Temas de hoy: LAB Secheep Bono de fin de año Actividad industrial La Final del Siglo
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/91128
Derrotó al oficialismo con el apoyo de la Tupac Amaru

Liliana Pascua es la nueva intendenta de Enrique Urien

Por casi 400 votos, la candidata del Frente Para el Cambio se impuso en las elecciones por la intendencia de Enrique Urien, con el apoyo del Movimiento Tupac Amaru. El amplio margen que le dio la victoria a Pascua dejó por debajo a Adelita Szulak con casi doscientos votos, luego siguieron Jorge Cantero en el tercer lugar, Jorge Gómez en cuarto puesto y, por último, Eduardo Szulak.

ENRIQUE URIEN, (Especial de la Agencia Villa Ángela) - Enrique Urien amaneció con olor a democracia y las ansias de definir su futuro. A las 8, la Escuela 23 abría sus puertas para permitir a los ciudadanos cumplir con su deber. Cuatro mesas habilitadas y 1024 votantes en los padrones eran esperados para sufragar. 

Liliana Pascua es recibida por decenas de militantes que la acompañaron y saludaron por su victoria en Urien.

Si bien se pretendía que sea una fiesta, durante la mañana los ánimos estaban caldeados y muchas eran las dudas con respecto a algunos votos, hecho que se repitió más tarde en el conteo. Para el mediodía, ya todo se tornaba normal, pero aún faltaban muchos votantes por sufragar.

Durante la siesta y lo que restó de la tarde, la escuela mostraba una imagen colmada. A las 18 se cerraron las puertas del establecimiento y comenzaron a emitir sus votos los últimos ciudadanos. Los ánimos volverían a caldearse, esta vez la contienda rondaba entre quiénes y cuántos representantes de cada candidato entrarían al conteo de votos. Esta situación dilató en muchos casos el comienzo del escrutinio, que de por sí habría de prolongarse con la aparición de votos fotocopia y el debate por decidir qué hacer con ellos. Lo más lógico era impugnarlos o darlos como nulos, fue así como se solucionó la cuestión.

La primera mesa escrutada ya mostraba a Liliana Pascua logrando 42 votos, diez por encima de su mayor contrincante. La gente comenzó a hablar, los que estaban dentro de la escuela comenzaron a hacerle señas a los que quedaron fuera y así comenzaba a correr la voz.

Una hora más tarde, de repente, dos mesas se cerraron casi al mismo tiempo y Pascua seguía arriba. Ya sólo faltaba una, no obstante los festejos ya comenzaban a hacerse notar. Alrededor de las 20 se terminó el escrutinio y con eso, se confirmaba lo que ya se venía especulando: Liliana Pascua se convertía en la nueva intendente de Enrique Urien.

“Frente ara el Cambio apoyó y acompañó desde el inicio a Liliana Pascua cuando se acercó y nos planteó que tenía un proyecto distinto para Enrique Urien. Era un proyecto a dos años que se adelantó y en más de un mes la vimos trabajando incansablemente con su voluntad. Mañana estaremos seguramente con el gobernador reunidos porque Liliana Pascua necesita de todos. Creo que ganó la democracia, creo que ganó Enrique Urien. Con una mujer, muy joven, con muchas ganas, que ya ha hecho mucho, que camina por su pueblo”, expresó Néstor Fantín, referente del Frente para el Cambio a nivel provincial.

Ya victoriosa, Liliana Pascua asomó desde la Escuela 23 y afuera fue todo euforia. La mujer de escasos treinta y pico de años, que comienza a conducir los destinos de Enrique Urien, estalló en un llanto de alegría. ‘La victoria es del pueblo, de la gente humilde. Se lo debo a mi pueblo, a mi gente, le agradezco a mi compañero del alma, Luis Banegas, referente de la Tupac Amaru, a Néstor Fantín, el presidente de mi partido, a Cristina Aboitiz que me acompañaron todo este tiempo para que mi pueblo salga adelante”, expresó.

Acompañada por su gente, se dirigió a la puerta donde la esperaba el pueblo, y la mayoría se aprestaba a recibirla, a felicitarla, a darle su apoyo.

Se abrieron por fin las puertas y los que estuvieron hasta el final, que no fueron pocos, saludaron a su victoriosa representante, mientras le regalaban sus sonrisas y gestos de felicidad. Así Liliana Pascua celebraba su victoria, con el afecto y el acompañamiento de esa mayoría, de ese pueblo que confió en ella su futuro.