Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/151753
Supermercados pymes sufren por la merma del consumo

“De lunes a jueves salimos hechos o con saldo negativo”, advierte Simons

Todas las estadísticas generales que reflejan la evolución del consumo en productos de la canasta familiar durante los últimos quince meses reflejan en buena parte lo que ocurre en grandes ciudades y en cadenas comerciales extranjeras radicadas en el país, con amplio dominio e incidencia en el comportamiento de los precios. Por eso, que las ventas totales en supermercados hayan crecido en febrero un 15% en la zona Norte del país no representa lo ocurrido en las pymes del rubro que operan en el mercado chaqueño, según resaltó ayer Miguel Simons, vicepresidente de la Cámara de Supermercados, Almacenes y Afines de la provincia.

Según el último informe difundido por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), las ventas para el mes de febrero comprendidas en la Encuesta de Supermercados sumaron un total de 24.520,3 millones de pesos, lo que representa un aumento de 16,3% en el país, respecto al mismo mes del año anterior. Tomando las provincias del Norte (Chaco, Corrientes, Formosa, Jujuy, Misiones y Santiago del Estero), el aumento interanual fue del 15% (1.391 millones de pesos).

“La inflación anual es cerca de 40%, y trasladado a precios un 15% en la facturación es un número negativo”, evaluó el empresario en diálogo con NORTE.

Al margen, resaltó que para un mejor análisis, debe separarse el “supermercadismo pyme” de las grandes cadenas e hipermercados. “Hay un traslado permanente de clientes del supermercado pyme y de los asiáticos hacia las grandes cadenas y mayoristas (que ahora también hacen ventas al por menor), donde quizás haya crecido algo la facturación. Pero las pymes de nuestro sector están lejos de haber tenido una mejora de un 15% positivo. Al contrario, el 15% sería negativo”, marcó.

En ese contexto, advirtió que la permanente caída de ventas en los supermercados pymes afecta seriamente la rentabilidad. Sin embargo, reconoció que hubo algunas mejoras muy puntuales en el consumo, por caso, para el Día de la Madre u otros acontecimientos específicos.

“Cuando hay un poco de circulante, se vende mejor. De lunes a jueves, en la semana, estamos saliendo hechos o con saldo negativo. Se trabaja un poco mejor de viernes a domingo, y es lo que nos mantiene por ahora”, indicó Simons.

Empresas dominantes

Días pasados se conoció un sondeo realizado por el Instituto de Estudios de Consumo Masivo (Indecom). Allí consignaba que durante el primer trimestre del año, en comparación con el mismo período de 2016, hubo un fuerte crecimiento en la elección de segundas marcas y en las compras por reposición sobre las adquisiciones por stock.

Al respecto, Simons resaltó que “no existen las segundas marcas”. “Por ahí se utiliza la denominación para las marcas que no son líderes. En Argentina, la producción de artículos de perfumería, limpieza y comestibles es casi monopólica. No hay muchas alternativas. Eso significa pérdida de competitividad y hace que el supermercadista no pueda elegir el proveedor. Todo eso implica que los precios sean manejados, aumentados y reglamentados por muy pocas empresas”, indicó. Fue más allá y aseguró que “si se observan las empresas que participan en la góndola de supermercados, se sorprenderían de ver la poca cantidad”.

En tanto, aseguró que se redujo abruptamente el consumo de los llamados “productos suntuarios”. Allí incluyó a enlatados como aceitunas, sardinas, anchoas, jardineras y porotos. “Han dejado de venderse prácticamente. El cliente que tiene una asignación acotada, entre comprar un puré de tomates y una lata de porotos, elige lo primera. La gente no los consume más y va a la primera necesidad, siempre hablando del consumidor medio”, marcó Simons.

Además, resaltó que la reducción del poder adquisitivo hizo que la gente sacrifique la tarjeta de crédito, que ahora se usa más frecuentemente en las compras de supermercado. “Como muchos no pueden pagar todo el resumen, pagan sólo el mínimo y se endeudan a plazos, con intereses altísimos”, evaluó el empresario.

No es negocio

Según afirmó Simons, en el Chaco y a nivel regional tener un supermercado “ha dejado de ser negocio hace 25 años”. “Los últimos supermercados que se instalaron en la provincia son asiáticos, traídos por una falsa premisa de que iban a bajar los precios. Cuando se instalaron, corrieron del mercado a pymes nacionales, que cerraron o tuvieron abruptas caídas en las ventas”, planteó.

“La llegada de los asiáticos fue una fantasía creada por el gobierno nacional en la época de Néstor Kirchner, para presionar a las grandes cadenas. Pero nosotros hicimos compulsas de precios y excepto en productos puntuales, no hay diferencias con los demás supermercados. Hoy en día (los chinos) tienen los mismos problemas que nosotros. Lo único que los diferencia un poco es que ellos tienen un manejo más permisivo en lo laboral, aguantan más los costos”, analizó.

