Temas de hoy: abuso sexual LAB 18 - 19 River Campeón de América Perrando Corre Restitución de restos Qom
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/35736

El nieto recuperado 98° es hijo de los esposos chaqueños Amarilla - Molfino

Las Abuelas de Plaza de Mayo recuperaron al nieto de desaparecidos número 98, Martín Amarilla Molfino, quien, luego de 29 años, se encontró el lunes con sus hermanos y tíos de ambas ramas familiares en la sede del organismo.
El joven es hijo de Guillermo Amarilla y Marcela Esther Molfino, militantes Montoneros detenidos y desaparecidos el 17 de octubre de 1979.

 

, bajo el gobierno de la última dictadura militar, según relató en conferencia de prensa la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. También participaron de la conferencia la vicepresidenta del organismo, Rosa Rosemblit; los diputados del Frente para la Victoria Remo Carlotto y Juan Carlos Dante Gullo; la titular de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi), Claudia Carlotto; y representantes de la Secretaría de Derechos Humanos.

Cómo lo descubrió

Los familiares de Martín manifestaron su ‘sorpresa’ ante la aparición de un nuevo integrante de la familia, debido a que nadie sabía que Marcela Morfino estuviera embarazada al momento del secuestro. El hijo de Amarilla y Molfino comenzó a tener sospechas sobre su identidad cuando descubrió que era adoptado, algo que nadie le había dicho, y cuando reparó en datos como que quien decía ser su madre tenía problemas para quedar embarazada, y quien decía ser su padre era personal civil del Ejército.
Estos indicios lo condujeron a la Conadi, donde el 13 de diciembre de 2007 abrió un legajo para solicitar colaboración en el esclarecimiento de su origen, pero ya para ese entonces, Abuelas de Plaza de Mayo tenía denuncias sobre el joven como posible hijo de desaparecidos. Cuando el joven asistió al Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) se le comunicó que su perfil genético no coincidía con el de ninguna de las familias que integran el registro, debido a que las familias Amarilla y Molfino no sabían que Marcela estaba embarazada cuando la secuestraron.
No obstante, el 21 de agosto de 2009 se presentó ante la Secretaría de Derechos Humanos una sobreviviente de Campo de Mayo, quien relató que Marcela Esther Molfino habría dado a luz a un niño en ese centro clandestino de detención, lo que desencadenó una nueva investigación. Por ello, las Abuelas convocaron a los familiares Amarilla y Molfino para que se prestaran a dar sangre y descubrieron allí que los datos genéticos concordaban con los de Martín.
Amarilla y Molfino se conocieron en 1972, en la agrupación Juventud Peronista (JP) y en 1975 tuvieron a Mauricio, en Resistencia, Chaco; en 1977 nació Joaquín en Capital Federal y en 1978 Ignacio en el exilio, en Francia. En mayo de 1979, regresaron al país y se instalaron en la provincia de Buenos Aires, donde fueron detenidos y desaparecidos hasta el momento.



480
Las Abuelas de Plaza de Mayo presentaron al nieto recuperado 98, de nombre Martín, hijo de Guillermo Amarilla y Marcela Molfino, militantes chaqueños de Montoneros. Télam

El lóbulo de la oreja dio la pista

Lo primero que le miraron los tres hermanos de Martín Amarilla-Molfino, al nieto recuperado número 98, fue el lóbulo de la oreja, porque “ninguno de nosotros tiene pulpita”, confesó Mauricio. Una de las características de la familia es que carecen del lóbulo separado, lo cual les da una huella de identidad tan poderosa, que los componentes del núcleo parental confían tanto --o más-- en el dato de la oreja que en el del ADN. Hasta la casa de las Abuelas de Plaza de Mayo, Martín llegó acompañado por la titular de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi), Claudia Carlotto, quien le dijo “sos hijo de Guillermo Amarilla y de Marcela Molfino y tu familia espera para conocerte”. Ambos tomaron un taxi desde la city financiera y llegaron nerviosos a la sede de Virrey Ceballos al 500. A Martín lo esperaban los tres hermanos (Mauricio, Joaquín e Ignacio) y varios tíos Amarilla y Molfino, junto con Estela de Carlotto y otras abuelas de la institución.
Guillermo Molfino dijo que su familia tuvo “cartón lleno” durante la dictadura al sufrir el secuestro el 12 de junio de 1980 de la madre en Lima, Perú, que apareció asesinada en Madrid. Están “desaparecidos mi hermana Marcela y mi cuñado Guillermo. Otros hermanos fueron secuestrados y torturados”, amplió Guillermo.
A la madre de Marcela, Noemí Gianetti de Molfino, la secuestraron en Lima casi en el mismo momento en que pudo haber nacido en cautiverio el nieto Martín, ahora con la identidad recuperada. El mayor de los hermanos de Martín, Mauricio, nació en 1975 en Resistencia; el segundo, Joaquín, nació en 1977 en Capital Federal y el tercero, Ignacio --de nueve meses en el momento del secuestro de los padres-- en Francia, durante un breve exilio de los progenitores.
“Qué familia más grande que tengo”, asegura el tío Guillermo que dijo Martín al ver por primera vez a sus hermanos y parientes.


