Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/151830
Hoy se espera declaración de la kiosquera

Pericias y una inspección ocular en donde se llevaron a una nena

Con el acusado que se negó a declarar y el aporte que daría hoy la dueña del kiosco donde presuntamente fue el hombre con la nena que se llevó de la vereda de su casa y un relevamiento en el lugar del fiscal, son las novedades salientes de la investigación por la sustracción de la menor que se produjo en el asentamiento Zampa, según pudo saber NORTE.

Que W.L.A cometió un delito en llevarse a la nena de 5 años de donde jugaba mientras la mamá estaba adentro, que también se encontraba ebrio y que tanto el acusado como víctima llegaron hasta el kiosco donde le dijo compraría galletitas, son los datos salientes del caso que investiga el fiscal Nº6 Roberto Villalba. 

Por eso Villalba, ayer por la mañana estuvo con su equipo realizando una inspección  ocular y recogiendo testimonios de vecinos a fin de establecer si aparte del delito que le imputa a W.L.A había otra intención del sujeto que no posee antecedentes policiales y penales.

“Hay muchas testimonios, aparecieron más”, precisaron fuentes judiciales a NORTE, sobre el balance de la recorrida en el asentamiento Zampa. Concretamente en Guatemala y calle 11 es el punto de partida del recorrido que hicieron víctima y victimario hasta llegar al kiosco ubicado a dos cuadras aproximadamente y donde fueron advertidos por el tío de la nena, y después se sumó el padre y vecinos, que terminaron dándole una paliza al sospechoso. 

El fiscal hoy recibiría declaración testimonial a la kiosquera pretendiendo confirmar la información preliminar que testigos habrían escuchado decirle a la nena “vamos al kisoco a comprar galletitas”. Cave será lo que aporte a la causa iniciada el último sábado para el destino del detenido que al menos tendrá que responder por sustracción de una menor que prevé pena entre 5 a 15 años de prisión.

Es de vital importancia para el fiscal dilucidar si el hombre de 26 años la llevó engañada con la compra de galletitas y una vez que dejaría el kisoco pretendía introducirse en unos montes que están próximos a ese comercio según se desprende del relevamiento realizado ayer por la mañana por parte del equipo de la fiscalía de investigaciones Nº6.