Temas de hoy: Elecciones provinciales 2019 Chaco elige Ecuador Selección Argentina calor en Chaco
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/180647

El mejor equipo para ganarle a Brasil

No hay que comerse el chamuyo de Qatar y Venezuela, para ganar el martes creo qué hay que cambiar el equipo. Paraguay nos demostró a la perfección como hay que incomodar a Brasil.

2.jpg

Parto de una consigna, somos menos que Brasil, me reconozco inferior a los locales. Si tuviese el equipo del 86 con Diego, el de Batí y Cani del 91, o hasta el de las eliminatorias de Sabella, por supuesto que no tocaría nada, pero hoy nuestra realidad es otra.

Arrancamos a los tumbos contra Colombia y Paraguay, recién nos pudimos acomodar para llegar a esta semifinal, con dos victorias frente a selecciones débiles como Qatar y Venezuela. Por eso sacrificaría el tridente, lo vital para Argentina es tener variantes para llegar, no pasa por los apellidos. Vamos a la cancha.

Armani nos está dando en la Selección lo que le pedíamos, seguridad total. Ningún lateral derecho me ha conformado, lo probaría a Pereyra en esa posición. No tocó los centrales, Pezzela y Otamendi, y si bien lo veo bajo a Tagliafico, lo dejó para marcar a Gabriel Jesús.
En la mitad de la cancha juego con De Paul por la derecha, con la misión de tapar a Philipe Luis, a

Toti Pasman.jpg
Espacio patrocinado por https://totipasman.com.ar/

Paredes lo pongo sobre Coutinho o William, mientras que por la izquierda juego con Acuña para frenar y atacar a Dani Alves. Ahora viene mi agregado más importante, uso de titular a Guido Pizarro para presionar al crack del Barsa, Arthur, el futbolista que hace jugar a Brasil, para ello sacrificó al Kun Agüero.

Lautaro Martínez como único punta, y en sus ratos libres, marcar a Casemiro. Lionel Messi libre, tirado a la izquierda para gambetear a su amigo Dani Alves, el más permeable del fondo brasileño. Así le podemos ganar al fuerte conjunto de Tite, sabiendo que hoy somos humildes, no dejando jugar a Brasil, y aprovechando las chances que tengamos. Amén.