Así de simple: Mejor Aída

No es una preferencia, son dos propuestas. Dudamos un poco en la elección del título, porque, a simple vista, son dos frases separadas entre si por un punto, pero bien podría leerse como dos partes de una misma oración, lo que podría denotar una expresión de deseos del autor. Pero nada más lejos que esa posibilidad. Solo queremos analizar ambas frases y lo que de ellas se desprende.

                                  
Así que, aún asumiendo el riesgo de ser malinterpretados, nos pareció interesante resaltar las frases con las que uno y otro candidato a intendente por Resistencia, decidieron encarar el tramo final de sus respectivas campañas proselitistas. Una, con la pretensión de seguir por otro mandato más; y otro, con la intención de arribar a un lugar que desde afuera mira con mucho cariño. Tal vez, con demasiado cariño. Pero volviendo al título, y para evitar que el lector tenga una interpretación no deseada, hemos probado presentar ambas frases al revés, como por ejemplo: “Mejor Aida. Así de simple” o “Así de simple, Mejor Aída”. Y nos dimos cuenta que, puestas de una u otra forma, el resultado final se lee exactamente lo mismo. Como diríamos en matemáticas, en este caso, el orden de factores no altera el producto. Es lo mismo 4 por 2, que 2 por 4. 

Así de simple

El candidato a intendente que eligió la frase: Así de simple, para promocionar su candidatura, o en su defecto quienes le asesoran, apostaron a que no hace falta hacer otra propuesta que la de asociar al candidato con padrinos que hagan más solvente su propia candidatura. En este caso sumaron las fotos de la presidente y del gobernador. Esto se acostumbra hacer, cuando el candidato no reúne por sí solo las condiciones mínimas necesarias como para enfrentar a otro, que en apariencia, tiene mayor envergadura que él. En este caso, se apostó a presentarlo como una suma de talentos, ya que se utilizó el símbolo que individualiza a la suma (+) entre cada foto; con la intención de poner en funcionamiento aquello conocido como “voto arrastre”.

La mayoría de las veces el voto arrastre funciona. Pero no todas las veces. Como pasó en Barranqueras. Allí, el candidato a intendente opositor al oficialismo, recibió todos los apoyos habidos y por haber del gobernador, y sin embargo no pudo vencer a la candidata oficial. La figura de la presidente de la nación y la del propio gobernador, no fueron suficientes para su intento. A veces no funciona. Por ese mismo motivo, la frase “Así de simple” puede no funcionar.

Currículo

No siempre, pero casi siempre, suelen ser importantes los antecedentes que tiene cada candidato. Aunque, como decíamos antes, en ocasiones, sin referirnos de manera particular al candidato actual, en lugar de currículo los candidatos suelen tener prontuario policial. Así, con el voto arrastre han llegado a intendencias de distintos lugares del país, personas cuya última foto en los diarios locales lo mostraban esposados por delitos cometidos. No es justo que eso ocurra, pero suele ocurrir.

Separándonos del caso anterior, el candidato que pugna por arrebatar el sillón de la Avda. Italia, tiene como antecedente más cercano, la conducción de una empresa del Estado, gestión que salvo en determinados nichos de la sociedad, no goza de buen prestigio. Es más, empleados de esa misma empresa, confiesan, muy en secreto, que la misma estaría endeudada y sin control como nunca antes en la historia lo estuvo, al punto que sería un despilfarro de recursos permanente, con todas sus cuentas en rojo. ¿Será cierto?

Mejor Aída

Pasándonos a la vereda de enfrente, la candidata que quiere retener por un ciclo más su mandato, apostó a una frase que, en principio, aspira a desechar cualquier otra posibilidad: Mejor Aida. En el fondo, esa frase puede significar que, a pesar de todas las sumas que quisiera realizar su adversario, ella es mejor. ¿Lo entenderán así los vecinos de Resistencia?

En este caso, al contrario de lo que ocurre con su adversario, ella apostó a su propia foto para promocionarse. Seguramente entendió que, cualquier otra foto que hubiera agregado en su promoción, hubiera sido como una soga al cuello.

Antecedentes

Así como decíamos antes acerca de los antecedentes del candidato opositor, la actual intendente tiene los suyos. De esos antecedentes, surgen luces y sombras. Luces, porque nadie podría negar que su gestión se caracterizó por obras importantes, como la pavimentación y obras de infraestructura en las avenidas y calles de la ciudad. Y sombras, porque tampoco nadie puede negar que Resistencia es la ciudad más sucia del país. Del ordenamiento del tránsito, mejor no hablar. También es cierto, es muy difícil hacerlo. Pero no imposible.

Botellas de vidrio rotas

Los dos candidatos, aparte del chori y la gaseosa, despilfarraron recursos engordando los bolsillos de los “artistas”. Es increíble. Los “artistas” deberían hacerle un monumento a los intendentes y gobernadores que los usan como el chori y la cerveza, a cambio de suculentas sumas. Estos si que suman. A propósito de ello, el martes pasado estuvo Palito en las instalaciones del Parque 2 de Febrero.  El gobierno provincial y la municipalidad, se negaron a limpiar el desastre que dejaron los fans del tucumano. El jueves había botellas de vidrio rotas por todos lados. En ese mismo lugar practican fútbol niños y adolescentes. Personalmente observamos los vidrios en las canchas. ¿A quien le importa? A nadie. Así de simple. Mejor Aída. Usted elige.