Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/150268

Sturzenegger dice que se desacelera la inflación pero advierte que aún es “bastante alta”

El presidente del Banco Central,  Federico Sturzenegger, aseguró hoy que la economía está “en un  proceso de desinflación, pero todavía es bastante alta” y  consideró que la suba en el costo de vida es un “impuesto sobre la  sociedad que impide el crecimiento”.

   “En el mundo ya no hay debate. Todos tienen claro que la mejor  manera de mejorar el poder adquisitivo es bajar la inflación”,  consideró el funcionario.

   Agregó que “luego de la fuerte caída de la inflación en el  segundo semestre del año pasado, estamos viendo ahora señales  mixtas”.

   En cuanto al debate sobre el atraso cambiario, el titular del  Central puntualizó que “el tipo de cambio sólo se apreció 2% este  año”.

   “Se mira demasiado cómo se mueve el dólar. Pero lo que hay que  observar es cómo se comportó el peso en relación a lo que pasó con  otras monedas de socios comerciales argentinos, como Brasil,  México o Europa”, detalló.

    Sturzenegger disertó en un encuentro organizado por el  Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) en un panel sobre  metas de inflación junto con los pares de México, el  vicegobernador Alejandro Díaz de León, y Julio Velarde de Perú.

   “Hay que ser consecuente con lo que uno dice, a varios países  les costó bastantes años implementar el sistema. Acá no tenemos  miedo de flotar, sino miedo de no flotar”, sostuvo.

   Indicó que “el tipo de cambio tiene que bajar y subir en  forma  suave” y subrayó que “en el caso de la Argentina es muy  impresionante el desarrollo del mercado de divisas, que ya no se  guía por eventos de corto plazo sino por la información y las  expectativas.

   Sturzenegger sostuvo que “cuando la baja de la inflación se  hizo antes se usó un ancla cambiaria, lo cual es fácil al  principio pero no después porque se sabe como entrar pero no cómo  salir”.

   Sobre la autonomía de la autoridad monetaria, consideró que “la  Argentina trató en el pasado con un banco central sin  independencia por muchos tiempo” y agregó que “en un año  electoral, no estamos atados a los objetivos políticos de corto  plazo”.

   “Casi no intervenimos en el mercado cambiario; compramos  reservas porque veníamos de un nivel muy bajo. Este año el tipo de  cambio multilateral se apreció un dos por ciento, pero en un  contexto de tipo de cambio flotante, así que hay que fijarse en el  tipo de cambio multilateral”, apuntó.

   Luego, afirmó: “Entiendo que la gente mire lo que pasa con el  dólar, porque es un reflejo de lo vivido en los últimos años y el  temor a su impacto en la inflación. Pero la realidad es que el  tipo de cambio real muestra una gran estabilidad en el último año  y eso marca una de las grandes ventajas de la flotación”.