El enorme costo de los accidentes de tránsito

El enorme costo social, económico y humano de los accidentes viales no siempre es correctamente dimensionado por los distintos protagonistas del tránsito. Al menos eso parece ocurrir en el Chaco, donde las alarmantes estadísticas sobre heridos y muertos en los siniestros siguen en aumento, lo que revela una grave falta de conciencia.

 
Esta semana, el Gabinete de Educación de Seguridad Vial (Gesevi), reveló que sólo en los primeros seis meses de este año el Hospital Perrando de Resistencia atendió a más de 2.200 personas que sufrieron accidentes de tránsito y se registraron 35 muertes entre las víctimas de los siniestros. En ese mismo período el Hospital Pediátrico debió atender a un número creciente de niños de entre seis y 14 años por lesiones recibidas en accidentes en la vía pública cuando viajaban en motos, como acompañantes. 

Frente a estos preocupantes datos, el Forum por la Seguridad y la Vida observó que existe entre los chaqueños una falta de conciencia social y una gran falla en la educación, lo que hace que se produzcan muertes en accidentes de tránsito que podrían haberse evitado. Al respecto, el coordinador del Gabinete de Educación de Seguridad Vial, Fernando Brolese, señaló que el municipio capitalino adoptó ciertos recaudos al destinar un mayor número de inspectores en la calle, aunque advirtió que falta que la tarea de prevención sea más organizada y que los controles no sólo se realicen en el casco céntrico, sino también en otros lugares más alejados donde también se producen accidentes muy graves. 

Es necesario que las autoridades responsables del control del tránsito hagan respetar los límites de velocidad, y refuercen los controles del consumo de alcohol en conductores. Las políticas de seguridad vial deben integrar también a las áreas de salud y educación, porque ellas están vinculadas en el complejo entramado del tránsito y la seguridad vial. 

Según la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud, los accidentes de tránsito son la primera causa de mortalidad en los países de América. Los expertos de estas organizaciones señalan que El 39 por ciento de las personas que fallecen por traumatismos causados por el tránsito son peatones, ciclistas o motociclistas, en tanto el 47 por ciento son ocupantes de vehículos. En promedio, el 80 por ciento de las víctimas de siniestros viales son hombres. En tanto, las muertes de peatones representan un 23 por ciento del total de defunciones ocurridas en la vía pública, el porcentaje más alto en comparación con cualquier otro medio de transporte. 

Estos datos son útiles para el diseño de políticas de planificación urbana que favorezcan a las comunidades peatonales, entre otras medidas para garantizar su seguridad. 

Los accidentes de tránsito son considerados un serio problema de salud pública, y esto es así porque tienen un fuerte impacto negativo en el sistema de salud y también en la economía. Expertos en seguridad vial proponen llamarlos siniestros viales y no accidentes, por considerar que no necesariamente son producto de algo inevitable. 

La provincia necesita un urgente cambio de mentalidad en la población que permita tomar conciencia de lo peligroso que puede resultar un vehículo si se lo conduce en forma irresponsable. Además, debe quedar en claro que el otorgamiento de las licencias de conducir no es un mero trámite administrativo que se realiza en los municipios, y que los controles de los vehículos en la vía pública no deben ser tomados como una molestia, sino como un elemento que aporta a la seguridad de todos.

Últimas noticias de Voces de la Ciudad