Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/148410

Bajo bienestar emocional en los jóvenes argentinos

Ansiosos, poco amados, solitarios, acosados y con demasiados problemas, los jóvenes argentinos tienen uno de los niveles más bajos de bienestar emocional en el mundo, según un estudio global sobre la llamada “Generación Z” que difundió una Ong en Londres.

Ni siquiera llegan al 20 por ciento. El porcentaje de adolescentes y jóvenes argentinos de entre 15 y 21 años que dice sentir un buen grado de bienestar emocional apenas alcanza al 18 por ciento.

Es decir, más de cuatro de cada cinco chicos y chicas nacidos entre 1995 y 2001, la están pasando mal en la Argentina, que así se convierte en el segundo país, después de Brasil .

De acuerdo con la “encuesta de ciudadanía mundial”, que realizó la Fundación Varkey entre 20.000 chicos de 20 países, el bienestar emocional de los adolescentes de nuestro país ronda el 18 por ciento, notoriamente por debajo del promedio mundial que es del 30 por ciento, y apenas por encima de Brasil, que ocupa el último lugar del ranking con 16 por ciento.

Es decir que la gran mayoría de los chicos no la pasan bien en Argentina.

El trabajo revela que el porcentaje de jóvenes que experimentan el mayor bienestar emocional está en Indonesia, con 40 por ciento. Le siguen en el podio Israel con 38 por ciento y Alemania y China con 36 por ciento.

Una de las variables que toma el estudio para determinar el grado de bienestar emocional tiene que ver con la ansiedad.

Al ser consultados sobre los factores que determinan que los jóvenes argentinos se sientan más ansiosos en la vida, el dinero y las presiones escolares son las dos principales con 48 por ciento cada una.

Las relaciones personales con padres y amigos son otra variable clave para la felicidad general. En Argentina, los chicos que sienten que tienen una buena relación con sus padres y un vínculo sólido con sus amigos llega al 61 por ciento y aunque es de las más bajas registradas por el estudio, está cerca del promedio mundial de 67 puntos porcentuales.

Además de la Argentina, Brasil y Rusia, con 60 y 57 por ciento de sus jóvenes expresando esta insatisfacción, son los que presentan menor cantidad de casos de vínculos sólidos.

Finalmente el trabajo consultó a los jóvenes sobre su bienestar físico general. Aquí, sólo el 16 por ciento de los chicos argentinos dijo que duerme bien, hace ejercicio con frecuencia y destina tiempo suficiente al descanso y la reflexión.

Hay otras conclusiones de la encuesta, menos esperanzadoras para Argentina. Sólo el 39 por de los jóvenes y adolescentes describe a la Argentina como un buen lugar para vivir, el 52 por ciento como ni bueno ni malo y el 9 por ciento como un lugar directamente malo.

Además, fueron pesimistas respectos del futuro del mundo. Sólo el 9 por ciento considera que el mundo está mejorando contra un 47 por ciento que afirma que está empeorando.

Los factores más mencionados como causas de temor respecto del futuro fueron el conflicto y la guerra, en un 80 por ciento de los encuestados. El terrorismo global causa temor en un 79 por ciento, además de la creciente brecha entre pobres y ricos, en un 69 por ciento, y el temor a una pandemia global, en un 55 por ciento.

La encuesta recoge información valiosa acerca de las actitudes, comportamientos y valores de adolescentes y jóvenes de Brasil, además de la Argentina, en América latina; de Estados Unidos y Canadá; de Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia; de Rusia, China, Corea del Sur y Japón; de India, Indonesia, Turquía e Israel y de Australia y Nueva Zelandia.

El trabajo es el primer estudio comparativo internacional a gran escala de las actitudes de jóvenes y adolescentes.

Se trata de un intento abarcativo por comprender cómo piensan y sienten los adolescentes y jóvenes de hoy, los “bebés del milenio”, según los llama el estudio, que serán los protagonistas del rumbo que el planeta tome en los próximos sesenta años. Nada menos.