Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/76076

El sector privado es el que más cumple las reglamentaciones

Las reglamentaciones municipales determinan claramente cuáles son las medidas de seguridad que se deben atender para que edificios, empresas o comercios sean habilitados. Estas habilitaciones se hacen conjuntamente con inspecciones de los propios bomberos de la provincia, que son los que también dan el visto bueno y advierten acerca de cualquier dificultad, las cuales deben ser corregidas.

     

En la capital chaqueña hay varias empresas que se dedican al rubro de insumos sobre seguridad que, entre otras cosas, se encargan de hacer mantenimiento de los matafuegos, los cuales deben ser recargados una vez al año, tal cual lo reconoció Daniel Giraudi, propietario de Distrigas y que hace años está en este rubro. 

En diálogo con NORTE, hizo saber que “es habitual que en el sector privado se realicen los controles en los tiempos indicados, pero no así en los organismos públicos. En un edificio el administrador está a cargo y dispone de los controles anuales, pero en la provincia es más difícil, ya que hay casos de que se roban los matafuegos y no se preocupan mucho por reponerlos”. 

Por otra parte, sostuvo que las reglamentaciones exigen que estén señalizadas las escaleras, como también las luces y salidas de emergencia; en ciertos casos se solicitan detectores de humo. “Todos estos elementos, cuando es un edificio nuevo se instalan, pero en los viejos se notan las carencias”.

La reglamentación

Giraudi explicó que de acuerdo con la función que se cumplirá en un lugar determinado se debe dotar de las medidas de seguridad pertinentes. “Una industria -depende del rubro- albergará una mayor cantidad de matafuegos distribuidos cada cierta cantidad de metros de distancia. En los edificios torre es lo mismo. Habitualmente existen dos matafuegos por piso, los cuales tienen características especiales, pues los más utilizados son el denominado ABC, que es con polvo químico que puede ser para tres clases de fuego: los que producen ceniza o braza (A), todo combustible líquido (B) y electricidad (C)”. 

Dio detalles de que existe una gran variedad de matafuegos de acuerdo con la utilidad que se le dará, pero es inamovible que estos elementos tienen fecha de vencimiento, y “cada año se les tiene que hacer control y recarga”.

Últimas noticias de Locales