Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/147670
agiSe bailó y se escuchó respetando a la luna

Saluzzi, Jury, Orellana-Lucca, José Luis Aguirre y Raly marcaron la apertura de un Cosquín diferente

Por Pedro Jorge Solans (Especial para NORTE) - Abrir la 57ª edición del festival con el regreso del talentoso Dino Saluzzi fue una apuesta fuerte de Cosquín pero también fue una muestra de la convicción que tiene la comisión organizadora de volver a tener una plaza que baile sin dejar de escuchar, y que el folclore no sólo es grito.

Saluzzi desembolsó su trayectoria y brindó un recital excelso, impecable, como si se hubiera preparado para el regreso.

Habían pasado ya las carrozas y el desfile de los seis mil bailarines por las calles coscoínas, el calor había aflojado y la noche era un manjar en bandeja. El grito sagrado en la voz de Claudio “Pipulo” Juárez anunciaba que la primera luna llegaba para disfrutar de la buena música, para escuchar poesía, propuestas cuidadas y mensajes de todo tipo, -el que más pegó fue del cantautor transerrano José Luis Aguirre que se refirió a la defensa de los bosques y los ríos y tomó posición con respecto a la ley de migraciones. Tampoco se olvidó que hace veinte años que canta en el reducto más marginal y famoso que tiene el festival, el patio de la Pilincha.

Después del exquisito recital de Saluzzi fue el turno del dúo santiagueño, consagración 2016, Orellana-Lucca que puso baile y la plaza pasó de escuchar a bailar siempre agidiferentetando los pañuelos. El dúo no desentonó con los tiempos que están viviendo donde la gente los sigue y canta sus chacareras y zambas. Otro acierto de estas nuevas ediciones coscoínas en la administración de los tiempos en el escenario, justos, respetuosos y acordes a las propuestas artísticas. Un párrafo más para destacar es la escenografía de bellísima artística y coherente con el producto final ideado que empezó con la noche inaugural para bailar y siguió anoche domingo con los clásicos y el homenaje merecido a uno de los grandes referentes del canto latinoamericano como fue el uruguayo Alfredo Zitarrosa que en varios eneros cantó en la plaza Próspero Molina y la de hoy lunes con la noche carnavalera y mañana martes con la del reencuentro.

Sin embargo, la noche del sábado no se quedó con Saluzzi. Tras las palmas de Orellana-Lucca vino la revelación de la noche con la sobrina de Leonardo Favio e hija del guionista Jorge Zuhair, Luciana Jury, quien con la desfachatez del talento y personalidad trajo vestigios de un canto continental, algo así como reminiscencia de Chavela Vargas, Chabuca y de su propio tío. Con un tono muy singular.

La noche promediaba y la plaza disfrutaba, trasuntaba buen ánimo, y la postal provinciana era de San Juan que por la providencia de los duendes coscoínos trajo a colación una celebración de cuecas y tonadas cuyanas y como si eso no alcanzara Los Trovadores de Carlos Pino, embajadores del poncho coscoino, cantaron “Cuando tenga mi tierra” y entregaron a las hijas de la creadores de la prenda emblemática, Coloma de Alegre un recuerdo.

Después de las emociones y el llamado a la memoria volvió el baile con los amigos del Chango y el santiagueño Horacio Benegas y la noche terminó de delirar con el cierre a cargo del Raly Barrionuevo. El trovador de Frías, Santiago del Estero, venció al calor y dejó los cuerpos calientes que pasadas las 3 del domingo salieron de la plaza para alborotar el circuito peñero.

Los Trovadores y el poncho coscoíno

El emblemático grupo Los Trovadores que revolucionó el folclore vocal en los años 60 con el liderazgo del chaqueño Carlos Pino fue el padrino de la prenda más sagrada del festival de Cosquín.

La mujer que soñó con un festival y diseñó un poncho que lo identificara en el país como la Capital Nacional del Folclore se llamó Francisca Coloma Lucía Coll de Alegre. Fue docente, entusiasta
hacedora y enamorada de su patria chica, fue junto a su esposo Pablo Alegre una adepta de primera hora a la idea de realizar el primer Festival del Folklore. Su casa fue permanente
refugio de folkloristas que llegaban a Cosquín.

Formó parte de la Secretaría de Alojamiento de la Comisión de Folklore y de Relaciones Públicas. Fue en esta función en 1966 donde pensó y diagramó en su mente la prenda gaucha.
El Poncho creado por Coloma se presentó en la edición de Cosquín ‘67 como prenda oficial del Festival. El mismo fue apadrinado por Los Trovadores que lucieron la flamante prenda en sus actuaciones festivaleras en el país como en las giras internacionales

Hoy en el escenario

Himno a Cosquín - Ballet Esencia de mi pueblo y Ballet José Hernández
Los Tekis
Mariano Luque
Tucumanos (Lucho Hoyos, Claudio Sosa, Topo Encinar y Juan Quintero)
Milena Salamanca
Ballet Juventud Prolongada
Postales de Provincia: La Rioja
Brisas del Norte
Lucrecia Rodrigo
Ballet Folclórico Nacional
Dúo Nuevo Cuyo
Ganador Pre Cosquín
Sergio Galleguillo