El hacha prestada

Un grupo de personas trabajaba arduamente en una misión, en la época antigua de los profetas de Israel. La tarea era intensa y necesitaron de madera para hacer una casa más grande. Fueron a la orilla del río a cortar árboles, y mientras hacían esta tarea, a uno de ellos se le cayó el hierro del hacha en el agua, por lo que gritó, mirando a su líder, Eliseo: “¡Ah, señor mío, el hacha era prestada!”.

Más allá de que la recaudación chaqueña volvió a crecer y que la situación fiscal se encuentra controlada según el propio gobernador Capitanich, el impacto de la sequía que diezmó las expectativas del sector agrícola (como la soja, maíz y algodón) sumado a los vaivenes que soporta el sector forestal con un parate en su actividad implicando fuertes bajas en la toma de mano de obra, precisamente, en la época en que mayor movimiento genera la actividad, muestran que la actividad económica ha disminuido notablemente.
La “ansiedad” de algunos mandatarios comunales acerca de la caída de los fondos coparticipables, lo que puede suceder en torno al fondo federal solidario (o sojero) expone un duro cuadro de situación.
Esquema que implica un trabajo en conjunto de los principales actores chaqueños. La población ha crecido, y por ende, la demanda de bienes y servicios se ha incrementado, como en el relato citado. La demanda hace que se busque la madera para dar cobertura, vivienda y protección a los habitantes. Y en ese afán, a un soldado de la causa, en pleno trabajo, se le cae el hierro del hacha en el agua.
“Era prestada”, dijo, demostrando el altísimo grado de responsabilidad como obrero. No se enojó ni fue a la radio ni a los diarios a hablar mal de los demás. Asumió con dolor que se le había caído al agua el hacha, y que lo privaba de seguir trabajando pero, a la vez, que tenía que devolverle otra a quien se la había prestado.
El que presta el hacha es el pueblo. Y el obrero es el funcionario, que debe dar cuenta de esto no solo a su líder, que sería el gobernador, sino también al pueblo.
El escenario chaqueño, así como está, implica seriedad y toma de decisiones que pueden ser trascendentes, si se lo considera como una apertura de oportunidades.
Cada funcionario debe afilar el hacha para seguir trabajando porque afuera el invierno comienza a golpear a los más necesitados, como la mujer del barrio Tiro Federal que acudió a los medios de prensa cuando desde las climatizadas oficinas públicas le dieron la espalda para que le construyan los sanitarios en su precarísima vivienda para atender mejor a una hija de 15 años que padece una patología conocida como fibromialgia. Pero también el invierno golpea a la producción primaria, por los magros resultados alcanzados, y los altos costos de los insumos agrícolas. Por lo tanto, los nubarrones implican una oportunidad para asociarse y luchar en busca de salidas integrales.
El hacha que había caído en el agua, según el relato bíblico, fue recuperada por Eliseo, y volvió a ser útil en la tarea de cortar madera para hacer viviendas.

Tres Arroyos: semana clave en Sáenz Peña

Cuando mañana lunes, cerca de las 11, el gobernador Jorge Capitanich junto al ministro Enrique Orban reciba en el aeropuerto de esta ciudad al señor Joaquín de Grazia, de Granja Tres Arroyos, se estará dando un paso importante en cuanto al proyecto de inversión industrial en esta ciudad, sobre todo porque implicará toma de mano de obra.
De Grazia vendrá con un equipo técnico y estará dos días para constatar y verificar in situ un terreno adicional al que fue oportunamente transferido por el INTA y que fue aprobado por el Concejo Municipal de esa localidad, y donde se instalará parte del ambicioso complejo avícola.
Capitanich dijo que estas gestiones también implican impulsar el sistema de financiamiento vía Nuevo Banco del Chaco e incluir el proyecto en el régimen de promoción industrial, así como garantizar la provisión de agua en cantidad y calidad suficiente para abastecer la demanda que origina la iniciativa productiva. El gobernador estimó que a partir de julio, se prevé la puesta en marcha de la construcción de las granjas y con ello los demás los proyectos vinculados.

Algodón: ampliar el fondo nacional

Este miércoles, el Chaco será sede de un encuentro de ministros de la producción de las provincias algodoneras, donde se abordarán temas claves para el futuro del textil en la región. Hay varios puntos que serán tenidos en cuenta, como la idea de avanzar en el seguro multirriesgo, pero también saldría un reclamo a la Nación para que amplíe de 50 a 100 millones de pesos el fondo nacional algodonero. Otro de los temas es que harán con el mercado de la semilla, ya que en este marco de aplicación de nuevas tecnologías se debe utilizar simientes fiscalizadas, mercado que está en manos de una sola firma radicada en Avia Terai y que en los cuadros oficiales hablan de “evitar la monopolización” de las mismas.

Mesa de “cenadores” observada

Aunque este fin de semana un grupo de dirigentes del justicialismo local optó por no participar del tradicional asado de fin de semana, postergándolo para el viernes 8, en el mismo lugar, hay revuelo en los otros lineamientos partidarios por quienes dicen que no han sido invitados a participar del convite y otros que, directamente, sostienen que si así sucediera, tampoco irían.
Lo cierto es que hay una hora clave. Los años pasan y el gobierno de la comuna de Sáenz Peña le resulta esquivo al justicialismo, en el cual ensayaron muchas alternativas incluidas las de “importar” un candidato como “Pency” Morante a quien la falta de sentido de pertenencia lo golpeó muy duro electoralmente.
No faltaron quienes calificaron a este grupo integrado por Luis Horacio Lita, Omar Judis, Hugo Atanasoff, Oscar Raffin, Oscar Olivieri, Julio Bojanich, Roberto Braccone, Walter Albarracín, Juan José Jokmanovich, Ricardo Sánchez, Daniel Raffin, Marcos Verbeek, José Luis Verón, Carlos “Taty” Ayala, “Chony” Centurión, José María Quiroz, Ramón Vallejos y Luis Di Gialonardo, entre otros, como “la mesa de cenadores”.
“Si están celosos, que armen otro asado, y que propongan cuál es la receta para ganar Sáenz Peña”, respondió irónicamente Ricardo Sánchez.

¿Aire de todos?

El espectro radial de Sáenz Peña debe ser organizado, sin duda alguna. En este marco de cosas el proceso de regularización de las emisoras radiales ya dejó, por falta de cumplimiento efectivo (según aseguró Analía Liba, coordinadora regional de la Afsca) de la documentación correspondiente, en off side a una de las 56 radios existentes en la ciudad: FM Sabrosita. De este total de 56 deberán quedar solo 15. En los próximos días, Liba daría detalles de lo que acontece en la ciudad termal.

Tirada de orejas, en serio

Cuando terminábamos de escribir esta columna, Sáenz Peña cumplía 36 horas de tener menos de un cuarto de provisión de agua potable desde Sameep. Ningún comunicado, ninguna señal, y muchas quejas de los vecinos llamando a NORTE para dar cuenta del hecho. Sin dudas que este problema no se soluciona con discursos, sino con trabajo efectivo y con dinero. Con un hacha, afilada, en las manos. ¿O no?