Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/151197
En las últimas horas liberaron al que compró el celular de la víctima

Por el femicidio de Araceli González solamente quedó detenido un pintor

A dos meses del crimen de la joven de Barranqueras, Araceli Anahí González de los seis sospechosos, solo uno quedó detenido y está sindicado como el presunto autor del primer femicidio de 2017 en el Chaco. Es un vecino que habría vendido el celular de la joven y la motosierra que robó de la casa después de cometer el ataque, según fuentes judiciales confirmaron a NORTE.

Un caso complejo tiene a su cargo la fiscal de investigaciones Nº9 Daniela Meiriño- quien no tiene un perfil mediático- pero los que la conocen dentro de la fiscalía destacan el trabajo puntilloso y cuidadoso que ha hecho desde que mataron el 23 de febrero a Araceli (18). Ha puesto preso a todo sospechoso que estuvo en la escena, o tenía acceso a la vivienda de González o mucho más grave, a los que compraron el teléfono de la mujer asesinada de tres puñaladas, cuando se hallaba sola en su domicilio de Ameghino 4375. 

David Daniel Fleita se cubre el rostro al ingresar a la fiscalía. Se negó a declarar y es el único que sigue preso.

Al único que Meiriño no le concedió el cese de prisión es a David Daniel Fleita (22), un pintor que está detenido desde el miércoles 12 de abril, luego de comprobarse que fue el que le vendió el celular de Araceli, y la motosierra del padrastro de la víctima, a Jorge Daniel Ujfalusi, apodado “Gordo”, quien luego de comprobarse la veracidad de sus dichos, logró la libertad al filo de la semana pasada. Así, la representante del Ministerio Público Fiscal (MPF), ha ido desenmarañando una trama muy compleja ya que debió seguir el camino del teléfono que el asesino se lo sacó de encima a las pocas horas.

Según la fiscal, el crimen fue entre las 4.30 y las 7 del 23 de febrero. Por tener el aparato también puso presos a Ezequiel Mario Cuenca y Roque Nicolás Domínguez, por supuesto encubrimiento agravado, pero después confirmó la pesquisa que ambos no tenían nada que ver con el homicidio y que uno de ellos había adquirido el teléfono “de buena fe”.

Pero la investigación dejó en seria situación al pintor Fleita. Vive a cuadra y media de la casa de Araceli. Se negó a declarar por recomendación de su defensora Viviana Díaz. La fiscal entre las pruebas, acusa a Fleita de haber golpeado la puerta de la casa de Araceli, pegarle en la cara, y una vez que ingresó obligó a la víctima a sacarse la ropa.

Siempre de acuerdo a Meiriño, el agresor como vio que González empezó a gritar, tomó el cuchillo que había dejado Mario Guerra, padrastro de la joven y empleado de un frigorífico, y le provocó tres cortes, el mortal fue en el cuello.

Una llamada antes del crimen

Un testigo fue clave en develar los hechos previos al femicidio. Es que Araceli mantenía una comunicación telefónica con un joven, quien declaró en la causa que ella le hizo saber que estaban golpeando la puerta y a los segundos escuchó el pedido de “auxilio” y que el celular cayó al piso.

En las pericias forenses se determinó que la joven estaba sin ropa interior y la calza de color negra solamente colocada en la pierna izquierda pero no se comprobó abuso sexual.

José Rafael Alarcón, alias “Tony”, albañil y conocido de Guerra, estuvo con prisión preventiva pero finalmente salió luego de estar 55 días encerrado. Todos, a excepción de Guerra, siguen supeditados en la causa, y deben comparecer a la fiscalía cada 15 días y cumplir otras normas de conducta.

Sin embargo, el defensor Ítalo Suligoy dijo que pedirá el sobreseimiento definitivo de Alarcón una vez que se conozcan resultados de pericias a la ropa manchada con sangre que se halló durante el allanamiento en la vivienda de Fleita, quien es el único más comprometido y que de acuerdo a la marcha de la investigación, sería el autor del femicidio.