En tanto, dijo que no hubo despidos en el sector “porque los supermercados ya hicieron ajustes y trabajan con una estructura mínima”. “La gente que puede invierte en un montón de otras cosas, pero no en los supermercados. No entiendo por qué dicen que son grandes negocios. Los que quedan se achicaron porque es imposible competir”, subrayó.

El tuit para Prat Gay

Por último, consideró que ninguno de los programas de control de precios instrumentados desde la Nación dio resultados. “El 15 de diciembre de 2015, a poco de asumir el nuevo gobierno, le mandé un tuit a Prat Gay (hoy ex ministro de Hacienda). Le dije que lo último que debería hacer era salir a controlar los precios. Si quería tener un mejor presente, debía acordar con las pymes, que somos más solidarias, y no con las grandes. Pero hicieron todo lo contrario”, lamentó.

Acompañar el cambio

Para Alfredo González, presidente de la Cámara de Comercio de Resistencia, todos los números del consumo dan negativo, aunque en marzo se percibió un cambio de tendencia. “Muchas empresas están cambiando, porque a la gente le gusta mucho consultar o comprar por internet. Y por otra parte, en cuanto al consumo masivo, las familias se juntan y compran en mayoristas. Es un cambio absoluto porque abandonan las grandes superficies”, sostuvo, mientras marcó que crecen los “formatos express” de esas grandes superficies.

“El consumo ha cambiado en todo sentido”, sostuvo el empresario, para resaltar luego que “las compras barriales están surgiendo en despensas y mercaditos más cercanos”.

Por otra parte, marcó que hay una franja nueva: los jóvenes, que consumen a través de internet y redes sociales. “Son muchas empresas las que hoy están modificando sus formas de vender para atender esa demanda”, explicó.  

“Hay muchas herramientas nuevas. Los comerciantes debemos acompañar el cambio. Habilitar equipos electrónicos para cobrar con débito, hay dispositivos económicos. Si no nos adaptamos, vamos a perder ventas”, concluyó.  

Casi 3% de caída en el primer trimestre

Según el Instituto de Estudios de Consumo Masivo (Indecom), durante el primer trimestre del año, en comparación con el 2016, hubo una desaceleración en la caída del consumo, acompañada por una importante modificación en las conductas de los consumidores, que ahora eligen las bocas de proximidad y las superficies mayoristas.

Miguel Calvete, presidente del organismo de estadísticas, detalló que el relevamiento se realizó entre el 1 de enero y el 31 de marzo, tomando como referencia el mismo período del año anterior, sobre un total de 723 comercios, entre los que se destacan los grandes supermercados, autoservicios de proximidad y las principales superficies mayoristas en el ámbito geográfico de la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Mar del Plata, Salta, Mendoza, San Juan y Neuquén.

El trabajo destaca que, si bien sigue habiendo una caída pronunciada del consumo en general, la medición marcó que la caída acumulada en el primer trimestre de este año se ubica en el 2,9 % contra una caída del 4,3 en el primer período del 2016.

Los datos positivos también se advierten en las mediciones de febrero y marzo de este 2017, siendo que en el segundo mes de año, la caída fue del 2,5, mientras que en el tercero, se ubicó en 1,1 %, registrando una mejora de 1,4 puntos.

Además, el estudio refleja claramente que “hay mucha gente está optando por los canales mayoristas, que registran un crecimiento interanual en las ventas del 2,7 %” y agregó que “conjuntamente se está dando un fuerte crecimiento de las ventas de las marcas sustitutas”.

Al respecto, INDECOM detalla que en esos canales de ventas hay mucha participación ganada de segundas marcas “en distintas categorías de productos como ser artículos de limpieza, tocador, cervezas, condimentos, barras de cereales, harinas, detergentes y jabones para lavar la ropa”. A su vez, en otros rubros como puré y salsas de tomate, conservas, pastas frescas y aceites, las ventas mayoristas crecieron entre el 4 y el 13,4 por ciento en los canales mayoristas, mientras decrecieron en porcentajes similares en los grandes supermercados”.

Por su parte, el trabajo también señala que “se observa una importante transferencia de ventas hacia los autoservicios de proximidad, habiendo mejorando las ventas en esos canales un 1,6 % con respecto a los últimos 12 meses”. Según el estudio, hoy el total de las ventas se realizan en un 48 % en los puntos de cercanía, en un 17 % promedio en los súper e hipermercados, un 11 % en almacenes barriales y el 24 % restante en superficies mayoristas”.

Según Calvete, “ahora las compras de productos no perecederos se hacen por reposición y no por stock” y explicó que “eso se debe, en primer término, a que la gente está tendiendo a comprar sólo para reponer lo que le falta en la alacena, y, en segundo lugar, por otros factores como lo son la falta de tiempo, la comodidad por cercanía, los precios más bajos y la mayor oferta de productos de segundas y terceras marcas”.

Además, el especialista dijo que “este cambio de conducta es mucho más acentuado en el interior del país y en el Conurbano bonaerense que en aquellos locales ubicados en Capital Federal”.