Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/151414

Por comisiones y la caída de las ventas estaciones de servicio advierten con un lock out patronal

Propietarios de estaciones de servicio estudian variantes para expresar su preocupación ante una realidad compleja para el sector, entre las que cobra cada vez más fuerza la posibilidad de concretar un lock out en los próximos días.

Los empresarios alegan que el proceso de aumento constante de los costos y baja en las ventas, sumado a los precios prácticamente congelados; no sólo vuelve una quimera negociar cualquier tipo de mejora salarial para los trabajadores, sino además hace crecer exponencialmente la posibilidad del cierre de estaciones de servicio. Esta semana, habrá una reunión clave entre las petroleras, el Gobierno Nacional y los directivos de YPF que podría definir el futuro de conflicto en caso de que los reclamos de los estacioneros no sean atendidos.

Comisiones en disputa

El principal objetivo para los empresarios del sector es conseguir una mejora en las comisiones que cobran por cada litro de combustible vendido. La negociación se articula con el Gobierno Nacional y las petroleras que, hasta ahora, no muestran intenciones de ceder.

Hoy, estas comisiones se ubican en el 8%  y 9%, a las que se suman otros montos a la estructura de costos de las estaciones de servicio como el impuesto a las ventas con débito y crédito, y a los depósitos en efectivo que cobran los bancos. La intención es lograr que las estaciones se queden con el 10% u 11%, es decir, pelear por un par de puntos porcentuales más.

La cuestión es dilucidar quién paga los platos rotos. El Gobierno decidió no concretar el aumento de los precios del combustible pautado para los primeros días de abril, basado en la evolución del precio de los comoditties, en lo formal; pero también buscando evitar asumir el costo político de otro golpe al bolsillo en este agitado año electoral.

Los dueños de las estaciones de servicio no quieren echar mano a lo que consideran será el último recurso: relanzar el “servicio de playa”, es decir, un monto extra por cada litro vendido, sufriendo la más que esperable reacción de los clientes.

“Si el aumento de abril no se concretó es porque en algún sector hay un margen disponible de rentabilidad, y no es en las estaciones de servicio; lo que pedimos es repartir esos márgenes a las petroleras para evitar males mayores”, le dijo a NORTE una fuente confiable.

Salarios y puestos de trabajo, en peligro

En la provincia, se encuentra funcionando unas 110 estaciones de servicio, que cuentan con un plantel de empleados que va de los 10 a los 24, teniendo en cuenta que el horario laboral es ininterrumpido. En total, son unas 1600 familias las que dependen de la actividad de las empresas del sector.

En el escenario actual, según estimaciones propias, los estacioneros no están en condiciones de negociar los aumentos de salarios con los trabajadores, cuestión que se harán inevitable en los próximos días, ni garantizar la continuidad de los puestos de trabajo.

Por eso, todas las fichas están puestas en la reunión de la próxima semana en Buenos Aires, donde se sentarán a la mesa los representantes de YPF, que son los más complicados en la coyuntura actual al no poder “manejar los precios de cartel”, referentes del Gobierno Nacional y la petroleras. Los empresarios de sector de las estaciones de servicio esperan lograr avances en el pedido de una mejora en las comisiones antes de definir las medidas a implementar.

Si estas demandas no son atendidas, se concretará el primer paso de un plan de lucha que será el lock out patronal pero que se profundizaría con el correr de los días. “Nuestra situación es insostenible, así que esperemos llegar a buen puerto en esta negociación porque de lo contrario de condenará a muchas estaciones de servicio a cerrar sus puertas”, graficó a este matutino el empresario consultado.

 Abastecimiento complicado

Desde la Cámara de Expendedores de Combustibles y Afines del Chaco (Cecach) admitieron la existencia de problemas en el abastecimiento de combustibles en la provincia.

En rigor, los inconvenientes se produjeron fuera de las fronteras provinciales, concretamente en la refinería de la empresa Shell. Estos problemas técnicos de la petrolera holandesa generaron complicaciones en el abastecimiento de Capital Federal, provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Chaco, entre otras provincias.

En este marco, las estaciones de servicio Shell de han sufrido en los últimos días algunos quiebres de stock y poca disponibilidad de alguno de sus productos, pero los empresarios estiman que la cuestión se irá solucionando en los próximos días.

Sin embargo, si los inconvenientes se mantienen, serán las otras marcas de combustibles las responsables de responder a la demanda. De eso dependerá que no se concrete el faltante de combustible en general que ya ha encendido algunas luces de alarma.