Si hay crisis, ¿que no se note?

Hace varios años que no se los ve tan preocupados como ahora a los intendentes municipales. Los mensajes tranquilizadores aún no logran hacerlos mantener la calma, mientras comienza a golpear la demanda de la población más vulnerable, las erogaciones cada vez más altas, la inflación galopante, los compromisos y la dificultad de algunos de mantener el plantel de “ñoquis” y compromisos políticos.

Y por si eso fuera poco, el alto impacto de la sequía, que -literalmente, sumada las altas temperaturas- quemó los cultivos como la soja, y ni hablar del sorgo y del maíz. Eso implica pérdidas. Lo advierten los técnicos y consultores privados. Entre paradojas y hechos significativos, en la presente campaña sojera se estima que la variación del ingreso bruto estimado proporcionado por este cultivo representaría pérdidas del orden de los 279 pesos por hectárea.
Hay preocupación. Y precisamente, estamos hablando de una de las joyitas que fabrican dinero, como es el este cultivo, que permite que los intendentes tengan ingresos frescos para obras, arreglar hospitales y también colaborar con las escuelas, a través del denominado “Fondo Sojero”.
En esta campaña -según el informe de los consultores publicado por NORTE días atrás- el campo chaqueño le estaría aportando al fisco 1.314 millones de pesos (en concepto de retenciones).
Veamos: oficialmente se nos informó que lo girado a los municipios del Chaco en 2011 en concepto de fondo federal solidario fue de 104 millones distribuidos según el índice de cada localidad, y para este año lo proyectado llega a 114 millones de pesos.
¿Qué relación hay entre lo que sucede ahora y el ejercicio fiscal de los años anteriores que dejaron “cajas llenas” y excedentes de dinero que inclusive, algunos pocos, poquísimos intendentes(algunos ya no están en funciones) pudieron hacer reservas de dinero en los bancos para afrontar algunas eventualidades?
Si como en los relatos bíblicos vienen siete años de gracia (regalo) de buenas cosechas y otros tantos de sequías, la pregunta del millón aparece como verdad de perogrullo: ¿por qué, entonces, se ha aumentado exageradamente el gasto público? Aumentos de sueldos, muchos de ellos improductivos, incremento en erogaciones superfluas, compromisos y todos los etcéteras que se pueda imaginar, y aún se ven a municipios que ni siquiera han renovado su parque automotor.
¿En función de qué el Estado aumentó su gasto público si el campo y la actividad privada comenzaron la curva descendente? Hay informes muy elocuentes. Los productores comenzaron a renegociar los contratos de arrendamientos, a liquidar stock de campañas anteriores para hacer frente a las pérdidas realizadas y estimadas de esta campaña, se tomaron endeudamientos de insumos y de bienes de capital que deberán ser absorbidas con ahorros y/o refinanciadas.
Si hay crisis, ¿hay que hacer que no se note?

Combate de fondo: campo versus cemento
La plata del Fondo Federal Solidario se reparte de acuerdo con el índice de participación municipal de cada localidad. Y esto irrita a los intendentes de las zonas productivas núcleo, como Charata, Gancedo, Los Frentones y Pampa del Infierno. Para este año lo proyectado llega a 114 millones de pesos. De este modo, Resistencia pasará a recibir de los 32 millones de 2011 a 34 millones en este año y Sáenz Peña pasará de 9 a 10 millones.
Según los datos oficiales, indicándose como caso testigo el año 2011, cuando la comuna de Resistencia es la que más dinero recibió. En un período de cuatro meses, recibió 12.237.286 pesos. Mayo es el mes en que más recibió: 3.938.381 pesos, cuando en ese mismo período, por ejemplo Charata, núcleo sojero, recibió solamente 336.161 pesos. Pampa del Infierno obtuvo 98.273 pesos y Los Frentones, otro de los centros sojeros provinciales -con 140.000 hectáreas de la oleaginosa- recibió solo 67.412 pesos.
Los intendentes parecen decididos a pelear un nuevo esquema de distribución que lógicamente no será fácil, porque deben pasar muchas instancias que permitan modificar legislaciones vigentes y que, por ende, deberá pasar por Diputados. Un largo camino, pero los mandatarios ya comienzan a preparar terreno para un combate por la distribución “más equitativa”, dicen, de estos fondos, que -a no olvidarlo- tienen fines específicos: financiar obras que contribuyan a la mejora de la infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda y vial en ámbitos urbanos o rurales, es decir, no para pagar sueldos de los empleados municipales ni para otros fines inespecíficos.


Y Nallip se fue
Finalmente, y luego de esperar una resolución judicial que le fue adversa, Nallip Salomón se fue de la conducción del Consejo local del PJ de Sáenz Peña. El viernes por la noche, en la sede partidaria, dio a conocer la decisión no sin antes hacer una serie de “denuncias” y toma de posicionamiento. Dijo que en el Chaco el Consejo Provincial del PJ, sin tener atribuciones para ello, prorrogó los mandatos partidarios y que para no atentar contra la Constitución Nacional ni la Carta Orgánica partidaria dio por cumplido su mandato al frente del Consejo Local del Partido Justicialista de Sáenz Peña.

Juzgado atestado
El Superior Tribunal de Justicia comenzó a dar auxilio al Juzgado Laboral de Sáenz Peña, que se encuentra prácticamente colapsado de causas a las que se suman las tramitaciones por accidentes de trabajo que antes se litigaban en la órbita federal. La corte chaqueña designó a un secretario ad hoc provisorio para que colabore el Juzgado para afrontar la mayor demanda de trabajo. Este tribunal, el único que hay para toda la segunda circunscripción, comenzó a recibir una catarata de causas por accidentes de trabajos. Esas causas se suman a las que son juicios ordinarios por despidos, reclamos por reajustes de haberes, entre otras, aunque estas no se incrementaron estadísticamente. Solo los accidentes crecieron de manera extraordinaria. ¿Sigue la industria de los juicios?