Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/151384

El detenido por el femicidio de Araceli pedía en las redes “más seguridad”

En sus posteos en las redes sociales, Darío Badaracco, pedía la presencia de Gendarmería, exigía más seguridad, se unía a los reclamos para exigir Justicia y dijo que estaba “podrido de vivir en un mundo donde la envidia destruye familias”.

Escabrosos e incoherentes a la vez suenan hoy los posteos de Darío Badaracco, el hombre detenido y principal acusado por el femicidio de Araceli Fulles. En su cuenta de Facebook el hombre se unía a reclamos de los sectores populares exigiendo Justicia, pidiendo la presencia de Gendarmería y hablaba del amor a la familia.

“Podrido de vivir en un mundo donde la envidia destruye familias, el amor se viste de engaños y los traidores se disfrazan de amigos”. Con esas palabras, Badaracco se mostraba como un padre de familia muy unido a su mujer y sus hijos.  Hoy está detenido y es el principal acusado del femicidio cruento de una chica de 22 años.

Araceli Fulles estaba desaparecida desde el 1 de abril. El jueves su cuerpo fue encontrado en la casa de Badaracco: estaba a unos 35 centímetros de profundidad, bajo una losa de cemento y tapado con material de construcción.

Una vez que se conoció el caso, la psicoanalista e investigadora Myrian Maidana reflexionó el día después en una nota de Cosecha Roja: “En casi 5 horas, no escuché a nadie hablar de femicidio, ni de “Ni Una Menos”, ni un análisis sobre lo horrendo de que un cuerpo pueda ser trozado y enterrado sin más, de las nenas que juegan con un cadáver en el fondo de la casa, de que el/los asesinos del cuerpo “podría ser Araceli” no son animales: caminan al lado nuestro, declaran en juzgados, trabajan en la policía o en un corralón o son desempleados. Tienen hijxs, hermanxs, bailan, sonríen en las fotos”.