481
Foto histórica. Noemí Gianetti de Molfino, madre de Marcela, secuestrada y muerta durante la dictadura, junto con Guillermo, poco antes de desaparecer.



La historia de Guillermo y Marcela

Marcela nació el 15 de noviembre de 1952 en la ciudad de Buenos Aires. Su familia se radicó en Resistencia cuando ella era muy pequeña. Sus padres fueron José Adán Molfino y Noemí Esther Gianetti, una familia de clase media y raíz católica. Cursó la escuela primaria y secundaria en el Colegio María Auxiliadora. A fines de la década del 60 ingresó a la carrera de Filosofía y Letras en Universidad Nacional del Nordeste. A principios de los años 70, Marcela era una activa militante estudiantil del Peronismo de Base, desde donde se comprometió en la militancia barrial en Villa Saavedra y el barrio Mariano Moreno. En 1972 se incorpora a la Juventud Peronista. Conoce en ella a Guillermo y desde allí sus historias se unen.
Guillermo nació el 25 de enero de 1950 en Resistencia. Sus padres, Donato Crescencio Amarilla y Ramona Cabrera tuvieron once hijos. Guillermo fue el décimo. Vivió en Resistencia muy cerca del centro de la ciudad. Realizó sus estudios primarios en la escuela 400 y los secundarios en la Comercio 1. En 1965 viajó a Cosquín, como integrante de la Delegación Oficial del Chaco y cumplió durante el festival sus 15 años. En 1967 ingresó a la Facultad de Ciencias Económicas, le faltaban cinco materias para recibirse de contador público. Desde muy joven realizó su trabajo de base dentro del movimiento peronista. Militó en el Integralismo de Resistencia mientras cursaba sus estudios universitarios. Llegó a ocupar la secretaría general de la Región IV de la JP con jurisdicción en las regionales de Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones. Fue parte de la JP Regional de Resistencia hasta 1975. Formó parte del grupo fundador de Montoneros en el Chaco.

El casamiento

El 27 de diciembre de 1973, Marcela y Guillermo se casaron. Tuvieron tres hijos: en 1975 nació Mauricio en Resistencia; en 1977 Joaquín en Capital Federal y en 1978 Ignacio en el exilio, en Francia. Hacia fines de 1975 debieron abandonar la provincia del Chaco por la persecución de la Triple A. Aún viviendo en otras partes del país, Guillermo mantuvo el contacto y ayudó a compañeros de esta zona a escapar de la persecución de la dictadura. En junio de 1978 se exiliaron, recorrieron México, España y Francia. En mayo de 1979, regresaron al país y se instalaron en la provincia de Buenos Aires.
Ambos fueron detenidos y desaparecidos cuando vivían en la provincia de Buenos Aires. El 17 de octubre de 1979, él es capturado en la vía pública en horas del mediodía. Horas más tarde. Marcela, junto a su cuñado Rubén Amarilla, fueron secuestrados en el domicilio que ambas parejas compartían. Los hijos de ambas familias --cinco niños-- fueron apresados y detenidos durante quince días. Semanas más tarde fueron trasladados a Resistencia y entregados a la familia paterna.
La madre de Marcela, Noemí Gianetti de Molfino, fue secuestrada en Lima, Perú, el 12 de junio de 1980, mientras se encontraba reclamando por la aparición de su hija y denunciando las desapariciones en Argentina. Su cuerpo apareció sin vida en un hotel de Madrid a fines de julio de ese mismo año. Se presume que Esther fue traída a la Argentina y pudo ver a Marcela, siendo luego llevada a España. Marcela y Guillermo posiblemente hayan sido llevados a la ESMA, y luego a Campo de Mayo, estuvieron con vida, presumiblemente, hasta fines de 1980. Marcela y Guillermo permanecen desaparecidos.

482
Marcela Esther Molfino.


483
Guillermo Amarilla.