La ratificación de Cristina, un soporte clave para Capitanich

Si bien después de lo ocurrido el 9 de octubre en Resistencia el descreimiento justicialista de las encuestas parece digno de internación en terapia intensiva, existen sondeos que vislumbran para este domingo una elección nacional cuyo desenlace se produzca en términos parecidos al 18 de setiembre, cuando el gobernador Capitanich obtuvo su reelección con amplísima ventaja.

El factor más adverso podría darse en el desinterés ciudadano, acaso por la fatiga de tantas convocatorias, aun cuando la de hoy sea rigurosamente obligatoria, para incidir en el nivel de participación que fue alto por parte de los chaqueños en todas las compulsas. Se hablaba también de alguna agitación de las aguas para desestabilizar con golpes de tijera a los candidatos sugeridos por la propia Cristina Kirchner para ocupar las diputaciones nacionales; pero en cualesquiera de los casos para que eso impida que se consume el dos-uno cantado --o sea Mongeló y Soto por el Frente para la Victoria y Maldonado por la Udeso que motoriza la fórmula Alfonsín-González Fraga--, la movida tendría que ser de gran magnitud.
La simple comparación de las recientes elecciones sustenta esa impresión: en las primarias del 14 de agosto Cristina obtuvo en el Chaco 351.886 y Alfonsín 125.229 votos, cuyo prorrateo arroja el 2 a 1.
El otro dato es el caudal de Capitanich, que llegó a 374.350 votos y los 169.925 que cosechó Roy Nikisch de la alianza encabezada por la UCR. También aquí se podría extraer la misma asignación de dos bancas para el kirchnerismo y una para los radicales.
Existen otros matices que sirven como acotación: no hubo un despliegue logístico con disponibilidades de recursos como en las circunstancias anteriores y ni hablar de la orgía proselitista de Resistencia, de la cual ya se ocupó esta página el domingo pasado.
Entonces, aunque el voto acarreado sea menor, cabe recordar que se aplica el sistema tradicional de boletas impresas cuya distribución fue anticipada en toda la provincia, pivotando en las intendencias del oficialismo y de la oposición.
Hay que reconocer el esfuerzo, la continuidad y hasta la imaginación que Hugo Maldonado puso con una cuota de frescura en un partido muy golpeado, que no tiró la casa por la ventana ante la retención de los dos mayores municipios de la provincia, acaso porque el rozismo teme que Aída Ayala y Gerardo Cipolini no puedan ser frenados en su chance para la fórmula gubernativa de 2015, cuando ya no se competirá con la figura de Capitanich. (Maldonado pisó el palito cuando exaltó que los candidatos a diputados radicales se eligieron democráticamente y no los nominaron desde Buenos Aires, después de haber aceptado y convalidado que durante 15 años las candidaturas fueran digitadas por la voluntad de Ángel Rozas, como gran elector. (Sobre el caudillo se dice que lo vieron muy rejuvenecido en una reunión en General San Martín y parece un secreto a voces que buscará una senaduría nacional cuando se renueven las tres del Chaco en el próximo turno electoral de 2013.)
Entusiasta y prolongando la euforia naranja fue la campaña de Jacinto Sampayo, quien también espera cortes de boleta para mejorar sus posibilidades al figurar en la boleta del debilitado Eduardo Duhalde.
Cualquiera sea el resultado, se dice que el dirigente municipal insistirá en que Aída Ayala desconfíe en las celadas radicales y se anime a fundar su propio partido para buscar la gobernación, como lo hizo el coronel Ruiz Palacios, quien la reclutó para Acción Chaqueña, la fuerza provincial que venció al justicialismo en 1991.

Soporte para Capitanich

Renovar y profundizar nuevos mecanismos de acoplamiento con el gobierno de Cristina Kirchner, y en especial por una relación de afecto con su compañero de fórmula Amado Boudou, es clave para los próximos cuatro años en que Capitanich tendrá acaso el tiempo justo para consumar objetivos que cimienten una transformación estructural indispensable para el Chaco. Sirvan como ejemplos dos obras esenciales, como el segundo gran acueducto --que no se concluirá antes de tres veranos-- y el gasoducto del NEA, que espera la aprobación de un soporte financiero fundamental con el presupuesto nacional 2012.
La estimación de una cobertura de 1.800.000 hectáreas en la campaña agrícola ya iniciada con el trigo y el girasol también implica la envergadura de un rango de necesidades en materia de servicios de infraestructura y de inversiones para asegurar el valor agregado que, desde la cadena textil, esta provincia ha resignado en todos los tiempos.
Siguen en danza propuestas inversoras que abren expectativas en el escenario productivo como un impulso de vigor en el desarrollo de cultivos de caña de azúcar --los que desaparecieron con el derrumbe de Las Palmas y al malograrse el ingenio azucarero que gestionaba General San Martín, en un escenario donde el país está mirando al NEA y al NOA para alcanzar una gran producción de bioetanol. Existen conversaciones con grupos muy fuertes que operan en la zona, como Vicentín y Eurnekian, del mismo modo como Roberto Urquía, uno de los industriales líderes del país, parece estar en carrera para ensanchar sus inversiones y operaciones sojeras en el Chaco.
El gobernador estará mañana y el martes en Buenos Aires con muchas cuestiones pendientes, que incluyen transferencias nacionales demoradas que vendrán como anillo al dedo. Hay líneas trazadas para contener el gasto y sin frenar la obra pública reprogramar certificaciones, salvo en avances impostergables, como los hospitales Pediátrico, el de Fontana y la terminación del de Villa Río Bermejito.
Es inminente, por otro lado, la adjudicación de la licitación para ejecutar todo el anillado de fibra óptica que pondrá a la provincia en red.
El 27 estará en la inauguración de la moderna sede del Consejo de Ciencias Económicas. Y, al día siguiente, en la sesión de la Zicosur, Capitanich asumirá una presidencia que exige continuidad y una cabal apertura en el desafío integrador de la región, donde especialmente los gobernadores de una vez por todas tienen que patear hacia el mismo arco y ofrecer el mejor ejemplo de coherencia.

Como “Mostaza” Merlo

Hombre del fútbol al fin, el gobernador espera completar ese “paso a paso” que recetaba “Mostaza” Merlo para sus equipos y aguarda la confirmación de la reelección de la presidenta para iniciar los aprestos de la nueva etapa que se inaugurará el 10 de diciembre.
Al respecto ha resumido estas referencias: 1) No admitirá que Eduardo Aguilar sea interferido por maniobras internas para asumir la presidencia de la Legislatura. 2) Gustavo Martínez por propia decisión no seguirá siendo presidente de Sameep y se le asignará otra misión en el equipo gubernamental, acaso más volcada a los planes sociales y al desarrollo territorial. 3) No habrá grandes cambios en el gabinete y todo indica que el subsecretario de Hacienda y Finanzas, Federico Muñoz Femenía, será el próximo ministro de Economía. 4) La otra figura nueva será el ministro de Medio Ambiente, y es probable que se prefiera a un experto, teniendo en cuenta la consabida politización de metas productivas, como ya ocurrió con las tierras incluidas en el acuerdo de radicación de la avícola Granja Tres Arroyos o en el freno parlamentario al entendimiento con YPF para la prospección de hidrocarburos que registra las primeras señales en la región del sudoeste.