Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/82608
Bajas recaudaciones en una ciudad a media máquina

Los taxistas hacen frente a su mes más difícil

 El Amerian Hotel Casino Gala estaba rodeado de vehículos, una cola larga de taxis recorría la cuadra de la calle Necochea donde tenían sus espacios bien delimitados, pero el movimiento era casi nulo, en una zona céntrica donde el tránsito suele convulsionar entre bocinazos y movimientos frenéticos de vehículos.

     

Ayer el centro estaba relativamente calmo y la actividad de los taxistas estaba limitada a los mates en la sombra.

“Enero es un mes complicado, se hace difícil”, nos confesó Hugo Espinoza, chofer de taxi, mientras recorría con la vista los alrededores del Casino en busca de un pasajero.

NORTE habló con varios trabajadores del volante que atraviesan la etapa del año más dura para la actividad. Un mes en el que la ciudad parece semivacía por la ausencia de actividad en oficinas y organismos públicas, el receso de la actividad privada, los viajes de miles de familias por vacaciones y la caída de movimiento que siempre implica el hecho de que no haya clases en las escuelas.

 Esperando marzo

 Por eso, para taxistas y remiseros el objetivo es llegar a marzo, cuando la ciudad vuelve a su ritmo habitual y la demanda se normaliza. Mientras tanto, conseguir viajes se hace cuesta arriba y la parte más difícil es para aquellos que no son dueños de los autos que manejan. Es decir, trabajan por una comisión de lo recaudado. Una tajada que se hace pequeña en enero y febrero.

Es un período en el que incluso los conductores flexibilizan sus medidas de prevención frente a la inseguridad. Viajes a “zonas peligrosas” que en otros momentos se rechazan para evitar eventuales problemas, se realizan de todos modos.

“Yo entro a todos lados”, nos dice Carlos Báez y luego agrega pensativo: “El problema es a la noche pero en realidad siempre corrés riesgos”.

Hugo Espinoza nos comentó que justamente la semana pasada habían asaltado a un compañero taxista en un recorrido y que la policía hizo poco. “Los ves recorriendo los barrios pero te puedo asegurar que no hacen nada”, nos atestiguó Gustavo Gómez, otro chofer de taxi. “Tampoco recibimos apoyo del gobierno en materia de seguridad, nadie quiere invertir en eso y nadie nos escucha”, remató Hugo Espinoza.

A pesar de la mala temporada que presenta enero la mayoría de los taxistas confían que a fin de mes la situación va a mejorar y que se recuperará así lo poco que se hizo. Reclaman por seguridad para poder realizar sus recorridos con tranquilidad y que pronto la actividad se normalice.

 

 

Últimas noticias de Locales