Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/81794
La sequía aportó a la merma en la intención de siembra

La actual campaña agrícola provincial cortó la tendencia alcista de las últimas temporadas

Por Guillermo Koster
 

La proyección alcista de las últimas temporadas no tendrá su correlato en la actual campaña agrícola chaqueña, por lo que la provincia sufrirá una merma mínima en el área sembrada en este período 2012/2013. Así se desprende de las estadísticas aportadas a NORTE Rural desde el Ministerio de la Producción, donde resalta el girasol con más de 200 mil hectáreas ganadas respecto de la última campaña y el algodón con 180 mil perdidas, el menor hectareaje implantado en los últimos siete ciclos.

     

La sequía y el déficit hídrico por un lado, y los precios y el contexto internacional del textil por el otro, aportaron sobremanera para este presente. Es que el algodón soporta un magro desenvolvimiento con solamente 160 mil hectáreas sembradas en el Chaco, muy por debajo de las 240 mil de la campaña anterior y más aun de las 381.120 hectáreas de la 2010/2011 cuando alcanzó su pico desde 2006. En la provincia, casi se completó el área destinada a este cultivo para la presenta campaña donde las últimas lluvias aportaron la humedad suficiente para que el productor decidiera echar la semilla en la tierra. 

Por el otro lado, aparece la soja, que sigue ocupando la mayor cantidad de hectáreas disponibles en la provincia para desarrollar la actividad agropecuaria. Suman 630 mil las hectáreas en la actual campaña agrícola destinadas a la oleaginosa, que también sufrió una leve reducción del área si se tiene en cuenta que en el ciclo anterior aportó 658 mil hectáreas de las 1.686.100 hectáreas sembradas en el Chaco. Este último número es levemente superior al de la actual campaña, con 1.616.000 hectáreas implantadas en toda la geografía provincial, sumando los siete cultivos. 

En 1986, los sembradíos de soja ocupaban 10.000 hectáreas, mientras que en 1990 eran 50.000 y en 2002 llegaron a 200.000. En la presente campaña, abarcaron 630.000 hectáreas, según datos oficiales de la provincia en base a un relevamiento satelital. Sin embargo, en la temporada pasada sólo se cosechó algo más de la mitad del área implantada (350.000 de 658 mil) con un rinde promedio de 700 kilogramos, muy por debajo de las 2,4 toneladas de la campaña 2010-2011.Proyecciones de mercado indican que la siembra de soja alcanzará 1,1 millón de hectáreas en 2014/2015. 

Contrariamente, los cultivos de algodón dominaban con 712.000 hectáreas en 1997/1998, mientras que una década más tarde se redujeron a 180.000 y en ésta a sólo 160 mil. El textil también tuvo un impacto negativo en los rindes, con 900 kilos de promedio en el ciclo pasado, más allá de haberse cosechado casi el 90 por ciento del área sembrada.

El girasol y el maíz

Lejos, el girasol mejoró su área sembrada prevista para el 2012-2013: 450.000 hectáreas son mucho más que las anteriores 240 mil de la temporada 2011-2012 y significativamente superiores a los ciclos 2010-2011 (184.130 hectáreas) y al 2009-2010 (58.770 hectáreas). Al promediar la trilla de la oleaginosa, la zona del domo agrícola central expone rendimientos dispares con lotes que apenas alcanzan los quinientos kilos de rinde y otros en los que se están levantando más de dos toneladas por hectárea, tal como sucede en campos del departamento Maipú. En la temporada pasada, el promedio en los rindes alcanzó los 1700 kilogramos sobre 230 mil hectáreas cosechadas de las 240 mil implantadas. 

Por su parte, el maíz continúa su predisposición ascendente y en esta campaña sumó 150 mil hectáreas implantadas en la provincia, cuatro mil más que el ciclo anterior. Así, el número actual representa el mayor al menos desde la campaña 2006-2007. Sin embargo, de las 146 mil hectáreas implantadas en la temporada anterior, sólo se cosecharon 55 mil, con un paupérrimo rinde de 1600 kilogramos por hectáreas. Sin embargo, el productor de entrecasa volvió a apostar al grano aumentando la intención de siembra y esperando una mejora en su producción.

Cartamo, trigo, sorgo y arroz

Otro de los cultivos que no frena su crecimiento al menos desde la intención de siembra, es el sorgo. Ciento cincuenta mil hectáreas en la presente temporada confirman esta realidad, unas 10 mil hectáreas más que el ciclo 2011-2012. El año agrícola del grano tampoco fue ajeno a la realidad agrícola provincial, con sólo la mitad del área implantada cosechada y un rinde promedio de 1600 kilogramos, muy por debajo de las 3,2 toneladas de la 2010-11.
Por su parte, el cultivo de trigo observó una drástica reducción del área de siembra. Las dificultades en la comercialización generaron que de las 196 mil hectáreas implantadas en la temporada 2011-12 se redujera a 59 mil hectáreas en la presente campaña triguera, con 55 mil hectáreas cosechadas y un rinde promedio de 1300 kilogramos. 

Finalmente, el cártamo y el arroz representan los menores números de los cultivos implantados en la provincia al menos en los números. Diez mil hectáreas del primero y 7000 del segundo ratifican tal afirmación. Sin embargo, el cártamo soportó en esta última una gran baja en el área de siembra, ya que en la campaña 2011-12 se sembraron 58 mil hectáreas, el mayor número de las últimas tres temporadas. Por último, el arroz que predomina en el este provincial, genera una intención der siembra de 7000 hectáreas para la actual campaña, poco menos de 1000 hectáreas si se tiene en cuenta el ciclo anterior.


Últimas noticias de Rural