Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/151831
La defensa recurrió a Garantías para evitar que vaya preso

Conductor que atropelló a inspector sigue prófugo mientras su abogado se opone a la detención

Pasaron cuatro días del incidente protagonizado por el conductor del Honda Civic que embistió a un agente municipal para evitar el control de alcoholemia en la mañana del domingo. Si bien mediante su abogado dijo que se presentaría, eso no sucedió y el fiscal ordenó la captura. Mientras sigue escondido, hoy deberá resolver la situación el juzgado de Garantías.

El inspector municipal Daniel Gómez se recupera del traumatismo de una de sus piernas, luego de ser embestido por el Honda Civic, cuyo conductor se encuentra escondido, mientras el abogado hoy intentará convencer a la jueza de Garantías Nº3 Rosalía Beatriz Zozzoli para que su cliente no sea detenido. 

La policía busca al conductor del auto que, al chocar al funcionario, perdió el paragolpes por el impacto, lo que permitió que quedara como prueba la patente.

Es que el lunes debía presentarse ante el fiscal de investigaciones Nº6 (en turno) Roberto Villalba, según el oficio que presentó el propio letrado, pero evadió a la justicia y el fiscal ordenó su captura. Lleva cuatro días en esa condición – esperando – hoy que la jueza Zozzoli revoque la medida del agente del Ministerio Público Fiscal, que ya rechazó el pedido de mantenimiento de la libertad del conductor.

Cabe mencionar que la estrategia del imputado fue avisar con su abogado que se pondría a derecho en la sede de la fiscalía de avenida 9 de Julio 236, sin embargo eludió esa carga pública, requiriendo al fiscal que no sea aprehendido.

El joven es buscado por escapar de un control de alcoholemia y atropellar al inspector Gómez, que resultó herido y sigue en etapa de recuperación.

El auto involucrado fue secuestrado por la comisaría Segunda y departamento de Investigaciones Complejas, tras la fuga del operativo que se realizaba en la Salta, esquina Santa María de Oro.  El rodado se halló en un domicilio de Ayacucho al 1200, al que le faltaba el paragolpes ya que en el choque quedó en la escena, con patente que facilitó el rastreo del Honda.