Aumentar las mamas

Paso a comentar y aclaro, según mi experiencia, cuáles son los factores por tener en cuenta antes de una cirugía.
Es diferente la situación de una práctica quirúrgica de la cual depende la vida del paciente de una cirugía plástica
con la cual se busca estar mejor estéticamente.

Me voy a referir en esta oportunidad al implante mamario. Cuando concurren a una consulta buscando quedar mejor,
el margen de error es mínimo, estamos frente a un paciente sano que quiere sentirse bien, y en nuestras manos y
creatividad está el secreto. Dependerá de nuestra pericia, experiencia, sentido de la armonía y buen gusto.

Porque si concurre a la consulta una paciente que mide 1,50 mts. y quiere un implante mamario de 500 c.c. o más, debemos explicarle que no habría armonía entre su altura y el tamaño de los pechos que pretende. En primer lugar, deben informarse muy bien en manos de quién se expondrán para una cirugía. Además, estar enteradas de que existen distintas marcas, formas y texturas. Asesorarse correctamente sobre el origen de los implantes, si son de una firma conocida por su trayectoria, ya que esto evitará cualquier inconveniente como lo ucedido hace poco tiempo con los implantes de marca “PIP”.

Con frecuencia lo más barato a la larga sale caro y muchas veces pone en riesgo la salud. Las marcas idóneas proveen al especialista de un probador con las distintas medidas de prótesis, así la paciente puede elegir la forma y el tamaño, y tener una idea aproximada de cómo cambiará su cuerpo. Una vez hecha la elección, corresponde al
cirujano asesorar sobre esta decisión tomada, si el tamaño es chico o grande, o acorde a su estatura, peso, altura, etc. Definitivamente, hay que tener criterio “estético” para poder ayudar a la paciente a tomar una determinación tan importante.

La pregunta que viene es siempre la misma, además esperada: ¿duele? ¿Es una cirugía dolorosa?, etc. Y es natural
que lo pregunten. En mi experiencia, no tengo antecedentes de dolor en una cirugía de implante mamario. Además, trabajando lentamente pero en forma segura no tiene por qué doler, salvo molestias mínimas en el post-operatorio, inmediato, que ceden ante un analgésico común. Suelo hacer una broma con mis pacientes al comentarles “si les
duele, no me paguen”, y antes de irse comentan: “lástima que tengo que pagarle, porque no me molesta nada,
en absoluto”.

Se indican 72 horas de reposo relativo, levantarse para higiene personal, comer con su familia, etc. o sentarse a ver televisión. La curación se hace a los cinco días, cuando se retiran los vendajes y se deja sólo el corpiño anatómico que ya viene expresamente para comprimir a la mama y al implante, este debe ser usado por un mes fundamentalmente para dormir.

Eso no excluye que si a la semana de operada la paciente tiene una fiesta o reunión, pueda lucir sus “nuevas adquisiciones”, pero con la fiel promesa de usarlo apenas regrese a su casa. Respecto de los masajes, yo los indico
después de la primera curación, o sea entre cuatro o cinco días después de la cirugía. Las pacientes temerosas de apretar sus implantes lo hacen en forma muy suave, y en ese momento hay que enseñarles cómo hacerlo o sugerirles que concurran a una esteticista, y en esta ciudad hay muchas y muy buenas, y que sean ellas las que se encarguen de los masajes, drenaje linfático, etc. Los puntos los retiro a los veinte días de la cirugía y es una práctica
totalmente indolora. Los controles posteriores son para ver la evolución y casi siempre el comentario final es “de haber sabido que era sólo esto me lo hacía antes”.

TÉCNICAS Y CARACTERÍSTICAS

Las vías de acceso para un implante es la periareolar, a menos que sea un recambio y la paciente tenga una cicatriz submamaria o axilar, para no marcar con otra cicatriz, se utiliza la forma anteriormente utilizada. Características del implante: Primero que tengan un buen respaldo de fábrica, léase de un laboratorio con larga trayectoria pero bueno en la materia, que los implantes estén rellenos de gel de siliconas de alta cohesividad. En otros términos: si se cortan en cuatro, que queden cuatro porciones de implantes, con su continente y su contenido, intactos y que el relleno (gel), no se desparrame. Esto es importante ante el caso de un accidente, que al impactar en la mama no sufra la
dispersión del gel.

Entregar a la paciente un carné para que sepa qué tiene implantado, con el detalle del modelo, centimetraje correspondiente, y enviar a la fábrica el código, tamaño y forma para que con su sello avale la garantía que se le envía. Las usadas por mí tienen garantía de por vida. No hay inconvenientes con la lactancia después de la cirugía y
pasado un cierto tiempo, y para que no sea motivo de un mal entendido, aclaro que no se opera a una paciente embarazada.

Y a disfrutar del cambio que ha realizado en su cuerpo, no es necesario el recambio, pueden durar toda la vida, salvo que desee modificar el tamaño.

Últimas noticias de Elsa