Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/147665

Temor a robos dispara la demanda de sistemas de seguridad para proteger viviendas familiares

Las empresas que brindan servicios de seguridad han crecido desde que los hechos delictivos son cada vez más frecuentes en las viviendas familiares.

Marcelo Freschi, representante de SISE, empresa chaqueña que comercializa varios paquetes con sistemas de seguridad con todos los presupuestos. 

El dueño de Sistemas Integrales de Seguridad Electrónica Argentina (SISE), Marcelo Freschi, describió ante NORTE las demandas de la gente a la hora de contratar un paquete de seguridad para su vivienda.

En primer lugar aseguró que la demanda por sistemas de seguridad para viviendas “desde 2014 en adelante creció más de un 250 por ciento en el Chaco”. “Creció en todo, en demanda, en instalaciones y en consultas. En SISE tenemos la representación de cercos perimetrales en la provincia; en 2016 la empresa realizó 324 instalaciones de cercos en el área metropolitana (de Vilelas a Fontana) en domicilios particulares”, detalló.

También afirmó que la contratación de sistemas de seguridad “no es una cuestión de clase social” ya, que, “cuando se trata de seguridad, la gente no escatima en gastos”. “

El 40% de nuestros clientes es gente que sufrió alguna situación de vandalismo o robos, y siempre buscan prevenir el robo. familiaresEl 80% de los que contratan el servicio son domicilios particulares, casas, no importa la zona (generalmente se dan en lugares alejados de Resistencia, desde Vilelas hasta Fontana)”, agregó.

Precios para todos los presupuestos

Al tiempo que especificó que la adquisición del equipo de cerco perimetral cuesta alrededor de 10 mil pesos, un sistema de alarma y seguridad, según las necesidades del cliente, cuesta desde 5 mil pesos y hay instalaciones mucho más amplias con presupuestos más elevados; mientras que el monitoreo constante tiene un abono que comienza en los 400 pesos (a los que se les agrega los servicios adicionales que requiera el cliente).

Por su parte, Melisa Liska Piqc, agente oficial de venta de Sistemas de Seguridad ADT, señaló a este medio que la empresa “creció en el último año”. Por dar una referencia, hasta 2014 sólo ella era representante en la zona y ahora existen tres agentes de ventas más que a su vez tienen vendedores por región.

Explicó que la empresa brinda “un servicio integral” de emergencia médica, Bomberos y Policía. El mismo incluye, de acuerdo con el paquete promocional al que acceda el cliente, servicio de cámaras mediante circuitos cerrados (control interno) sin monitoreo de la empresa que cuesta desde 3.900 pesos.

“También ofrecemos alarmas que se entregan en comodato con un abono mensual y otros sistemas como barreras infrarrojas, sensores de movimiento con alarma. Nosotros llamamos y ofrecemos el servicio, ADT es una empresa nacional con el centro de monitoreo en Buenos Aires, los clientes no pagan la instalación y hay cuatro tipo de abonos, el más barato cuesta 579 pesos y el más caro 637 pesos”, describió.

Coincidiendo con Freschi, la agente de ADT también advirtió que “la mayoría de los que nos contratan son domicilios particulares, y generalmente es gente que sufrió un robo o algún vecino del barrio sufrió, entonces toman el servicio como prevención”.

Los cercos

Freschi señaló que en el último tiempo los cercos perimetrales crecieron en demanda por el hecho de que “es una primera línea de detección de intrusos”. “Un cerco no detecta animales, no es letal para las personas y cumple distintas certificaciones de nivel nacional e internacional, y ese cerco en nuestra empresa desarrollamos una estructura para poder monitorearlo. Por lo que además de instalar alarma en el domicilio, también monitoreamos el cerco”, explicó.

En ese sentido, el representante de SISE advirtió que hay un interés en las personas por mantener un control de lo que sucede en su vivienda. Los sistemas de monitoreo que ellos venden cumplen con ese requisito ya que, si el cliente no está en la casa, lo que sea que suceda allí le llega al celular y hay un agente de SISE que lo está llamando. También tiene una alarma, por si está ingresando o lo están siguiendo, puede presionar un botón en el celular y la empresa se entera de que hay algún problema.

Videovigilancia

Otro método de seguridad que creció y que no distingue clases son las cámaras monitoreadas mediante el sistema de videovigilancia. Solo SISE, en Resistencia, tiene 150 cámaras que monitorean veredas de viviendas particulares, fábricas, depósitos, edificios y obras en construcción.

“Hay operadores las 24 horas viendo las cámaras ubicadas en distintos lugares del Gran Resistencia, domicilios privados por supuesto, donde el agente hace una especie de guardia virtual. El operador, desde la central, puede hablar al lugar, prender luces, disparar una sirena si no se logra disuadir a la persona que está intentando cometer un ilícito; entonces llamamos a la policía y damos una descripción del sujeto y el lugar”, explicó Freschi.