Gabinete de Seguridad del Tránsito profundiza el debate sobre motos, ciclomotores y bicicletas

El Gabinete de Seguridad en el Tránsito de la Universidad Popular de Resistencia comenzó a incorporar experiencias acumuladas para mejorar su participación en los dos foros abiertos sobre el tema tanto en la Municipalidad de Resistencia como el convocado por el Gobierno Provincial.

En este sentido los miembros de este espacio dieron cuentan que pretenden actuar con rigurosidad y amplio espíritu de construcción colectiva de acuerdos sobre convivencia segura.
En este sentido hicieron hincapié -dentro del análisis que vienen llevando adelante- en todo lo que tiene que ver con los vehículos de menor porte para saber que hacer dentro del tránsito con las motos, ciclomotores y bicicletas.
En el detallado informe sostienen que “fabricantes, armadores y vendedores de ciclomotores o motocicletas hicieron su prolongado agosto, absorbiendo los diferentes planes de asistencia familiar o social, convirtiendo cada asignación mensual en el soporte de las cuotas de adquisición de sus largos planes de financiación, adicionando al negocio de la excepcional masiva venta de unidades el espectacular negocio financiero, nunca pensaron que provocarían diferentes efectos colaterales de variados impactos negativos en la estructura funcional urbana, algunos de los cuales queremos identificar y arrimar propuestas de solución”.

La circulación

Respecto de la puesta en circulación hicieron saber que “las unidades se entregan como pan caliente a compradores sin la debida y probada capacitación para conducirlas; completados los trámites de adquisición, el vendedor en la vereda les da las instrucciones básicas para conducir y “que Dios los ayude a llegar sanos y salvos a su domicilio. A las pocas horas ya está circulando y probando velocidades”.
También aseguran que “no se controla que todas las unidades cumplan con los elementos de seguridad incorporados: luces adelante y atrás, luces de giro, intermitentes, espejos retrovisores, cascos reglamentarios”, y reiteraron la conveniencia de que se entreguen con dos cascos, ya incluidos en el precio financiado, para cubrir también al seguro acompañante.

Impacto en la ciudad

Por otra parte a la hora de analizar el impacto en la ciudad, detallaron que el tema de las motos y ciclomotores convirtió a la capital en una zona de “circulación peligrosa de inexpertos conductores que no conocen ni las normativas elementales para la circulación y comportamiento en los espacios públicos, contribuyendo mayoritariamente al caos del tránsito y al alto sacrificio personal en cada accidente, pagando hasta con su vida su improvisada libertad de desplazamiento”.
Asimismo exponen que otro de los inconvenientes fue la concurrente saturación de espacios de estacionamiento vehicular urbano que tanto trastornos ocasiona, al incorporar cuantioso parque de unidades de biciclos, en lugares sustraídos a los vehículos automóviles que también circulan por la ciudad y tienen el mismo derecho a estacionar.

El estacionamiento

Sobre el tema indicaron que “es posible la convivencia con alto grado de armonía de automóviles, biciclos, motocicletas y peatones, para ello queremos volcar nuestro esfuerzo en adecuar comportamientos que lo posibiliten, sin excluir del casco urbano a ninguno de estos actores”.
Explicaron que “la ciudad cuenta, sobre todo en su casco céntrico, con veredas de seis metros de ancho o en contadísimos casos de un poco menos. En general estas veredas pueden ser rediseñadas para destinar un espacio de un metro de ancho paralelo al cordón para “apeadero” de vehículos automóviles, la franja siguiente de dos metros de uso tradicional de “parterre” puede ser usado parcialmente para estacionar motos, ciclomotores y bicicletas y el resto de tres metros de ancho para circulación peatonal”.
También entienden que con este tipo de medidas el 50 por ciento de la superficie disponible se usará para este estacionamiento de biciclos, descontando por supuesto las entradas a cocheras del frentista, el otro 50 por ciento de la superficie será parquizado convenientemente. “Este sistema será obligatorio par el comercio, los servicios y las oficinas administrativas de cualquier jurisdicción. Se tratarán de igual manera ambas veredas de cada cuadra del área céntrica. Se pretende mantener la permeabilidad de esa superficie e incorporar el césped como atenuante de temperatura y contribuyente al embellecimiento urbano”.
Por ultimo sostienen como condición emergente que debe quedar terminantemente prohibido el estacionamiento de biciclos fuera de estos lugares, ni en los lugares de tránsito peatonal ni en las esquinas.

Últimas noticias de Locales