Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/151515

Fechaco advierte que el aumento en la energía puede provocar cierre de comercios e industrias

La Federación Económica del Chaco (Fechaco) requirió al Gobierno provincial que, en forma inmediata, frene nuevos aumentos en las tarifas energéticas. Además, desde la entidad solicitaron la refacturación, y advirtieron que caso contrario podría provocarse el cierre de comercios e industrias con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo.

En un comunicado, Fechaco expuso los aumentos tarifarios de energía eléctrica que recibieron asociados a sus cámaras y colegios del interior, donde pueden observarse incrementos que en muchos casos superan el 200%.

La comparación se hizo entre el primer semestre del año 2016 y el primero de este año, tanto en comercios como en viviendas particulares. Los comercios de localidades del interior provincial recibieron entre enero y febrero facturas de Secheep con incrementos superiores al 180%. Uno de los casos más representativos es el de un comercio de Coronel Du Graty, que recibió una factura de luz en enero del año pasado con un importe de $6.265,87 (subsidiado por el Estado Nacional). Sin embargo, en ese mismo mes de 2017 tuvo que pagar $18.571,48 (sin subsidio). Las viviendas particulares también sufrieron un fuerte impacto, que ronda el 120%. A modo de ejemplo, una familia de Charata pasó a pagar $554,47 en enero del año pasado a $1.310,75 en el mismo período de este año.

Sin competitividad

Desde la entidad advirtieron que, con esta política de aumento del costo de la energía eléctrica, las empresas pierden competitividad, con lo cual los comercios se ven fuertemente afectados porque se trata de un insumo clave. Entre las pymes más afectadas se encuentran las de productos refrigerados o las que requieren de maquinarias que poseen un elevado consumo de energía. “Secheep dice que los aumentos en las tarifas energéticas obedecen exclusivamente al incremento que viene de la Nación.

También manifiestan que por no haber podido pagar en término a Cammesa se perdió la tarifa social, lo cual significó para la empresa estatal un pérdida de más de 100 millones de pesos”, resaltaron desde Fechaco.

Por otro lado, se determinó que el 40% de la energía eléctrica es absorbido por organismos públicos tales como municipalidades, destacamentos policiales, entes educativos públicos, como también algunos asentamientos, los que no pagan luz generando un abuso del consumo energético sin que nadie ponga un límite. También se debe tener en cuenta el aumento de personal por parte del entre prestador del servicio, todo esto provoca que la comunidad deba abonar mayores costos.