Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/91732

Detrás de Wanda Taddei, murieron quemadas otras 66 mujeres

Un total de 66 mujeres murieron incineradas desde el ataque con alcohol y fuego sufrido por Wanda Taddei a manos de su esposo, el exbaterista de Callejeros Eduardo Vázquez.

   Así lo reveló un informe elaborado por el Observatorio de Femicidios ‘Marisel Zambrano‘, organismo de la Casa del Encuentro que realiza un seguimiento pormenorizado de los crímenes de mujeres y niñas en la Argentina, a un promedio de una víctima cada 35 horas.

   Se lo denominó ‘Efecto Wanda‘, porque tras el ataque con alcohol y fuego a principios de 2010 sufrido por Wanda Taddei a manos de  Vásquez, los episodios de violencia de género con características similares se multiplicaron, al punto que desde ese femicidio ya suman 66 las mujeres que murieron incineradas.

   Este año se registrados siete casos, afirma un estudio, al que Diario Popular tuvo acceso y da cuenta en su edición de hoy, del Observatorio de Femicidios ‘Marisel Zambrano‘, organismo de la Casa del Encuentro que desde 2008 realiza un seguimiento pormenorizado de los crímenes de mujeres y niñas en el país, que fueron 1.236 bajo distintas modalidades, a un promedio de una víctima cada 35 horas.

   A pocos días de presentarse oficialmente el trabajo de los femicidios registrados en el primer semestre 2013, las coordinadoras de la organización, Fabiana Túñez y Ada Rico, difundieron los datos sobre casos perpetrados con fuego, con siete víctimas fatales en los primeros seis meses del año, totalizando 66 desde el femicidio de Wanda Taddei: 11 mujeres en 2010, 29 en 2011, y 19 en 2012. La oscura estadística revela que cada 18 días una mujer resulta asesinada con utilización de fuego en el país.

   Túñez y Rico dijeron que a ‘estos femicidios, estas mujeres incineradas, desde el asesinato de Wanda Taddei‘ quieren hacerlo ver ‘como un efecto espejo, como una seguidilla de casualidades pero no son tales, en la mayoría está presente el alcohol, el agresor habla de accidente y todas las familias hablan de antecedentes previos de violencia sexista‘.

   ‘Dominar, controlar, poseer el cuerpo, la vida, la historia y marcar a fuego el objeto de posesión que es la mujer para el agresor‘, señalan las expertas.

   Asimismo, expresaron que ‘ante la insuficiente investigación de parte de la justicia, tenemos en la Argentina jueces que consideran que uno más uno es dos, a la hora de llevar adelante una investigación de posible femicidio, pero en la temática de la violencia hacia las mujeres los factores, sociales y culturales son lo que diferencia estos femicidios de los asesinatos en general‘, señalando que hace falta ‘saber escuchar los relatos y los antecedentes, entender el circulo de la violencia y sus implicancias individuales y colectivas‘.

   ‘En muchos casos son las familias las que denuncian los antecedentes de violencia de estas relaciones, el denominador común en estos casos fue y sigue siendo la impunidad. El agresor encuentra la forma de quedar fuera de toda responsabilidad, justificando que el también fue víctima, ya que en algunos casos ellos están con leves quemaduras, mientras que las mujeres llegan en estado gravísimo a los hospitales‘, explicaron.

   Finalmente, Túñez y Rico expresaron que ‘si no hay investigación y justicia aparece la impunidad, por eso la repetición de los casos, por eso el aumento de los casos de femicidios‘.