Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/149123
Dos ingenieros de la política en mensajes diferenciados

Macri eligió el tono emocional y lanzó la campaña de Cambiemos

Beatriz Sarlo, una intelectual que predicó muy duro contra el kirchnerismo, le formuló críticas agudas al mensaje del presidente de la Nación que en un giro de su estilo de generalizar sin precisiones (tuvo tres visitas al Chaco donde fueron más importantes las imágenes que las decisiones), puso énfasis en confrontar con el pasado de 12 años peronistas y de hecho usó un tono electoral apuntando a polarizar con la fuerte oposición parlamentaria y formalmente lanzó la campaña electoral donde Cambiemos sabe muy bien que afrontará un test crucial.

Lo hizo intentando transmitir optimismo, asegurando que “hay menos relato y más verdad” pese a que las múltiples señales recesivas de la economía persisten y la caldera del malestar social atraviesa por escollos de fuerte impacto como lo serán en la nueva semana el paro nacional docente (pese a toda la artillería política y mediática contra los sindicatos de maestros y profesores), incentivado por el fracaso de la paritaria bonaerense, la movilización de la CGT del martes 7 con todo el sector de las Pymes (que la están pasando mal, qué duda cabe) y empresas nacionales, gremios industriales como la Asociación Obrera Textil por despidos que dolieron en el Chaco.

Para colmo, vivimos otro fin de semana sin fútbol de la AFA por la resistencia de los profesionales agremiados, en el país que encabeza alguien tan experto en la materia como el expresidente de Boca Juniors, nada más y nada menos. (Ni hablar de las adhesiones que puede cosechar la propuesta de paro cuando el miércoles se celebre el cuadragésimo aniversario de la proclamación por las Naciones Unidas de los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional).

Los socios radilcales

En la cumbre radical de Villa Giardino y en otros foros de alto nivel donde siempre participó Angel Rozas, reelecto presidente del interbloque oficialista del Senado, el mensaje de Macri hacia sus aliados recalcó que no existe un plan “B” como alternativa del camino elegido y que viene suscitando disconformidades que no excluyen a quienes ven al centenario partido de Alem e Yrigoyen aportando su estructura territorial en 20 distritos del país, mientras el PRO no logró ampliar su base política como sucede en el Chaco donde todo gira en torno del diputado Obeid como principal referente.

Nada menos que Ricardo Alfonsín lanzó anteayer la propuesta de volver al plan A que se aprobara en la ya histórica convención nacional de Gualeguaychú, rescatando lo que se consideró mejor para la sociedad con un soporte institucional diferente, poder influir en la gestión y evitar errores.

Un columnista de “El Cronista” llegó a revelar esta semana que en esa cumbre Villa Giardino (en el hotel del Sindicato de Luz y Fuerza), hubo una voz radical que lanzó algo así como “si lo hubiesen designado jefe de Gabinete a Ernesto Sanz en vez de Marcos Peña, estaríamos mejor”. (La referencia al dirigente mendocino reconoció el respeto que suscita, sobre todo ahora que se ha reintegrado al elenco más cercano a las consultas de Macri y como tal lo escoltó en el viaje a Madrid sin ocupar cargo alguno).

El escenario chaqueño

Si el gobernador Peppo confiaba en que su llamado a la responsabilidad colectiva por un año mejor para el Chaco, como acto reflejo encontró el rechazo del bloque opositor a votarle el financiamiento del déficit de arrastre de 3.000 millones del presupuesto 2016. Aun cuando sabe que tiene fondeo nacional si viaja con la ley aprobada, se repite la escena del rechazo al crédito del Fondo de Infraestructura que redondeó 2.500 millones para reanudar en pocas semanas el segundo gran acueducto. No lo votaron, pero los radicales esperan coronar a Macri cuando a fines de 2018 se abastezca con agua a un recorrido de 500 kilómetros.

Que ese déficit termine obligando a un ajuste que derribará muchas propuestas de Peppo en su visión del 2017 para diversos sectores, la zancadilla es para la oposición radical un objetivo electoral, después de protestar por un hecho obvio: el desdoblamiento de la ronda legislativa, primero la provincial y después la nacional de octubre, con la etapa previa de las PASO en cada ronda.

Se asegura que también en Villa Giardino, Angel Rozas -recién llegado de Nueva York donde estuvo en la ONU-, les dijo a los dirigentes chaqueños de Convergencia Social, la línea interna que lidera y que lo llevó a ser dos veces gobernador, que decidan por sí mismos y los apoyará sin intervenir ni interferir.

Si lo que se busca es una renovación de figuras, la UCR deberá zafar de las reelecciones de Carim Peche, Roy Nikisch, Ana M. Canata, Mariana Salom y el líbero Sergio Vallejos, que completarán su mandato este año. No será casual que el breñense Livio Gutiérrez aspire ganar espacio por la presidencia del bloque y que Irene Dumrauf, obsesionada mediática por ensañarse con Capitanich, se sienta con derecho a competir por la diputación nacional que parecía segura para Aída Ayala, muy debilitada en la Secretaría de Municipios y el rebote de la crisis de Casalboni en Quitilipi.

Y por si fuera poco, desde Somos Parte quiere lanzarse con el mismo objetivo la intendente de Barranqueras, Alicia Azula, así deba llamarse a elecciones para cubrir los dos años finales de su mandato y el justicialismo puede barrer con la chance del actual presidente del Concejo Municipal, Raúl Vinokurov, de discrepancias irreconciliables con la jefa de la comuna portuaria.

