Los precios del pescado volvieron a subir antes de Semana Santa

Preparar la mesa durante la Semana Santa significará un gran esfuerzo para los bolsillos de quienes mantienen en ese período la costumbre de no comer carnes rojas, especialmente en lo que se refiere a pescados de río y de mar. La cosa podría ponerse peor aún, teniendo en cuenta que lo recogido en el río es escaso, según expresaron los pescadores, si bien algunos vendedores sostienen que la suba de estos días no tendrá un segundo capítulo antes de la festividad religiosa.


Lo que NORTE pudo constatar recorriendo el centro, algunos barrios y la villa de pescadores ubicada junto al puente Chaco - Corrientes es que los precios varían mucho, a veces de manera sorprendente para un mismo tipo de pescado, según dónde se haga la compra.

Surubí para arriba
Las especies más buscadas por los consumidores son el surubí y el pacú, y las más económicas el patí y sábalo. Los precios se movieron mucho en los últimos días, y aunque los vendedores comentaron que se trata de algo típico que suceda en esta época, se debe a que “no hay mucha captura porque el agua está muy sucia”, lo que dificulta la pesca.
El kilo de surubí, en algunos comercios, llega a los 35 pesos, y llega a ser lo más caro entre los pescados de río, mientras que lo más barato es el bagre amarillo, que se puede conseguir a 7 pesos por kilo. Entre los de mar, el bacalao pica en punta con un precio de nada menos que 110 pesos el kilo. 

“Con los precios así, me conviene más olvidarme de la religión y comprar carne de vaca, porque un kilo de esa carne rinde mucho más en una comida que un kilo de pescado”, reflexionó un consumidor.
Uno de los propietarios de un comercio céntrico dijo que “la gente de todos modos compra y no sólo porque se viene la Semana Santa, nosotros tenemos clientes siempre, todo el año. Quizás a la gente le preocupe un poco la suba del precio del pescado, pero hay que tener en cuenta que durante once meses el producto no tuvo incremento, solamente se empezó a mover en enero y entonces creció la preocupación de la gente, estimando que cuando llegue la Semana Santa los precios se dispararán a los nubes, pero no es así, ya que no hay rumores de que se modifiquen”.

En el barrio San Pedro
En tanto, en el barrio San Pedro o “barrio de los pescadores”, se pueden conseguir diversos productos de río y a precios accesibles, para lo cual deberán los interesados recorrer los distintos puestos para apreciar la mercadería y el precio que se ofrece.
En un negocio céntrico los precios exhibidos en la pizarra son los siguientes:
Pescados de mar: Pez gallo $17,50, merluza poca espina $21, merluza sin espina $22,90, lomo de atún $23,90, pollo de mar $18,50, pejerrey despinado $21, corvina en filet $19, bacalao $110, Langostino entero $61, langostinos rebozados $80, camarones $59, pulpitos $38, pulpo español $55, cazuela de marisco $28, kami kama $12, tentáculos de calamar $15, lenguado en filete $18, calamares $15, milanesa de merluza $25,50, con opciones de tomate y queso, espinaca y queso y merluza. Entre los pescados de río el surubí tiene un costo de $35 y el manduré $15.
Susi y Mary, quienes hace 10 años tienen su puesto de venta de pescados sobre la ruta, en el acceso al barrio de los pescadores venden el kilo de pacú entre $18 y $20, según el tamaño, y el surubí se puede conseguir a $20, $22, $24, $25 y hasta $30, según el vendedor sea pescador o acopiador los precios varían.
También se puede conseguir otras clases de pescado como moncholo a $21, trozado de manduré a $8, surubí $30, pancita de moncholo $14, moncholo completo entero a $9, milanesa de surubí a $18, manduré $13, filet de merluza $27, puchero de pescado $6, hamburguesas a $14. Otros precios exhibidos son pacú a $25, surubí a $20, manguruyú $18, manduré $10, moncholo $10, bagre amarillo $7. Es decir, variedades en los precios hay, entonces para esta celebración religiosa que se acerca lo mejor es armarse de paciencia y recorrer los distintos puestos de venta tratando de encontrar el precio más adecuado y accesible al presupuesto de bolsillo de cada uno. Y después, esperar que Dios se lo compense.

Últimas noticias de Locales