El párroco Fernando Croxatto seguirá su misión en El Impenetrable

SÁENZ PEÑA (Agencia) - Uno de los pastores de la Iglesia Católica más reconocidos, carismáticos y queridos por la comunidad saenzpeñense, como lo es el cura párroco Fernando Croxatto, seguirá su misión evangelística en El Impenetrable chaqueño por expreso pedido del obispo de la Diócesis San Roque, monseñor Hugo Nicolás Barbaro.

Integrantes de la comunidad parroquial de la Catedral San Roque resaltaron los valores del religioso y destacaron sus virtudes y apertura para con los fieles, especialmente con los más necesitados, en una carta abierta a la sociedad saenzpeñense.
Entre los grupos se encuentran la Pastoral de la Salud, ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión, Misioneras de Manzanas, Medios de Comunicación Social, Pastoral del Niño, Cáritas, equipo de Misión, Ceco, Ministerio de Canto, Pastoral del Alivio o duelo, Infancia y adolescencia misionera, Catequesis, Prebautismal, Jesús Misericordioso, Renovación Carismática, Pentecostés, Pastoral Juvenil, Sacristía y Secretaría.
A ellos se suman las cinco capillas que forman parte del radio parroquial: Santa Rosa de Lima, Nuestra Señora del Valle, San Isidro Labrador, Sagrado Corazón de Jesús, Nuestra Señora de la Merced, quienes agradecieron “su labor y su fuerte presencia que animó e impulsó a trabajar con fe y esperanza”.

Labor incansable, responsable y comprometida

La carta abierta de la comunidad parroquial expresa textualmente: “Todos los que tuvimos el goce de compartir estos seis años de la tarea pastoral del padre Fernando Croxatto no podemos quedarnos silenciosos en este momento en el que debe asumir su nuevo destino.
Nuestra intención es agradecerle públicamente y reconocer su entrega al frente de la Iglesia Catedral San Roque de nuestra ciudad. Queremos expresar gracias por lo aprendido a su lado, por el entusiasmo que nos contagió y animó a contribuir en alguna medida en la construcción del Reino, por su contención, su apertura, su paciencia, su prudencia, su comprensión, su afecto, y sobre todo por habernos enseñado a amar a Jesús de un modo más profundo y auténtico.
Pero no solamente actuó así con quienes pertenecíamos a la comunidad parroquial, sino con todos aquellos que se acercaron a él en búsqueda de orientación o alivio ante los problemas de la vida, no le importó de dónde venían, siempre encontró el tiempo para atender a todos con la misma dedicación e interés como lo hace un sacerdote cuando en el hermano lo ve a Cristo.
Su labor fue incansable, responsable, comprometida, con amor al prójimo y sobre todo con convicción de la misión que debía cumplir de acuerdo con su vocación sacerdotal, involucrándose en todos los ámbitos de la sociedad, sin temor a no ser comprendido. Sacerdote convencido de lo que emprende, incentivó a caminar sin miedos y con amor hacia aquellos más desvalidos y sufrientes.
Con humilde obediencia aceptó la decisión del Padre Obispo para desarrollar su tarea en la zona de El Impenetrable chaqueño, lugar inhóspito con necesidades de todo tipo, destino que fue guiado por el Espíritu Santo, pero que sabemos siempre estuvo en su corazón incansable que busca acercar a todos al Dios Misericordioso.
Queremos dar “gracias” de corazón, un abrazo en Cristo y que nuestra Madre María lo cubra con su manto. Estamos y estaremos junto a él, rezaremos por él, como sabemos que él lo hace por cada uno de nosotros”.

Últimas noticias de Interior