitanich le ganó por cerca de 1.000 votos. Ese año, la Alianza Frente de Todos completó 12 años en la gestión gubernamental y comenzó el ciclo iniciado por el Frente Chaco Merece Más

En un escenario distinto y a 10 años de aquel punto de cambio en la historia política de la provincia, la coalición liderada por el gobernador Domingo Peppo recibió una señal de alarma el 22 de octubre último al perder por primera vez una elección. No se dimensionó ciertamente hasta dónde podía llegar la pérdida de decenas de miles de votos del Frente Chaco Merece Más debido a la presencia de Unidad Ciudadana -identificada claramente con la ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner-, alianza a la que se marginó y fustigó con dureza inusitada para que sea el único espacio que no forme parte de la coalición oficialista.

Y como si eso fuera un pequeño “equívoco” tampoco se “advirtió” la visible nacionalización de la disputa entre Cambiemos y Unidad Ciudadana mientras la creciente intención de votos al espacio kirchnerista chaqueño era elocuente aunque en el Frente Chaco Merece Más no se midió las consecuencias de lo que podía significar en las urnas.

Tampoco se tuvo en cuenta que en Resistencia hubo anticipos del crecimiento de Cambiemos. Jorge Capitanich dijo que estuvo al margen de la campaña y que no fue candidato en ninguna de las cuatro elecciones que hubo en la provincia y antes de que el Frente Chaco Merece Más perdiera por primera vez alertó que “el peronismo sin el kirchnerismo no gana”.

No fue solo un mensaje hacia quienes aquí no quisieron que Unidad Ciudadana sea parte del Frente Chaco Merece Más sino que, públicamente, dijo a principio de septiembre que “el kirchnerismo sin el resto del peronismo no alcanza”, como se pudo verificar con el resultado electoral de Buenos Aires.

Claro, también es cierto que en política 5+1 no es 6. No se puede probar que si Fernández de Kirchner iba a las PASO con Florencio Randazzo luego podían ganar la elección a Cambiemos. Acá sí se probó que las adhesiones que tuvo el Frente Chaco Merece Más no se evidenciaron en más votos que los obtenidos en las PASO nacionales del 13 de agosto, sino en menos. O el núcleo funcional del oficialismo perdió muchos votos o los aliados no sumaron poco y nada.

Lo que pesa

Era más que obvio que la política nacional estaba polarizada entre Cambiemos y Unidad Ciudadana, que no puede dejarse de lado ni creer que no va a influir en las provincias. No fueron pocos los que pagaron muy caro creer otra versión de la historia que no fue, como en Chaco, donde los candidatos Cambiemos fueron beneficiarios de la imagen del gobierno nacional y de Mauricio Macri.

En las elecciones provinciales del 23 de julio Cambiemos consiguió 187.674 votos (34,3%), en las PASO nacionales del 13 de agosto 226.956 sufragios (37,9%) y en las elecciones legislativas nacionales 273.378 adhesiones (41,79%) todo sin que se percibiera la campaña de las candidatas a diputadas nacionales Aída Ayala y Alicia Terada.

Así como en el turno electoral de este año Macri benefició a los candidatos chaqueños nadie puede asegurar que ese comportamiento ciudadano en las urnas se repita en 2019. No se puede decir que alguien tiene “la vaca atada” en procesos políticos en los que puede haber “sorpresas” en todos los espacios electorales.

Aún después de perder en provincia de Buenos Aires, la senadora Fernández de Kirchner no forma parte del pasado que se quiso enterrar antes de tiempo y es posible que el eje político de confrontación electoral pueda no ser muy diferente hacia 2019, cuando el Frente Chaco Merece Más cumplirá 12 años.

Muchas preguntas

¿Lo que ocurrió este año puede ser una anticipo de 2019? ¿Leandro Zdero y Bruno Cipolini integrarían la fórmula de gobernador y vicegobernador, como se dice se quiere en un despacho muy influyente de la Casa Rosada? ¿El gobierno de Macri empezará una etapa de desgaste por medidas antipopulares por suma de desaciertos políticos? ¿La ley previsional y los incipientes cacerolazos muestran el principio del desgaste del gobierno nacional? También cabe preguntarse si ¿el Frente Chaco Merece Más seguirá por el mismo rumbo que excluyó a un sector que fue parte integrante o prevalecerá el criterio más amplio que sostiene Capitanich para volver a sumar a esos aliados? ¿Se cree, en verdad, que algunas disidencias internas en los pueblos provocó la sangría de votos para perder por primera vez en las urnas en 10 años y no las diferencias de dirigentes del Partido Justicialista con Unidad Ciudadana? ¿Hubo cuestiones personales de referentes peronistas con algunos dirigentes del Frente Grande para que queden al margen de la alianza electoral?

¿Quién será el candidato a gobernador en 2019: Peppo o Capitanich? ¿Los posicionamiento de uno y otro se deben interpretar como indicios ciertos de un proceso que hoy los tiene claramente en espacios diferenciados? ¿Qué rol tendrán los intendentes? Desde General San Martín Aldo Leiva avisó que se iba a impedir que la grieta llegue al Partido Justicialista y al Frente Chaco Merece Más.

Es una incógnita si la posición de Unidad Ciudadana en Chaco, de claro oposición con el gobierno de Macri, también pondrá una distancia tan amplia con Peppo sin que pudieran establecerse puntos de coincidencia. ¿Eso la llevará a este sector presentarse por cuenta propia como tercera fuerza electoral en busca de bancas en la Legislatura provincial en 2019? Así como en las elecciones legislativas nacionales Cambiemos recibió votos hasta de algunos electores que votaron al diputado del Partido Obrero, Aurelio Díaz, en las elecciones provinciales es evidente que todo está en movimiento, en un proceso político que se produce a nivel nacional y luego repercute en la provincia y empieza a visualizarse un muy amplio escenario de más incertidumbre que certezas políticas.

El avance del gobierno de Macri en la aplicación de políticas neoliberales dividió a la representación parlamentaria nacional del Frente Chaco Merece Más en los primeros dos años de gestión de Macri y en la otra mitad de su mandato continuará esa división, como fue visible en el tratamiento de las últimas leyes que consideró el Congreso Nacional.

Por un lado está el sector integrado por las diputadas Analía Rach Quiroga y Lucila Masín, y la senadora María Pilatti Vergara, todas cercanas a Capitanich, y opositoras a Macri; mientras que por el otro ámbito se visualiza Elda Pértile y Juan Mosqueda que se alinean con Peppo, cercanos al gobierno de Macri, como la mayoría de los gobernadores. El senador Eduardo Aguilar se anotó en el bloque “Argentina Federal” pero aparece distante de todos los sectores internos del oficialismo chaqueño.

Eso también tendrá repercusiones políticas en los alineamientos internos en el Frente Chaco Merece Más y posiblemente acuerdos o elecciones de candidaturas en las PASO de 2019.