El amor en los tiempos del cólera (o la política en épocas de crisis)

El médico Juvenal Urbino tenía un loro hablador que cierta vez se le escapó, y subió al techo de su casa. Allí fue a buscarlo, pero pisó mal y se cayó, y murió por las heridas mortales. Alcanzó a decirle a su mujer, Fermina Daza: “Sólo Dios sabe cuánto te quise”.


A esa misma mujer, un rato después, Florentino Ariza, en medio del velatorio, le dijo: “Fermina: he esperado esta ocasión durante más de medio siglo”, y le vuelve a prometer “mi fidelidad eterna y mi amor para siempre”.
Es que, muchos años antes, a Fermina Daza su padre quiso apartarla de su enamorado Florentino, considerando que no era el hombre que podía hacerla feliz y lo rechazó, para que se casara con el doctor Urbino. Fermina no tardará en darse cuenta de su equivocación; ha rechazado al hombre que quería y, llevada por un extraño destino, se ha entregado al que no quiere.
Mientras todo esto ocurre, el cólera hace estragos matando miles de personas, a lo que se suma la guerra entre liberales y conservadores. La crisis económica y política genera más pobreza, más inseguridad y violencia en el pequeño pueblo.
Pasan los años, y el enamorado invita a su amada a un viaje en barco, donde viven un apasionado amor. Pero ellos ya tienen como 70 años. Para librarse de testigos, y estar solos en el barco, Florentino coloca una bandera amarilla del cólera, para que nadie los molestara al llegar al puerto. Afuera, esa enfermedad sigue haciendo estragos.
Sería imposible resumir en 20 líneas las 494 páginas de la obra de Gabriel García Márquez, pero bastan estos datos para ilustrar los contextos a lo que queremos llegar:
1) Hay una declaración de amor entre los actores políticos. Más allá de los frentes electorales, formación de “nuevos espacios” y movimientos políticos (declaraciones mediáticas incluidas) hay amores y odios relativos que la corta historia chaqueña desde 1983 hasta la fecha, y así lo demuestran y muy en particular en Sáenz Peña.
2) La novia, Fermina Daza, representa a las urnas, al electorado, al pueblo. Hay una pelea por tenerla, y se ensayan estrategias de conquistas. Muchas veces la novia, por promesas y conveniencia, abandona a quien la ama.
3) El cólera bien podría representar a la crisis, a la inflación, a la sequía que dejará millones de pérdidas. Chaco perdería por factores climáticos en rendimientos 1.200.000 toneladas de productos primarios. Mientras todo esto sucede, la clase política está obligada a poner “los pies en el polvo”, como dice el dicho, y tal vez el hecho de que los legisladores hayan elegido a Sáenz Peña para hablar con un puñado de productores, a cara descubierta, sea un buen signo más allá de que los resultados del encuentro no digan nada.
4) El amor tardío entre Florentino y Fermina, cuando ya tenían 70 años, podría asociarse con el hecho de una larga espera para encontrar el idilio soñado, pero la bandera amarilla del cólera en el barco podría implicar una seria advertencia: que afuera los problemas siguen sin resolverse.

¿Hay que sentarse en la caja?

Jorge Capitanich, el gobernador del Chaco, le dijo a quien escribe esta columna que los intendentes estaban notificados de una pérdida estimada equivalente a 102.000.000 de pesos para el ejercicio fiscal 2012 por la aplicación efectiva de la ley 26075 de Fondo Educativo. Respuesta que vino en razón de una pregunta que le efectuamos en cuanto a las finanzas de las municipalidades y a que algunos intendentes ya comienzan a pedir auxilio financiero a la provincia.
Pero no debe olvidarse que los mandatarios comunales en 2011 tuvieron una transferencia adicional de 90.000.000 de pesos adicionales con 53% de incremento respecto de 2010.
Dice el gobernador que este primer semestre la evolución de la recaudación nacional y provincial es satisfactoria, inclusive superior al promedio fijado en 23% de incremento del presupuesto 2012.
Asegura que la recaudación provincial es superior a la nacional y que preven un impacto por sequía que implicará una merma no debidamente cuantificada todavía.
Categórico, Capitanich no duda en decir que hay que cumplir la estrategia de contener el gasto público, administrar eficazmente los conflictos sociales. Sostiene que la tasa de crecimiento de la economía nacional será más baja que en 2011, pero no hay recesión. La recaudación será inferior en porcentaje de crecimiento, pero crece a un buen ritmo.

Anses: ¿el beso de Judas?

Parece una novela. Pero no es así. Los correos electrónicos de los periodistas y medios de prensa locales han sido bombardeados en estos días por un envío de un grupo de empleados de la UDAI de Sáenz Peña, en la que acusaron a actual jefa local de la Anses de malos tratos, cosa que para quienes conocen a la joven abogada suena extremadamente disonante.
Lo cierto es que -al estar de fuentes de la investigación en el marco de la justicia federal- mucha agua corre por debajo del puente. Y no muy cristalina, para ser precisos. Entonces, entre desmentidas y pedidos de disculpas, este viernes aparecieron señales como el beso de Judas. Y la brecha sigue abierta, pero la línea investigativa también, en cuyo marco la semana pasada se pidió el allanamiento de las oficinas de la Anses en Resistencia.
Hay hechos altamente significativos: la justicia investiga de qué manera y mediante qué gestores se lograba que un jubilado cobrara como piso 25 mil de retroactividad. Pero de ese monto, el abuelo ni enterado estaba y seguía percibiendo 1.300 pesos descontándosele la moratoria en cuestión. Los 25.000 pesos se los llevaban los “hombres fantasmas”. La titular de la UDAI Sáenz Peña dice, en voz baja, que seguirá trabajando y aportando datos a la justicia para denunciar este tipo de situaciones.

Una buena iniciativa sin conclusiones

Vale una reflexión acerca de la jornada legislativa del viernes en el Gualok. Sin dudas la iniciativa es aplaudible, como también la presencia de los legisladores de las distintas bancadas. Los productores, muy pocos. Solo algunos referentes de las entidades.
Entonces, se pasó de un largo diagnóstico individual a un análisis que derivó en conclusiones nulas. Esquemas de seguros y planteos de políticas estructurales referidas al costo del flete, para cortar con la mala costumbre de atacar el problema cuando ya está establecida la crisis fueron tratados durante gran parte de la mañana hasta que se abordó uno de los temas más importantes que es la transferencia de tecnología para evitar el monocultivo. Allí se empantanó el debate. Es que para hablar de eso, además de necesitarse del cambio de la labor cultural del chacarero tradicional, se requiere dinero. Y mucho.

Preguntita en off

Un productor del sudoeste se animó a hacer una pregunta interesante al terminar la reunión del Gualok, después de discutirse sobre el costo del flete: “¿Para qué se negocia el precio del flete a puertos si desde el 1º de abril comienza a regir el Sistema Informático Nacional de Declaración de la mercadería transportada, mediante el cual ya se establece el precio orientativo del transporte?”.