Hay que tener en cuenta a las damas radicales porque si bien en el Justicialismo desde hace mucho rige el uno y uno con la rama femenina, la ley de Equidad de Género que tendrá rápido trámite en la Legislatura, impondrá en la UCR un espacio compartido donde no entrarán todos. En especial, si se quiere hacer pie especulando con las candidaturas para el 2019 donde el coordinador del Plan Belgrano, Víctor Zimmermann procura ir poniendo una ficha día a día.

Peppo eligió desplegar su gestión con lenguaje bastante moderado

Si bien los propios opositores reconocieron que su mensaje estuvo cargado de buenas intenciones, el gobernador Peppo quiso inaugurar el año parlamentario con un despliegue de objetivos y realidades de gestión, sobrevolando los cuestionamientos candentes a esas dificultades durante el primer año macrista, donde su administración surfeó siempre entre la presión, a veces agresiva, de las demandas locales y de las canillas que la Casa Rosada fue abriendo poco a poco, con una referencia que no quiso dar en la figura del ministro Frigerio que intervino en las puntadas con hilo de un gabinete de numerosos miembros, trato complicado y con áreas como la de viviendas, donde la obsesión sospechosa promovió siete auditorías sin encontrar razones para el congelamiento de fondos para 7.000 unidades paralizadas y que recién ahora tienen una reactivación parcial.

El mensaje tuvo como eje al sector público y toda su dimensión, con detalles como la mención de la corrupción en Salud que supone intervenir con firmeza y que el Tribunal de Cuentas, como órgano específico de control, seguramente está haciendo lo suyo para destapar lo que deba destaparse y circular por la puerta giratoria.

Si su gobierno está promoviendo que se declare la emergencia nacional de la cadena de valores textiles, era de esperar un llamado potente para comprometer a todos los sectores en una operación rescate que no consiste en citar la magra siembra de 150.000 hectáreas de algodón, justamente cuando se sabe que Santana Textil, por primera vez, deberá importar fibra desde Brasil para abastecerse y de eso se trata como una cuestión vital no sólo para el Chaco sino para el país.

Los cierres de TN Platex, Pampero, Alpargatas y el hecho de que Santana, a pesar de seguir equipándose, hoy tenga la mitad de la hilandería parada por la caída del consumo y el impacto de las importaciones son realidades ineludibles y cruciales, más allá del esfuerzo de los programas de obras y servicios públicos que se promoverán en este 2017.

¿Ahora con otro lenguaje?

El gobierno provincial parece estar advirtiendo que necesita ocupar el centro del ring y levantar la guardia de autoridad y legitimidad, ante sectores insaciables que siguen cortando rutas y promoviendo piquetes, sin que importe el perjuicio al resto de la comunidad, como esos ancianos condenados a transitar la ruta 16 con temperaturas calcinantes.

Por eso -cuando esos activistas pretendían guillotinar a un ministro- la Fiduciaria del Norte salió a informar que de todos los préstamos otorgados para la siembra de girasol no se canceló ninguno al cabo de una gran cosecha de buenos rendimientos.

Por eso mismo, sería un error después de tantos años de apoyo a las cooperativas agrarias que todavía se proponga recurrir a un fondo fiduciario de salvataje, cuando la moratoria de la AFIP que vence a fin de mes no puede incluirlas por incapacidad de repago, fruto de su vaciamiento productivo y societario.

Un ejemplo es la cooperativa de Santa Sylvina que hoy se sostiene con la reventa de electricidad rural y tiene un pasivo de 12 millones, donde hay una porción que la ATP espera cobrar aunque sea en terrenos para planes de viviendas de la provincia.

La demanda de la cual se hizo y seguirá haciéndose eco este diario subraya la necesidad de que la anunciada visita del jefe de la AFIP al Chaco aborde la presión tributaria insostenible sobre la cadena de pymes de toda la provincia, como una señal de la temperatura que seguirá subiendo si la recesión subsiste y el consumo no reacciona, poniendo en riesgo al empleo privado que está muy lejos de las garantías de estabilidad del que goza el sector público pese a su sobrepeso.

Y en el plano de las relaciones con la docena de sindicatos docentes que no aceptaron la propuesta inicial del ministro de Educación, el gobierno de Peppo se posiciona hoy con un llamado al compromiso educativo que abarca a las familias, docentes, estudiantes y el propio Estado, recogiendo puntos esenciales del mensaje ante la Legislatura, donde el gobernador llegó a decir que debería ir preso el padre que no envía a su hijo a la escuela y esto viene pegado a la realidad de aulas vacías que tiene larga vigencia en el Chaco.

Pero hay una diferencia con el enfoque del macrismo en la provincia de Buenos Aires y la negativa de llamar a la tradicional paritaria nacional, donde el ministro Bullrich hace mutis por el foro, en lenguaje teatral.

En el Chaco se respetó el derecho de huelga hasta límites insoportables como los de Sitech Federación, especialmente en los paros interminables de Quitilipi, pero nunca se los calificó de destituyentes ni de ser promovidos con motivaciones partidistas y menos, atacando a sus dirigentes como Baradel.

Nos queda una duda: no sea que la prensa porteña, ávida de proteger y mostrarlo a Macri con alguna escolta de gobernadores justicialistas, al estilo del salteño Urtubey, salga a interpretar que esta solicitada del Chaco se activa para acompañar al dilema de la provincia de Buenos Aires, obsesión electoral de unos y otros como si la Argentina no se prolongara en zonas marginadas como el noreste con todas sus heridas sociales abiertas.